La canción de Taylor Swift sobre Jake Gyllenhaal cambió lo que siento sobre mi desamor

·5  min de lectura

A medianoche, una versión regrabada de Red de Taylor Swift irrumpió triunfante en el mundo. Al más puro estilo Swift, es un triunfo; y hay una canción en particular en el álbum que arroja nueva luz sobre lo que el mundo ha sospechado durante mucho tiempo.

All Too Well” es una de las canciones más famosas de Swift de todos los tiempos - y ahora, con la versión de 10 minutos de duración que completa el álbum reeditado, no parece haber ninguna duda de que la canción es - y siempre ha sido - sobre su relación con el actor Jake Gyllenhaal.

Esta canción es todo lo que hace de Swift una compositora brillante. Es cruda y visceral; como si alguien (Gyllenhaal, presumiblemente) hubiera astillado el corazón de Swift constantemente con un martillo, para dejar los pedazos sin otra salida que la de desmoronarse a través de cada nota de esta canción.

Digo esto porque yo he sentido exactamente lo mismo, y eso es otra cosa que hace a Swift tan excepcional. Es perdurable e infalible, y no recuerdo haberme relacionado con una canción tanto como con “All Too Well (Taylor’s Version)”. No porque yo también haya salido con Jake Gyllenhaal (no hace falta decir que no lo he hecho), sino porque yo también he mantenido a mi ex “como un juramento”.

No siempre me he sentido así con la música de Swift. Recuerdo cuando Red salió originalmente en 2012: Yo era una estudiante en mi primer trimestre en la universidad. La escuché, la disfruté, creo que me entusiasmé con ella con los otros novatos, en el comedor de la universidad o a través de publicaciones en Facebook. Pero, en general, no tenía ni idea de qué trataba.

Cuando Red salió por primera vez, nunca había tenido una relación real. Nunca había tenido sexo y, desde luego, nunca me habían roto el corazón. La propia Swift escribió en un post de Instagram a principios de este año que “musical y líricamente, Red se parecía a una persona con el corazón roto. Estaba por todas partes, un mosaico fracturado de sentimientos que de alguna manera todos encajan al final”.

El desamor en el álbum siempre ha estado claro; sin embargo, cuando salió por primera vez, no tenía ni idea de lo que estaba hablando. No entendía a qué venía tanto alboroto, cuando se trataba de relaciones. Me había ido bien sin ninguna.

No tenía ni idea de que, menos de un año después, empezaría una relación que cambiaría toda mi vida: No solo en ese momento, sino durante años. Es una relación que me ha costado superar desde entonces; y por eso ahora, nueve años después, el álbum Red me llega de forma diferente.

Y cuando escuché “All Too Well (Taylor’s Version)” esta mañana, me quedé helada al escuchar las palabras que podrían haberse escrito sobre mi vida. He escuchado la canción original desde mi ruptura, pero nunca ha resonado en mí tanto como la versión extendida de esta mañana.

Tal vez sea el desgarro sin filtro, más evidente por la duración de la canción, aunque es la primera vez que he visto mi experiencia de ruptura reflejada en otro lugar, lo que es un testimonio de la habilidad de Swift para escribir canciones.

Durante años, tras la ruptura, viví en los recuerdos; como Swift, los recordaba “demasiado bien”. Me sumergía en ellos antes de irme a dormir por la noche; leía la misma frase de mi libro una y otra vez en el metro mientras estaba sentada frente a alguien que llevaba la misma colonia que mi ex.

No hacíamos las mismas cosas que Swift y Gyllenhaal -no había “bailes en la cocina a la luz de la nevera” para nosotros-, pero mis recuerdos de nuestro tiempo juntos bien podrían haberse guardado en una vitrina de museo. Han permanecido perfectamente intactos, con cada detalle bien definido.

Aquella Navidad, por ejemplo. Vi el especial de Navidad de Downton Abbey con mi familia y mis abuelos, pero no vi ni un segundo, porque envié mensajes de texto a mi novio durante las dos horas que duró el programa.

Las siguientes Navidades, cuando estaba soltera, bebí demasiado vino y le grité a mi familia el día de San Esteban. Mi abuela me llevó a un lado. “Recuerdo que el año pasado no podías dejar el teléfono”, me dijo suavemente, y rompí a llorar porque yo también lo recordaba “demasiado bien”.

A diferencia de Swift, a mí no me dejaron plantada el día de mi 21º cumpleaños: No obstante, estaba luchando más de lo que jamás hubiera creído posible con mi ruptura. Me consumía el desamor cuando llegué a ese hito del cumpleaños; así que cuando Swift canta que su padre le dijo: “Se supone que es divertido cumplir 21 años”, eso tiene un gran impacto.

“Puede que esté bien, pero no estoy bien del todo”, esa famosa frase, resume lo que sentí ese año, y lo resume aún más ahora por la mayor comprensión que se nos ha dado de las emociones, los recuerdos y los sentimientos de Swift sobre su relación con Gyllenhaal.

A pesar de saber ahora que la canción se refiere casi con toda seguridad a Gyllenhaal, nunca podré saber cómo se sentía realmente Swift cuando escribió esa canción, pero siento que sabe cómo me sentía yo en los años siguientes a mi ruptura. Para mí, ese es el signo de un verdadero artista.

Escribe sobre su experiencia de una manera que invita a los demás a entrar; su honestidad anima a los demás a superar su propio dolor. Hace que la gente se sienta vista, a la vez que comparte con el mundo sus propias y profundas emociones: y yo, por mi parte, pienso conocer la versión regrabada de Red “demasiado bien”.

Relacionados

Fans de Taylor Swift reaccionan a la canción “All Too Well” sobre Jake Gyllenhaal

Reseña de Taylor Swift, Red (Taylor’s Version) - Una versión mejor y más brillante de un estupendo álbum pop

Versión de diez minutos de ‘All Too Well’ de Taylor Swift confirma que trata sobre Jake Gyllenhaal

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.