“Cana arreglada”: Así se promocionan en las redes sociales las fiestas clandestinas

Gabriela Origlia
·3  min de lectura
Una de las fiestas clandestinas promocionadas por Instagram
Instagram

CÓRDOBA.— Las fiestas clandestinas, a las que las autoridades de todo el país responsabilizan de gran parte de los contagios de Covid-19, siguen sin detenerse pese a todas las alarmas que enciende la segunda ola. José Palazzo, productor del Cosquín Rock, hizo una reseña de anuncios de estas reuniones en sus redes sociales: los textos incluyen datos de contactos, oferta de estrategias para divertirse, ingreso o venta de bebidas y comidas y hasta propuestas de trabajar sumando gente. Incluso, avisan que no los molestarán las autoridades con un “cana arreglada”.

Palazzo, como todos los organizadores de espectáculos y bailes en Córdoba, reclama por su derecho por seguir trabajando: “Acá algunos de los convites que hay a la noche, el que no quiere mirar nunca ve”, escribió en su Instagram. El Cosquín Rock se suspendió en febrero pasado por las restricciones y todavía sigue sin fecha de realización a pesar de que se había pensado en este mes.

“Las puertas se habren a las 12:30 y serramos asta que se llene” proclama —sí, con estos con errores de ortografía incluidos— un organizador que pone su contacto en redes sociales. “Un día antes pasamos la dire”, agrega y asegura “nada de embrollo” en casas de familia porque “se lo saca al abuelo”. El esquema de no dar la dirección hasta muy poco tiempo antes es parte de la estrategia de todos estos eventos.

Coronavirus: Nicolás Trotta anticipó que no se van a cerrar las escuelas

Una “party retro” promociona su estacionamiento “seguro” y la posibilidad de “ingresar bebida” aunque aclara que adentro también se puede comprar. Cinco musicalizadores de distintos estilos son el gancho que plantea otra. “Ch” va por más y directamente dice: “Damos el mejor asesoramiento para que vos y tus amigos manijas” se diviertan. “Manda al priv tu joda para difundir”, agrega.

La invitación a la fiesta que avisa que la "cana está arreglada"
Instagram


La invitación a la fiesta que avisa que la "cana está arreglada" (Instagram/)

También por Instagram, otra cuenta pide a los “artistas” a los que les gustaría tocar enviarle un mensaje, y a la vez cuenta que están tomando staff, con “buena paga”. La apuesta es mayor porque sostiene en el aviso: “Cana arreglada, así que no se suspende”. La dirección de la fiesta, señala, se dará cuatro días antes de la juntada.

“Ando tomando gente para un evento (las clandes las hago yo). Muy buena paga, grandes beneficios y, de paso, disfrutás una fecha mía”, adelanta otro. Y agrega: “Qué se debe hacer? Difundir la privada y anotar gente, nada más”.

José Palazzo, productor de Cosquín Rock y de este regreso de Patricio Fontanet a los escenarios
José Palazzo, productor de Cosquín Rock y de este regreso de Patricio Fontanet a los escenarios


José Palazzo, productor de Cosquín Rock, lleva meses peleando contra las fiestas clandestinas.

Hace unos meses, Palazzo ya había despotricado contra las fiestas clandestinas: “El ocio nocturno clandestino demoniza nuestra actividad de espectáculos; la industria del espectáculo está en jaque. Los lugares de shows están al borde de cerrar. La situación está muy complicada”. Desde el sector advirtieron que el ocio “ilegal” se expande y hay quienes lo equiparan con los espectáculos.

Las detectadas

Durante el fin de semana, algunas de las fiestas clandestinas realizadas en Córdoba fueron intervenidas por las autoridades. En la madrugada del domingo la Policía desarticuló una en un departamento de barrio Nueva Córdoba. Los agentes labraron un acta de constatación y desconcentraron a 30 asistentes. Un joven de 21 años fue detenido por agredir a un efectivo.

Coronavirus: Las respuestas de expertos a preguntas que generó la muerte de Mauro Viale

Otra fiesta fue denunciada en barrio Comercial: la Policía encontró a 100 personas en una casa, donde también se labró un acta. Inspectores de la Dirección de Espectáculos Públicos de la Municipalidad de Córdoba interrumpieron otra en una vivienda de San Martín, donde había 60 asistentes.

La Policía también se presentó en un baile en el bar “Leonino” de Alto Verde, donde había 94 personas. El dueño del lugar, Giuliano Foglia, rechazó que hubiera esa cantidad de gente. “Cerramos en el horario indicado, pero tuvimos que esperar la llegada de la Municipalidad por orden de los policías, quienes tuvieron un pésimo trato para conmigo y mi pareja”, afirmó.

Según datos oficiales, unas 13 fiestas no autorizadas se desbarataron en los departamentos de Colón, Punilla, Sobremonte, Ischilín, Río Primero, Río Seco, San Javier y San Alberto. Nueve eran en domicilios particulares.