¿Cancelo mi viaje? Planificación inteligente para viajar en tiempos del coronavirus

Scott McCartney

¿Tendría que cancelar o posponer mi viaje debido al coronavirus? Sí, no, o tal vez.

Para algunos destinos, la respuesta es claramente que sí, y en otros casos, claramente que no. Y cada vez son más los destinos para los cuales la respuesta es tal vez, y donde la verdadera pregunta es cuánta preocupación y complicaciones uno quiere cargar en su mochila de viaje.

Una amenaza: si te pescás una gripe mientras estás de viaje, es probable que termines en cuarentena en algún lugar, ya que los primeros síntomas de la gripe común coinciden con los del Covid-19.

"Pienso que es buen momento para evaluar la tolerancia al riesgo que tiene cada uno", dice Henry Wu, director del Centro TravelWell de la Universidad de Emory y profesor adjunto de enfermedades infectocontagiosas de la Escuela de Medicina de la misma universidad. "Las complicaciones para los viajeros pueden ser muchas, por más que no corran un alto riesgo de contraer la enfermedad."

Mientras el virus se propaga a nuevos países, en todas partes del mundo se están cancelando eventos deportivos y culturales, las aerolíneas amplían las autorizaciones para modificar las reservas sin cargos extras, y los viajeros tratan de posponer o cancelar sus viajes. De hecho, la llegada del virus a Italia y Corea del Sur modificó los planes de viaje de muchas personas.

Según los expertos, el mero hecho de viajar plantea riesgos suplementarios, ya que uno mantiene intercambios con mayor número de personas, pero señalan que hay precauciones que ayudan a reducir esos riesgos, como lavarse con frecuencia las manos, evitar tocarse la cara con las manos sin lavar, y usar alcohol en gel a voluntad.

¿Cómo decidir dónde ir o no? Esta es una guía orientativa que puede ayudar a tomar una decisión informada.

Algunas verdades absolutas

Para empezar, si estás enfermo, no viajes. Esta regla se aplica siempre, pero la gente suele ignorarla. Pero en el actual clima internacional, no lo hagas, porque lo más probable es que termines en cuarentena.

Algunos países ya están escaneando a los pasajeros para detectar si tienen fiebre, o empezarán a hacerlo en breve. Quienes tienen fiebre, pueden ser detenidos. Además, el personal de las aerolíneas -ni hablar de los pasajeros- está en alerta máxima para detectar a cualquiera que tosa o estornude. En Estados Unidos, los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades recomiendan que el personal de cabina aísle a los pasajeros enfermos. Y no es negociable: a bordo de un avión, no cumplir con las órdenes de la tripulación es un delito federal.

En segundo lugar, y sin importar el destino internacional al que viajemos, hay mayores posibilidades de que el viaje se complique. Un brote implica que una ciudad puede ser sellada, los vuelos cancelados y los viajeros puestos en cuarentena. Así que lo mejor es prepararse para cualquier disrupción grave, por si las moscas.

Quienes tomen medicación crónica, que lleven una cantidad extra de reserva. De hecho, lo mejor es que todos los que viajen llevan antigripales y un termómetro. Y no es mala idea llevarse el material de trabajo que uno necesitará al volver, en caso de quedar varado o en cuarentena en alguna parte del mundo. Asegúrense de tener el seguro médico al día, y de que haya alguien de confianza que esté atento y pueda hacer un cambio de pasajes de emergencia en caso de tener que volver por otra ruta a casa. Lo mejor es prevenir a un agente de viajes.

"Los gobiernos van cambiando su respuesta de la noche a la mañana, a medida que sabemos más sobre el comportamiento del virus", dice la epidemióloga Jennifer Nuzzo, del Centro de Seguridad Sanitaria de la Universidad John Hopkins.

En tercer lugar, piensen que al estar de viaje los riesgos de enfermarse se potencian. Los adultos mayores y quienes padecen enfermedades subyacentes tal vez prefieran quedarse en sus casas, aconsejan los expertos.

