La derecha aúna fuerzas en Brasil en la gran cita de los conservadores

Agencia EFE

Sao Paulo, 12 oct (EFE).- La derecha ha aunado fuerzas en Brasil y ha dado un paso al frente en su articulación durante la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC), el gran evento del conservadurismo estadounidense y que por primera vez se realizó en Latinoamérica tras la llegada al poder del presidente ultraderechista Jair Bolsonaro.


Bautizado por sus organizadores como el "mayor evento conservador del mundo", el foro ha sido impulsado por el diputado Eduardo Bolsonaro, el tercero de los cinco hijos del mandatario Jair Bolsonaro, y ha aterrizado en Brasil con el objetivo de impulsar la organización del movimiento conservador en el país suramericano.


El presidente brasileño, líder de la ultraderecha en el país, faltó a la cita, pero las ideas de su Gobierno fueron transmitidas por algunos de sus principales ministros, entre ellos Ernesto Araújo (Relaciones Exteriores), de la Presidencia (Onyx Lorenzoni) y de la Mujer, Familia y Derechos Humanos (Damares Alves).


En el discurso de apertura de esta segunda jornada de conferencia, el ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Ernesto Araújo, cargó duramente contra la Organización de las Naciones Unidas (ONU).


Primero, por recibir a la activista ambiental Greta Thunberg, quien fue candidata al Premio Nobel de la Paz y, segundo, por "no hacer nada" y permanecer en silencio ante la crisis económica y social que atraviesa Venezuela.


"Mientras la ONU acoge a Greta, bien alimentada y bien nutrida, no hace nada por esa niña en Venezuela" ni "contra (el presidente Nicolás) Maduro. Entonces yo que pregunto 'how dare you?'", dijo Araújo, parafraseando el discurso de Thunberg.


Además de las Naciones Unidas, Araújo criticó también el "globalismo", la "ideología de género", "el racialismo" y el "climatismo", movimientos que, en su opinión, fueron "contagiados" por la "ideología izquierdista".


En la misma línea, el ministro de la Presidencia, Onyx Lorenzoni, uno de los hombres más próximos de Bolsonaro, defendió una mayor unidad de la derecha para "no permitir" que la izquierda retome el poder y "haga lo que hizo", en una referencia al Partido de los Trabajadores del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.


"Ellos (la izquierda) dominaron ese país durante años. Por primera vez, la derecha tiene la oportunidad de escribir la historia de Brasil", expresó Lorenzoni.


En un discurso con un fuerte contenido ideológico, la ministra y pastora evangelista Damares Alves pidió "unidad" para montar estrategias que puedan impedir cualquier discusión sobre el aborto en Brasil y contestó las declaraciones realizadas este sábado por el arzobispo de Aparecida, Orlando Brandes.


En una homilía en honor a Nuestra Señora de Aparecida, la patrona de Brasil, el arzobispo criticó el "dragón del tradicionalismo" y afirmó que "la derecha es violenta e injusta", que perpetra ataques incluso al Papa.


""Yo quería mandar un recado a cierto líder religioso que hoy pidió que Brasil tenga cuidado con el dragón del conservadurismo. Ellos están preocupados porque nosotros somos terriblemente cristianos", apuntó Alves.


Además de los ministros de Bolsonaro, estuvieron presentes más de un millar de activistas, políticos, militantes y algunas de las mayores personalidades del conservadurismo mundial, como el senador republicano Mike Lee; James M. Roberts, experto en libertad económica de la Fundación Heritage y quien ejerce un papel central en el Gobierno de Donald Trump, o Christine Wilson, integrante de la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos.


Wilson, quien igualmente trabajó para el Gobierno estadounidense durante la administración de George W. Bush, aprovechó la ocasión para elogiar las medidas económicas de Trump.


"De la misma manera, Bolsonaro está introduciendo una apertura económica en Brasil y quitando las trabas para los empresarios. Yo seguramente no quiero burócratas lidiando con mis negocios", expresó.


Por su parte, el investigador de la Fundación Heritage y uno de los editores del Índice de Libertad Económica, James M. Roberts, dijo que si un país no cuenta con independencia económica, experimentará una "permanente pérdida de oportunidades" que impactará también sus indicadores sociales.


"Para mí, la esencia de la libertad económica es el derecho de los individuos y familias de florecer a través del trabajo arduo y de obtener y mantener esos frutos", subrayó Roberts, quien sirvió en el Departamento de Estado de Estados Unidos durante 25 años antes de unirse a Heritage.


Asimismo, consideró que algunos países de Latinoamérica, como Argentina, Chile, Colombia y Brasil, deben trabajar para "alejarse del estatismo y socialismo que les dominaron y sobrecargaron durante décadas" y, así, "revitalizar la democracia basada en el mercado".


Ya el senador estadounidense republicano por el estado de Utah, Mike Lee, manifestó que, cuando los ciudadanos son "empoderados de forma individual", pasan a "hacer las escojas ciertas".


"Nosotros brasileños y estadounidenses hemos dado a esos gobiernos socialistas un largo periodo de pruebas y creo que basta. Es hora de esperar más, de tener más libertad", enfatizó.


Desde que asumió el poder, el pasado 1 de enero, Bolsonaro ha defendido consolidar la lucha "anticomunista" en Brasil y en el mundo y, tras vencer las elecciones presidenciales de octubre de 2018, impulsó la primera Cumbre Conservadora de las Américas, celebrada el pasado diciembre.

(c) Agencia EFE