Cancelan búsqueda de dos obreros de plataforma

NUEVA ORLEANS, Luisiana, EE.UU. (AP) — La Guardia Costera canceló el sábado por la noche la búsqueda de dos obreros desaparecidos tras el incendio del viernes en una plataforma de prospecciones de crudo en el Golfo de México, que dejó cuatro heridos con graves quemaduras e hizo recordar el mortífero derrame petrolero del 2010 en el Golfo.

El suboficial en jefe Bobby Nash dijo a The Associated Press que el operativo de búsqueda terminó cerca de las 11.25 GMT. Rescatistas en varios helicópteros buscaban a los desaparecidos, al igual que una patrullera naval.

El incendio comenzó el viernes cuando los obreros utilizaban un soplete de oxiacetileno para cortar una tubería en la plataforma propiedad de Black Elk Energy, con sede en Houston, situada a unos 40 kilómetros (25 millas) al sureste de Grand Isle, Luisiana.

Cuatro empleados sufrieron extensas quemaduras, si bien la vocera de Black Elk Energy, Leslie Hoffman, dijo que las quemaduras no eran tan graves como se temió inicialmente.

Funcionarios del Centro Médico General de Baton Rouge dijeron el sábado que dos hombres permanecen en estado crítico, mientras que dos se encuentran en condición grave. Los cuatro, atendidos en una unidad de quemaduras, son empleados de la contratista del yacimiento petrolero, Grand Isle Shipyard, y son filipinos. El hospital indicó que Grand Isle Shipyard trata de contactar a los familiares de los hombres en las Filipinas.

Se desconoce si los obreros desaparecidos trabajan para un contratista. Grand Isle Shipyard empleaba a 14 de los 22 trabajadores en la plataforma al momento del incidente, reportó la televisora WWL-TV en Nueva Orleáns. Un hombre que contestó el teléfono en la oficina de la compañía en Galliano, Luisiana, dijo el sábado que en el lugar no se encontraba nadie que pudiera hacer comentarios.

Mientras tanto, funcionarios indicaron que no hay derrame de crudo en la plataforma incendiada, un alivio para los habitantes de la costa, aún desgastada dos años después de que el derrame de la firma británica BP PLC mostrara el riesgo que representa la perforación en altamar al ecosistema y la economía de la región.

El incendio del viernes ocasionó una columna de humo negro semejante a la emitida por la explosión de la Deepwater Horizon en el 2010, que afectó la industria del petróleo y la vida en la costa del Golfo.

James A. Watson, director del Buró de Seguridad y Cumplimiento Ambiental (BSEE, por sus siglas en inglés) de Luisiana, dijo el sábado en un comunicado que su agencia ha iniciado "una investigación sobre la explosión e incendio a bordo de la plataforma de producción en altamar de Black Elk Energy costa fuera de Luisiana".

"Nuestros pensamientos y oraciones están con los heridos y desaparecidos y sus familias", dijo Watson. "El BSEE está comprometido a encontrar las causas directas o indirectas de la explosión y tomará las medidas apropiadas para el cumplimiento de normas".

Las imágenes del viernes fueron similares a las del incendio de la Deepwater Horizon que mató a 11 trabajadores y causó un derrame de crudo que durante meses no pudo ser controlado. El incendio del viernes ocurrió un día después que BP se declaró culpable de varias acusaciones en el derrame del 2010 y pagó 4.500 millones de dólares, incluida una multa récord.

Empero, hubo importantes diferencias entre el último incendio y el del 2010, que ocasionó en mayor derrame marino en la historia de Estados Unidos: El incendio del viernes fue sofocado a las pocas horas, mientras que la Deepwater Horizon ardió durante más de un día, estalló y se hundió.

El lugar del incendio del viernes es una plataforma ubicada en aguas poco profundas, en lugar de otra en busca de nuevos yacimientos en el lecho del fondo marino a más de 1.600 metros (1 milla) de profundidad.

La profundidad del que estalló en el 2010 — a 1,6 kilómetros (1 milla) de profundidad del lecho marino, demostró ser un gran desafío para controlar el desastre.

La plataforma Black Elk se encuentra a 15 metros de profundidad (56 pies) — lo que hace mucho más fácil su manejo.

Una mancha de petróleo, de aproximadamente 800 metros (media milla) de longitud y 200 metros (yardas) de ancho se reportó en la superficie del Golfo de México. Sin embargo, las autoridades creen que se trata de aceite residual de la plataforma.

"Esto no será un derrame descontrolado, a partir de lo que hemos visto hasta ahora", dijo el capitán de la Guardia Costera, Ed Cubanski.

El pozo de BP quedó abierto, emitió millones de litros (galones) al mar, unos 80 kilómetros (50 millas) al sureste de la desembocadura del Misisipí, en el lado oriental del delta de ese río. El crudo contaminó playas, estuarios y zonas importantes para la pesca.

Tras el incendio del viernes, 11 personas fueron trasladadas en helicóptero a hospitales de la zona o recibieron atención de emergencia en las costas.

___

El redactor de Associated Press Kevin McGill contribuyó en Nueva Orleáns a este artículo.

Cargando...