Canadá no sale de su estupor por el desastre

LA NACION

TORONTO.- La tragedia aérea en Teherán, por la que varios gobiernos culpan al régimen iraní, generó consternación en Canadá, que aún intenta recuperarse del impacto. El primer ministro Justin Trudeau visitó a los familiares de las víctimas del avión ucraniano, en el que la mayoría de los 176 pasajeros era canadiense o viajaba a reunirse con familiares en el país norteamericano.

"Los canadienses tienen preguntas y merecen respuestas", había dicho tras conocerse la tragedia del vuelo PS752 de Ukraine International Airlines, ocurrida el miércoles, cuando iniciaba la ruta Teherán-Kiev.

De las 176 víctimas que dejó la tragedia, 138 tenían a Canadá como destino final, incluidos 63 pasajeros con nacionalidad canadiense. En Toronto, se estima que hay unos 100.000 canadienses de origen iraní. Se trata de una de las comunidades iraníes más grandes de América del Norte, después de Los Ángeles. Las cifras oficiales indican que en 2016 había un total de 210.000 personas de origen iraní en el país.

En la vigilia de anoche en Toronto, muchos expresaron enojo y tristeza. "Alguien tiene que respondernos por qué sucedió esto. Eran personas inocentes que murieron", dijo Yasmin Roshan, de 43 años, que perdió a dos amigos en el desastre, y participó de la vigilia junto a su hija de nueve años.

"La comunidad está impactada, dolida y triste'', agregó Payman Paseyan, un reconocido iraní-canadiense que vive en el oeste de Canadá, y que perdió a varios de sus amigos en ese vuelo.

Algunos canadienses culparon del desastre directamente al presidente norteamericano, Donald Trump. "Esto es absurdo. Enfermizo. Imagina que uno de tus familiares hubiera estado en ese avión'', dijo Rob Kent, un residente de Toronto de 42 años. "Un solo hombre, uno solo, es responsable de todas esas muertes. Y nunca enfrentará las consecuencias'', dijo.

Paseyan no estaba tan seguro de culpabilizar únicamente al mandatario republicano. "Se necesitan dos para bailar'', dijo. "Es difícil no ver el desplome como resultado de la escalada entre los dos países. Sin embargo, Irán es responsable de su propio equipo militar de defensa. A pesar de que tiene el derecho a defenderse, también debería proteger a su gente, y también debería tener la responsabilidad con ese derecho de asegurarse de que sus sistemas defensivos no tengan en la mira a aeronaves civiles''.

Trudeau, que por momentos tuvo una relación áspera con Trump, se cuidó esta semana de señalar el asesinato selectivo del general iraní Qassem Soleimani como desencadenante de la tragedia del Boeing 737-800, que según el gobierno canadiense fue derribado por un misil tierra-aire lanzado por Irán.

"Creo que es muy pronto para sacar conclusiones o asignar culpas, o responsabilidades en cualquier proporción'', dijo el premier. Pero agregó que saber que fue un impacto accidental de misil solo incrementarían el dolor y la pena de tantas personas. "De inmediato pensé en cuánto más difícil sería esto para aquellas familias que en estos momentos experimentan un terrible dolor'', comentó.

Agencias AFP y AP