Canadá: refugios improvisados albergan a las más recientes víctimas de la crisis climática

·7  min de lectura
 (Ashleigh Stewart)
(Ashleigh Stewart)

No es una escena que los visitantes de Shulus Community Arena estén acostumbrados a ver.

Donde normalmente se encuentra la pista de hockey, mesas y mesas están llenas de ropa, alimentos, productos de higiene y otros artículos esenciales. Partes de las gradas de la audiencia se han convertido en un dormitorio improvisado.

Decenas de personas revisan los artículos donados en medio de la pista, tratando de encontrar ropa que les quede bien y comida para alimentar a sus familias. Se van con bolsas de plástico llenas de raciones para los próximos días. Los voluntarios corren de mesa en mesa, reabasteciendo las donaciones que llegan de la comunidad, más rápido de lo que pueden distribuirlas.

Un niño se esconde debajo de una mesa cargada de abrigos y sudaderas con capucha, llorando con fuerza. "Tienes que salir", dice su padre.

“Pero no quiero estar aquí. Quiero irme a casa”, llora el niño.

Mientras tanto, los residentes conmocionados de los pueblos cercanos devastados por el fuego deambulan por la puerta principal, listos para registrar su condición de evacuados.

Para muchos fugitivos de los incendios forestales que actualmente están quemando grandes extensiones de la provincia canadiense de Columbia Británica, esta pista de hockey sobre hielo se ha convertido es su primera experiencia de la pequeña ciudad de Merritt.

Leer más: Muestran 700 mil rayos que caen en Canadá como resultado de la ola de calor por incendios forestales

Con una población de aproximadamente 8,000 personas, Merritt se encuentra a 100 kilómetros al este de Lytton, el pueblo que fue arrasado por los incendios forestales a principios de esta semana, pocos días después de que rompió el récord de la temperatura más alta de todos los tiempos en Canadá durante tres días seguidos, alcanzando 121.1 °F (49.5 °C).

Los meteorólogos dicen que las condiciones sin precedentes están siendo causadas por un "domo de calor" sobre el oeste de Canadá y partes del noroeste del Pacífico de Estados Unidos.

Una cúpula de calor es un término no oficial que se le da a un área de aire caliente en lo alto de la atmósfera que permanece sobre un área durante un período prolongado de tiempo, atrapando el calor debajo.

Se estima que unos 1,000 residentes de Lytton, y decenas más de comunidades vecinas ahora amenazadas por otros incendios forestales en BC, han huido de sus hogares debido a los incendios. Merritt fue el primer puerto de escala para muchos de ellos.

Todos los hoteles están ahora llenos, al igual que muchos otros en un radio de dos horas. Los evacuados a los que no se les pudo asignar una habitación de hotel (muchos ya estaban llenos porque es un fin de semana festivo en Canadá) se quedan en tiendas de campaña en el césped de las personas, en centros de crisis instalados en la ciudad o con amigos y familiares. Merritt está actualmente envuelto por el denso humo de los incendios cercanos, su dominante telón de fondo montañoso apenas visible a través de la bruma.

Daniel McKay llegó a Shulus el jueves, después de haber huido de Lytton con su hijo y su hija mientras el fuego consumía la ciudad, escapando a la cercana ciudad de Lillooet. Su hogar fue uno de los pocos que se salvó de las llamas. Después de una noche en Lillooet, la familia recibió un cupón de combustible de $25 y se le dijo que se mudara a Merritt debido al humo de los incendios cercanos que envolvían la ciudad. Se instaló en la pista de hockey con su familia y cree que estará allí al menos durante los próximos cinco días, o hasta que pueda regresar a casa. McKay ha vivido en Lytton toda su vida. Dice que este es el peor incendio forestal que jamás haya visto.

Heather Crozier, una voluntaria en la arena, dijo que hasta ahora se había ayudado a unos 250 evacuados por incendios en el centro.

Dijo que habían estado llegando camiones llenos de donaciones de alrededor del área desde el miércoles. El centro ahora tenía más recursos de los que podían manejar.

“Tenemos personas que caminan por la calle con ganas de ser voluntarias. Son de Merritt y otras personas que han conducido desde otras comunidades que también quieren venir y ofrecerse como voluntarios. Trabajan un par de horas y se van. Es increíble, ya ni siquiera sé cuántos voluntarios tenemos”, expresa Crozier.

