Algunas de las canciones más famosas de Armando Manzanero

The Associated Press
·2  min de lectura
ARCHIVO - En esta foto del 31 de marzo de 2006, el cantante y compositor mexicano Armando Manzanero actúa en Managua, Nicaragua. El maestro de la música romántica conocido por clásicos como "Somos novios" y "Contigo aprendí" falleció el lunes 28 de diciembre de 2020 en la Ciudad de México. Tenía 85 años. (AP Foto/Esteban Félix, Archivo)

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Armando Manzanero solía decir que el mejor idioma para el amor son las canciones.

El laureado cantautor mexicano, fallecido el lunes a los 85 años, compuso alrededor de 400, muchas de las cuales se volvieron clásicos de la música romántica. A continuación algunas de sus más conocidas.

- “Contigo Aprendí”. En esta canción Manzanero agradece a su pareja por enseñarle “que la semana tiene más de siete días” y “a ver la luz del otro lado de la luna”.

- “Adoro”. La devoción de Manzanero por su enamorada lo lleva a adorar “la calle en que nos vimos” y “la noche cuando nos conocimos”

- “Esta tarde vi llover”. Comienza con una escena melancólica que resuena con su soledad: “Esta tarde vi llover/Vi gente correr/Y no estabas tú”.

- “Voy a apagar la luz”. Lucho Gatica inmortalizó esta sensual pieza en la que Manzanero imagina: “Te morderé los labios/Me llenaré de ti/Y por eso voy a apagar la luz”.

- “Como yo te amé”. Un tema de despecho que sentencia: “Cómo yo te amé/Jamás te lo podrás imaginar/Pues fue una hermosa forma de sentir/De vivir, de morir”.

- “No”. Popularizada por Carlos Lico, era otra favorita de despecho de Manzanero: “No, aunque me juraras que mucho has cambiado/Para mí lo nuestro ya esta terminado/No me pidas nunca, que vuelva jamas”.

- “Somos novios”. El tema romántico por excelencia de Manzanero, quien canta con inocencia: “Somos novios/Mantenemos un cariño limpio y puro”.

- “Por debajo de la mesa”. Una canción de gran sensualidad popularizada por Luis Miguel: “Por debajo de la mesa, acaricio tu rodilla/Y bebo sorbo a sorbo tu mirada angelical/Y respiro de tu boca, esa flor de maravilla/Las alondras del deseo cantan, vuelan, vienen, van”.

- “No sé tú”. Un amor desesperado por volverse a encontrar: “No sé tú/Pero yo te busco en cada amanecer/Mis deseos no los puedo contener”.

- “Nada personal”. El tema de la triste indiferencia cuando una relación termina: “Vives aquí en mis sentimientos/Me ocupaste el pensamiento/Quizás te añore, mas no hay nada personal”.