Campesinos de Sinaloa denuncian que Segalmex les debe pagos

·2  min de lectura

CULIACÁN, Sin., diciembre 22 (EL UNIVERSAL).- En medio de la pandemia de Covid-19, el sector campesino reclama que Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex) aún adeuda el pago de apoyos a la cerca de dos millones de toneladas de la cosecha de maíz que desde junio pasado se levantó en Sinaloa, para alcanzar los cuatro mil 150 pesos autorizados.

Los hombres del campo observan un retraso muy marcado por parte de la dependencia, por lo que amenazan con tomar medidas drásticas este fin de año, puesto que no perciben voluntad política para resolver esta problemática que se sufre.

Faustino Hernández Álvarez, dirigente de la Confederación Nacional Campesina en Sinaloa solicitó al gobernador del estado volver a gestionar ante Segalmex para que destrabe el burocratismo que impera en la dependencia y que ha generado un retraso muy marcado en los pagos de los apoyos a la cosecha de maíz.

Precisó que de un volumen de poco más de cinco millones de toneladas de grano, solo se ha cubierto los apoyos a los productores con superficies pequeñas de cultivo, lo que representa casi tres millones de toneladas, por lo que aún se adeudan dos millones más.

Agustín Espinoza Laguna, Coordinador del Congreso Agrario Permanente recordó que en junio pasado, pese a lo grave de la pandemia, los productores se vieron obligados a salir a las calles con su maquinaria para manifestarse, por la indefinición del precio final de su cosecha.

En ese movimiento, ejidatarios y pequeños propietarios colocaron tractores, trilladoras, sembradoras y otros equipos en los acotamientos de tres carreteras, desde el Valle del Carrizo, en el extremo norte, hasta la zona de Mármol, en Mazatlán.

Indicó que tras este desplazamiento, el gobierno federal autorizó apoyos compensatorios para que el precio final del maíz, alcanzará los cuatro mil 150 pesos por tonelada, como protección, sin embargo, el proceso ha sido sumamente lento, pese a las continuas negociaciones.

Espinoza Laguna externó que los recursos ya están autorizados por la Secretaría de Hacienda, el problema está trabado por el burocratismo en Seguridad Alimentaria Mexicana, donde los trámites se han vuelto muy engorrosos.

Señaló que temen que cierre este año, sin poder cobrar las compensaciones, cuando los campesinos han caído en carteras vencidas y sus acreedores, les reclaman los pagados por diversos servicios e insumos que les vendieron a crédito.