El doctor Wu, por ejemplo, recomienda que quienes no lo hayan hecho se vacunen contra la gripe antes de viajar. La vacuna tarda una semana en ser efectiva, pero no en la temporada de gripes no es demasiado tarde para protegerse.

En cuarto lugar, si planea sacar un seguro de viaje, considere solo el plan que incluye "cancelación por cualquier motivo". Esas pólizas suelen costar un 40 por ciento más que los seguros estándar, con un reembolso del 75 por ciento de los costos del viaje. Es un reembolso menor al de otras pólizas, pero en este caso es el único seguro que sirve.

"La gente simplemente está nerviosa, no sabe lo que va a pasar. Pero no hay seguros contra el miedo", dice Megan Moncrief, jefa de marketing de Squaremouth, una empresa de seguros de viaje.

Ahora que todo el mundo sabe del coronavirus, ninguna póliza lo cubre, porque es un riesgo conocido. Por esa misma razón uno no puede sacar un seguro contra incendio cuando hay un incendio forestal acercándose a su casa.

Algunas opciones

Hay algunas maneras lógicas de tomar decisiones informadas acerca de dónde ir y dónde no. Lo mejor es usar el sistema de tres niveles de alerta de los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades de Estados Unidos (CDC), que se actualiza con frecuencia y es considerado mayormente confiable.

El Nivel 3 es la alerta máxima de un brote grave y equivale a un "no vaya". En ese caso, los CDC recomiendan evitar cualquier viaje no esencial a ese destino. O sea que si su destino está en Nivel 3 -China continental y Corea del Sur, que fue agregada el martes-, la decisión es simple.

El Nivel 2 recomienda tomar fuertes precauciones. Se puede viajar, pero la mejor recomendación para un viajero inquieto por la situación sería posponer o cancelar los viajes a países de Nivel 2, que hasta el martes incluía a Italia, Irán y Japón. En este caso, mejor desensillar hasta que aclare.

El Nivel 1 implica que ese lugar está bajo observación. Actualmente, solo Hong Kong figura con Nivel 1 de coronavirus. Pero hay otros países en la lista de "evidente contagio comunitario", como Singapur, Tailandia, Taiwán y Vietnam. Los CDC dicen que, en esos casos, la propagación del virus no es tan constante y generalizada como para emitir una alerta de viajes. Pero tal vez para algunos sea una advertencia suficiente.

También es probable que los viajeros encuentren lugares públicos cerrados y eventos cancelados, aun sin advertencia. Y los cierres preventivos apuntan a evitar las concentraciones de personas y pueden producirse en cualquier país, aunque no figure en las listas de alerta.

"Pienso que este virus terminará apareciendo en todas partes", dice la doctora Nuzzo, porque así suele ser la propagación de los virus respiratorios. La experta también señala que la estrategia de intentar frenar la propagación restringiendo los viajes hasta ahora no ha funcionado.

Los vuelos en sí no son considerados un riesgo más alto, salvo por la situación de hacinamiento. Wu señala que no hay casos documentados de contagio de coronavirus a bordo de un avión. La Organización Mundial de la Salud señala que la cabina de los aviones no es por sí misma más contagiosa: lo que importa es la distancia entre los pasajeros.

La Organización Mundial de la Salud dice que el virus se transmite por microgotas, y que sobre las superficies solo sobrevive un corto periodo de tiempo, tal vez 30 minutos. En ese aspecto, es muy similar a la gripe estacional. Quienes teman esta situación, pueden desinfectar las superficies que van a tocar en aviones y otros lugares públicos, como las habitaciones de hotel.

Las mascarillas y barbijos son efectivas para no contagiar a otros si uno está enfermo, pero no para protegernos del contagio. Para esos fines, los expertos sanitaristas recomiendan las máscaras respiratorias N95, que son de uso intensivo.

The Wall Street Journal

Traducción de Jaime Arrambide