El canciller de Nicaragua rechazó los reclamos de la comunidad internacional por las elecciones

·2  min de lectura
Al menos 4,4 millones de electores están llamados a votar en una elección que de forma predecible dará otros cinco años de gobierno a Ortega
OSWALDO RIVAS

Mientras Nicaragua enfrenta hoy una cuestionada elección presidencial, el canciller Denis Moncada afirmó hoy que su país no se dejará “intimidar” con las sanciones que la comunidad internacional amenaza con imponer tras los comicios de este domingo. El presidente Daniel Ortega se encamina a encabezar su cuarto mandato consecutivo, con ocho precandidatos detenidos y tres partidos eliminados.

“Los nicaragüenses somos patriotas y no van a intimidarnos con sus amenazas, con sus sanciones, con sus amenazas de desconocimiento de las elecciones”, dijo Moncada, tras depositar su voto en una mesa electoral en Managua, la capital nicaragüense.

Una treintena de dirigentes opositores detenidos, entre ellos ocho precandidatos presidenciales, tres partidos eliminados de los comicios y la cancelación de una veintena de ONGs, son algunas de las razones por las que organizaciones internacionales y varios países amenazan con desconocer los comicios.

“No es ningún imperio, no es ninguna potencia quien va a amenazarnos e intimidarnos, no conocemos, los nicaragüenses en general y los sandinistas en particular, de amenazas e intimidaciones”, subrayó el funcionario oficialista, tras calificar la jornada como “una fiesta electoral”.

Al menos 4,4 millones de electores están llamados a votar en una elección que de forma predecible dará otros cinco años de gobierno a Ortega, el candidato del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), partido del que ya fue único candidato presidencial en 1984, 1990, 1996, 2001, 2006, 2011 y 2016.

Ortega, quien el jueves cumplirá 76 años, dice que los opositores presos son “criminales” que conspiraban para dar un golpe de Estado patrocinados por Estados Unidos.

Entre otros países, Estados Unidos y la Unión Europea cuestionaron la represión contra opositores y adelantaron que no reconocerán los resultados porque carecen de credibilidad y legitimidad.

Además, los comicios fueron cuestionados por el Consejo de Seguridad de la OEA, Amnistía Internacional, Human Rights Watch. Se espera también el pronunciamiento duro de la Comisión Interamericana por los Derechos Humanos (CIDH).

Mientras que buena parte de los países de América piensa lo mismo y no duda en calificar el acto electoral de “farsa”, entre esas naciones no está la Argentina, que ya anunció que “si no hay objeciones de los organismos internacionales que monitorean las elecciones”, reconocerá el triunfo de Ortega.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.