“Aquí llegó...” Las canciones más icónicas de Carlitos Balá, que hicieron cantar a grandes y chicos

·3  min de lectura
El humorista volvió a trabajar después del susto
Las canciones más icónicas de Carlitos Balá - Créditos: @Archivo

Esta mañana la Argentina entera se encontró con una triste noticia: la muerte del inolvidable Carlitos Balá, a sus 97 años. El músico y conductor infantil había sido internado de urgencia el jueves a la noche en el Sanatorio Güemes con pronóstico reservado y durante la mañana del viernes se conoció la noticia.

Con gran tristeza, sus fanáticos, muchos de ellos, famosos, se despidieron en redes sociales y rememoraron aquellas épocas en los que lo veían en la TV. Sus canciones se convirtieron en íconos y marcaron a muchas generaciones que cantaron y bailaron “El show de Balá”, “Gestito de idea”, “Y qué gusto tiene la sal”, entre otras grandes canciones.

El desgarrador llanto del jefe de prensa de Carlitos Balá tras su muerte: “Pensaba que iba a ser eterno”

Durante décadas, el creador del “Chupetómetro” llenó de alegría las casas de los argentinos y dejó un legado para toda la vida. Luego de que se conociera la noticia, distintas celebridades lo homenajearon en sus redes sociales. Marley, Santiago del Moro y Panam, su compañera de escenario durante varios años, sonrieron al cielo y le dedicaron sentidos mensajes de despedida.

Santiago del Moro fue una de las celebridades que le dijo adiós al humorista (Foto: Instagram @santidelmoro)
Santiago del Moro fue una de las celebridades que le dijo adiós al humorista (Foto: Instagram @santidelmoro)

No hay dudas de que el actor se convirtió en una de las figuras más importantes de la televisión argentina. Sus canciones fueron escuchadas por grandes y chicos, quienes se aprendieron las letras de memoria y las cantaron a pulmón. “Y qué gusto tiene la sal” fue sin dudas una de las más icónicas, donde él preguntaba: “¿Qué gusto tiene la sal?” y esperaba que el público respondiera: “salado”. Otra de las estrofas decía: “La vida tiene mil cosas que debemos aprender, con un poquito de sal le encontramos más placer”.

Una de las más recordadas es “El show de Balá”, donde el humorista y las coristas entretenían a los chicos al ritmo de: “Aquí llegó Balá, (Balá, Balá), el show va a comenzar, (ya llegó, ya llegó). Les traigo lo mejor (Balá, Balá) de mi repertorio. Los títulos ya están, y el director, comienza la función de Balá, Balá, y vamos a cantar, (con él, con él) para divertirnos”.

Otro de sus hits fue “Angueto quedate quieto”, donde describía a un lindo perrito color café que no sabía por qué, pero nadie lo podía ver. “Angueto quedate quieto, que te prometo un lindo manjar, un terroncito de azúcar y un paseito por la ciudad / La vida tiene mil cosas que son hermosas y no se ven”, eran algunos de los versos de la canción.

“Felicidad empieza con Fe”, fue otra de las canciones que Balá cantó a lo largo de su carrera. Era una de las más emotivas de su repertorio y decía: “Cada día estoy más convencido que no es tan difícil ser feliz. Tan solo es preciso ser sincero, ser amigo, compañero, dar la mano sin mirar. Si el sol sale todas las mañanas, y tenemos agua, cielo y pan, es feliz aquel que, simplemente, le conforma lo que tiene y lo sabe valorar”.

Si hay algo que representó al cantante durante toda su carrera y se convirtió en un símbolo de su imagen, ese fue el “gestito de idea”. Además de hacerlo con los dedos, una canción de su repertorio llevaba el mismo nombre. “Cerrando un ojo, hagamos un chasquido, qué suerte, qué bien, qué bien me ha salido”, decía parte de la letra.