Se había establecido otro centro de evacuación temporal en el centro de la ciudad, en el centro cívico de Merritt. Las camillas de campamento se colocaron adentro en filas para aquellos que no tenían otro lugar adonde acudir.

Greg Lowis, oficial de información pública de la ciudad de Merritt, dice que el centro se instaló a las 8:00 p. m. del miércoles por la noche, dos horas después de que Lytton recibió una orden de evacuación, y para las 11:30 p. m. habían llegado los primeros evacuados. Desde entonces, 139 personas habían ingresado para registrar su evacuación. Alrededor de 40 evacuados todavía se quedaban en Merritt hasta el sábado. Uno de sus mayores obstáculos para ayudar a la gente ha sido el hecho de que la ciudad no tiene mucho alojamiento a largo plazo, los hoteles y moteles ya estaban llenos debido al fin de semana largo.

“La desafortunada realidad de la vida en Merritt es que tenemos una tasa de vacantes del 0% para alquileres a largo plazo”, comenta Lowis.

“Ha sido un problema histórico con la vivienda en BC, de verdad. El desarrollo simplemente no está a la altura de la demanda y el crecimiento".

Como los evacuados actualmente solo recibieron asistencia para el alojamiento durante siete días, Lowis y su equipo ahora estaban trabajando en cuál será su solución a largo plazo para los residentes de Lytton que no tienen un hogar al que regresar. Todavía no tienen una respuesta.

Dice que si bien la ciudad generalmente se sofocaba durante el verano, las temperaturas recientes tomaron a todos desprevenidos.

“No es tan raro en Merritt ver un día o una semana con más de 40 grados. Pero nunca antes habíamos tenido 42, 43, 43, 42 así, y particularmente no tan temprano en el año. Así que era algo que no esperábamos tan pronto. Pero obviamente tenemos incendios forestales con bastante regularidad, por lo que tenemos bastante experiencia en el manejo de evacuaciones".

El centro permanecerá en funcionamiento por el momento, debido a la amenaza constante de evacuaciones por incendios forestales en las ciudades cercanas, una de las más preocupantes es la de varias centradas alrededor del lago Durand, que forzó la evacuación de 166 propiedades el viernes por la noche.

Fueron estos incendios los que obligaron a Cara Haywood-Farmer a evacuar dos veces en la misma cantidad de días. Haywood-Farmer se encuentra en su tercer trimestre de embarazo y tiene dos hijos, de dos y cinco años. Su esposo se había quedado en su rancho, en Deadman Valley, cuando Haywood-Farmer y sus hijos huyeron al área cercana de Tunkwa, donde viven sus suegros, cuando los incendios se cerraron en su granja.

“Ha sido muy estresante. Tenemos muchos animales ahí fuera, mucho ganado”, asegura.

“Encontramos un montón de ellos. Pero no todos, y no lo sabremos hasta que los incendios estén completamente apagados donde están todos. El rancho debajo de nosotros ha tenido algunas pérdidas confirmadas de ganado".

El viernes, la familia fue evacuada de Tunkwa debido a los incendios invasivos, por lo que se mudaron a Merritt para quedarse con los padres de Haywood-Farmer.

Ella era una de las doce personas que se registraban en el centro cívico el sábado por la tarde.

El concejal de la ciudad de Merritt, Mike Bhangu, dijo que la ciudad solo había podido manejar la afluencia de evacuados gracias a su “increíble personal”, muchos de los cuales eran voluntarios y trabajaban desde temprano en la mañana hasta tarde en la noche.

Y aunque se había apreciado la generosidad del público en general, la ciudad ahora desalentaba activamente las donaciones porque habían recibido demasiadas.

“No tenemos el espacio físico para todas las donaciones”, afirma.

"Hace que mi corazón brille, la actitud de los habitantes de la Columbia Británica en un momento de necesidad, se unen".

Relacionados

“Mi termómetro alcanzó los 120 °F y se rompió”: residentes de Moses Lake se tambalean por la ola de calor

Canadiense que huyó de la ciudad por ola de calor: “Vi a mis mascotas arder vivas”

Calor récord afectará a gran parte de EE.UU. durante el fin de semana del 4 de julio

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.