Canciller de Finlandia sugiere ingreso en la OTAN sin Suecia

EUR-GEN FINLANDIA-SUECIA OTAN (AP)
EUR-GEN FINLANDIA-SUECIA OTAN (AP)

El ministro de Exteriores Finlandia pareció sugerir el martes que su país podría tener que ingresar a la OTAN sin Suecia luego de que el presidente de Turquía cuestionó la expansión de la alianza militar.

“Todavía tenemos que evaluar la situación si resulta que la solicitud de Suecia se estanca durante mucho tiempo", dijo el jefe de la diplomacia finlandesa, Pekka Haavisto, a la televisora pública YLE.

Sus declaraciones se produjeron un día después de que el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, advirtió a Suecia que no espere apoyo a su candidatura de entrada a la OTAN tras las protestas de un activista antiislam y grupos prokurdos durante el fin de semana en Estocolmo.

La histórica solicitud de Suecia y Finlandia para ingresar a la alianza necesita la aprobación de todos los miembros del grupo, incluyendo Turquía, que hasta el momento ha bloqueado la ampliación, alegando que Suecia, en particular, debe tomar medidas contundentes contra los insurgentes kurdos exiliados allí y a sus simpatizantes.

Hasta ahora, Suecia y Finlandia se habían comprometido a entrar a la alianza juntas, pero las palabras de Haavisto parecían sugerir que su país podría estar considerando seguir adelante sin su vecino nórdico.

“Estamos en contacto con Finlandia para averiguar lo que quiere decir realmente”, dijo el ministro sueco de Exteriores, Tobias Billström, en un comunicado a The Associated Press. “Suecia respeta el acuerdo entre Suecia, Finlandia y Turquía acerca de nuestra membresía en la OTAN. Lo hemos hecho hasta ahora y seguiremos haciéndolo".

En un memorando de entendimiento firmado por las tres naciones en una cumbre de la alianza el año pasado, Estocolmo y Helsinki se comprometieron a no respaldar a los grupos insurgentes kurdos y a levantar los embargos de armas que decretaron contra Ankara tras su incursión en el norte de Siria en 2019.

Las movilizaciones prokurdas y antiturcas en la capital sueca han complicado el proceso. El sábado, un activista de ultraderecha danés protestó en el exterior de la embajada turca en Estocolmo, donde quemó un Corán, el libro sagrado del islam. Más tarde en el día se celebró otra manifestación prokurda.

El gobierno sueco ha tratado de distanciarse de esos actos al tiempo que insiste en que están amparados por la libertad de expresión del país.

Turquía respondió con enojo a las protestas, cancelando la visita que tenía prevista el ministro de Defensa de Suecia a Ankara. Además, hubo protestas en el exterior de las misiones diplomáticas suecas tanto en la capital turca como en Estambul.