En un campo de inmigrantes en Francia, un hombre vende sándwiches para pagarle a los traficantes

·4  min de lectura

Por Layli Foroudi y Juan Medina

DUNKERQUE, Francia, 30 nov (Reuters) - Un par de días después de que los migrantes comenzaran a instalar tiendas de campaña a lo largo de una antigua línea ferroviaria en Dunkerque, en el norte de Francia, Dawan Anwar Mahmud aprovechó la oportunidad para construir el primer restaurante del campamento improvisado.

Hecho de un marco de madera de árboles cercanos y cubierto con lona, el restaurante se construyó en un día y es apenas más resistente que una tienda de campaña.

Pero la situación es precaria, ya que el martes llegó la policía al campamento, desalojó a la gente y derribó sus carpas y refugios.

Hablando antes de que llegara la policía, el propietario, Mahmud, un joven de 30 años del Kurdistán iraquí, describió cómo estaba ansioso por comenzar a ganar dinero en efectivo, después de haber perdido 1.600 libras (2.100 dólares) a manos de un contrabandista cuando llegó por primera vez a Francia hacia el final del verano boreal.

"Abrí un pequeño restaurante para ir a Inglaterra", dijo el lunes. Los intentos de los reporteros de Reuters de comunicarse con él por teléfono después del desalojo del martes no tuvieron éxito.

----------------------------------------------------------------

Para ver ensayo fotográfico, click en https://reut.rs/3d6fNcs

----------------------------------------------------------------

La semana pasada, un barco con al menos 29 personas zozobró en el Canal de la Mancha. Solo dos ocupantes sobrevivieron, lo que destaca los grandes riesgos que corren los migrantes para llegar a Gran Bretaña a través de una de las vías fluviales más transitadas del mundo.

Pero incluso antes de esto, Mahmud estaba aterrorizado por el cruce del Canal. Hace un mes, otro contrabandista lo llevó a la costa pero se fue al ver que compartiría el bote con 47 personas. “Dije '¡no, tengo miedo!' Me golpeó y rompió mi teléfono para asegurarse de que no llamara a la policía".

Con su restaurante pensaba recaudar suficiente dinero para subirse a un barco con menos gente, o mejor aún, evitar el mar y hacer el viaje en un camión. Hoy en día es raro que las personas crucen el Canal escondidas en vehículos debido al aumento de los controles.

A medida que la ruta se vuelve más complicada, el precio sube: un viaje en camión a Inglaterra cuesta actualmente alrededor de 4.000 libras, en comparación con las 2.500-3.000 libras de un viaje en bote.

Mahmud gana entre 40 y 70 euros al día y emplea a dos trabajadores, que reciben 25 euros al día y también buscan pagar su viaje a Gran Bretaña.

El lunes a la hora del almuerzo, el restaurante servía hígados de pollo al estilo kurdo en una baguette con rodajas de tomate y cebolla. Un cliente, Usman, de 21 años, dijo que conoce la comida de su casa en Pirashahr, Irán, pero que no la había comido desde que dejó su país el año pasado.

"Es el mejor sándwich del campamento porque es comida muy nacional", señaló.

Por la noche, cuando no está cocinando con su estufa de gas, Mahmud la enciende dentro de su tienda unipersonal y mira películas. Es peligroso pero está helado; el suelo alrededor de su tienda está embarrado y sus zapatos están constantemente mojados.

El campamento huele mal cuando la gente comienza a quemar botellas y empaques para mantener las hogueras. “Todos están en casa frente a sus chimeneas y nosotros estamos aquí debajo de una lámina de plástico”, dijo.

Mahmud tiene una lesión prolongada en la pierna que se agrava con el frío. El problema comenzó en Irak hace 10 años, dijo, cuando fue arrestado, encarcelado durante seis meses y golpeado por la policía, después de participar en protestas contra el gobierno regional. Los médicos dijeron en ese momento que es posible que deba someterse a la amputación de la pierna.

Tras la violenta represión de 2015, dijo, decidió abandonar su país. Se mudó a Suecia para reunirse con su hermana, pero su solicitud de asilo fue rechazada después de seis años de espera.

El objetivo de Mahmud es abrir un restaurante más permanente. Por ahora, siente que Gran Bretaña es su mejor apuesta, pero mantiene la mente abierta.

"Para mí, si es Francia o el Reino Unido o Alemania o Bélgica, es lo mismo", dijo. "Vine aquí para comenzar una nueva vida".

(1 dólar = 0,7495 libras)

(Escrito por Layli Foroudi. Editado en español por Javier Leira)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.