El canciller venezolano acusó a Sergio Massa de tener "relaciones carnales con el Departamento de Estado"

LA NACION
·2  min de lectura

La postura del gobierno argentino sobre la crisis en Venezuela tuvo un capítulo más esta semana, que incluyó distintas definiciones entre los miembros del Frente de Todos. Las mismas se dieron luego del último informe de la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, expresidenta de Chile, que denunció torturas, falta de independencia judicial y violencia en Venezuela. Quien aseveró que en la República Bolivariana "no se respeta la democracia" fue el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa. Incluso, al ser consultado sobre si allí existe una dictadura, respondió: "Sin dudas".

En Venezuela se hicieron eco de sus declaraciones y, por Twitter, llegó una tajante respuesta del canciller Jorge Arreaza. "No es de extrañar. Sergio Massa siempre ha mantenido relaciones carnales con el Departamento de Estado. Tiene que recitar el guión de Washington para proteger sus intereses privados", comienza el mensaje que escribió Arreaza sobre el dirigente de la coalición oficialista.

"En todo caso, la opinión de alguien que agravió a Néstor Kirchner, adolece de validez moral", termina el tuit, con énfasis en las diferencias que tuvo Massa con el fallecido expresidente argentino.

El primero en manifestarse sobre el informe de Bachelet fue el representante del gobierno de Alberto Fernández ante la ONU, Federico Villegas. "Compartimos la profunda preocupación por la situación de los derechos humanos así como por la grave crisis política, económica y humanitaria en Venezuela", dijo en Ginebra.

"Solo el orden constitucional, la democracia y el estado de derecho harán posible garantizar el pleno respeto y ejercicio de todos los derechos humanos en Venezuela. En este sentido, nos hacemos eco del reciente llamado en favor de una negociación política inclusiva, basada en los derechos humanos y en la restitución de los derechos políticos", comentó en expresiones que resonaron en la Argentina, por la sensación de una contundencia inusual.

Posteriormente, el presidente Fernández puso paños fríos al remarcar que su administración nunca desconoció la legitimidad del gobierno venezolano."Juan Guaidó no fue reconocido por nosotros como lo hizo el gobierno anterior", dijo, en una entrevista con el periodista Víctor Hugo Morales, en la AM 750, sobre el líder opositor que se proclamó como presidente encargado de la República Bolivariana.

El primer mandatario remarcó que "la Argentina hizo el planteo que siempre hace" y "ratificó su posición de preservar los Derechos Humanos en cualquier ámbito y cualquier gobierno". A su vez, se mostró en contra de una intervención en ese país: "La Argentina también agregó que estamos muy preocupados por el bloqueo que sufre Venezuela y llamó a recuperar la convivencia democrática a través del diálogo y sin intromisión de terceras potencias".