Canciller sirio culpa a Occidente de penurias

Más destacado

BEIRUT, Líbano (AP) — Las penurias de Siria son responsabilidad de las sanciones estadounidenses y europeas impuestas al país, declaró el ministro sirio de exteriores, quien el sábado dijo a una representante de la ONU que la organización debe condenar estas medidas y trabajar para levantarlas.

Autoridades en Damasco dijeron que Valerie Amos, secretaria general adjunta de Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios, visitó el país por un día y preguntó sobre las necesidades de los sirios, a 21 meses de que inició el conflicto.

Las declaraciones del canciller Walid al-Moallem y otros funcionarios atribuyeron la responsabilidad por las privaciones que sufren los sirios a la ola de sanciones contra el régimen del presidente Bashar Assad por reprimir las protestas que demandaban reformas democráticas.

A la represión siguió una guerra civil que ha dejado más de 40.000 muertos.

"Las sanciones impuestas por Estados Unidos y países de la Unión Europea contra Siria son responsables del sufrimiento del pueblo sirio", informó la agencia de noticias oficial SANA, citando a al-Moallem. Las medidas incluyen prohibición de viajes y el congelamiento de cuentas de Assad y otros líderes del gobierno sirio, junto con un embargo a los contratos de petróleo y armas.

La batalla para derrocar a Assad ya obligó a más de 3 millones de sirios a huir de sus viviendas, de acuerdo con un nuevo cálculo, y el frío y húmedo invierno está haciendo la vida cada vez más insoportable a los desplazados. Entre los desplazados, más de 500.000 están en países vecinos. La ONU hace trabajo humanitario en áreas controladas por el gobierno y por los rebeldes.

Amos se reunió también con el ministro de Reconciliación Nacional, Ali Haidar, quien criticó a la ONU al decir que está "explotando políticamente este tema y no como un caso humanitario". Agregó que las organizaciones internacionales conocen "las necesidades del pueblo sirio y deben mostrar disposición para ayudar".

También el sábado, Jabhat al-Nusra, una organización vinculada a la red terrorista al-Qaida que ha demostrado ser uno de los grupos de combate más exitosos en la guerra contra Assad, se hizo responsable de las explosiones que tuvieron como objetivo el Ministerio del Interior en Damasco hace tres días.

Tres detonaciones derruyeron las paredes del edificio del ministerio el miércoles y dejaron al menos cinco muertos.

Washington incluyó esta semana a Jabhat al-Nusra en su lista de organizaciones terroristas, un día antes de reconocer a la recién formada Coalición Nacional Siria que aglutina a la oposición como representante legítima del pueblo sirio.

___

El periodista de The Associated Press Dale Gavlak en Jordania colaboró con este despacho.

Cargando...