Campesinos marchan contra la injusta distribución de la tierra en Paraguay

Asunción, 25 mar (EFE).- Cientos de labriegos denunciaron este jueves en Asunción la injusta distribución de la tierra en Paraguay, entre las más desiguales de América Latina, durante la marcha de la Federación Nacional Campesina (FNC), que exigió también la renuncia del presidente Mario Abdo Benítez por su gestión de la pandemia.

La Marcha del Campesinado Pobre recorrió en su edición número 27 el centro de Asunción hasta el Panteón de los Héroes, donde tras varias intervenciones Teodolina Villalba, desde 2012 la primera secretaría general de la FNC, cerró el acto.

Como otros oradores, Villalba apeló a la reforma agraria y expuso la situación de un pequeño campesinado "totalmente abandonado a su suerte, a la falta de infraestructuras, créditos, mercado, asistencia técnica", en un marco de inasistencia educacional y sanitaria agravado por la aparición hace un año de la covid.

Por su parte, Emiliano González, coordinador de la rama juvenil, incidió en la ausencia de políticas de Estado para defender la agricultura campesina y con ello frenar la inmigración del campo a la ciudad.

"Lamentablemente en nuestro país el 80 % de la tierra está en manos de latifundistas y extranjeros", dijo González en el estrado frente al Panteón.

Al respecto, Marcial Gómez, secretario general adjunto de la FNC, dijo a Efe, que la organización ha conseguido desde su fundación que hayan sido acreditadas 300.000 hectáreas a campesinos históricamente instalados en asentamientos.

"FUERA CORRUPTOS Y VENDEPATRIAS"

No obstante, Gómez reiteró el programa de su organización de un proyecto nacional que instale un nuevo modelo del Estado que solucione el estructural problema de la tierra en el país, que según la FNC privilegia a los agroexportadores en detrimento de unos campesinos que son criminalizados por exigir sus demandas.

En ese sentido, Gómez señaló que la marcha de este año se une a las reclamaciones de la dimisión de Abdo Benítez y de su Gobierno, del conservador Partido Colorado, que este mes han protagonizado grupos de ciudadanos en el centro de Asunción.

"Sostenemos también que renuncie Abdo y su línea de sucesión y se forme un gobierno de emergencia nacional en base a ese proyecto nacional", dijo Gómez.

Y recalcó en la incidencia de la pandemia tanto en la población trabajadora urbana como la del campo, traducida en desempleo, y sin que el fondo de ayuda social que destinó el Gobierno haya tenido impacto.

De hecho, la marcha de este año transcurrió bajo el lema de "Fuera corruptos y vendepatrias", con relación a varios escándalos que salpicaron al Gobierno en las primeras compras de insumos médicos al por mayor.

Las críticas aumentaron este mes con las denuncias de falta de insumos y medicinas en la red sanitaria pública sanitaria, de las más atrasadas de la región, a lo que se agregó el retraso en la llegada de vacunas, una cantidad reducida y destinada al personal de salud.

Ello generó una serie de protestas que la pasada semana fueron recogidas por el Partido Liberal, el mayor de la oposición, con un intento de juicio político a Abdo Benítez por mal desempeño de sus funciones en el manejo de la pandemia, el cual fue frustrado por la mayoría oficialista en la Cámara Baja.

MARCHA EN MODO COVID

La FNC decidió realizar la marcha tras la suspensión de la del año anterior a causa de la pandemia, por lo que los organizadores establecieron convocar a menos participantes que las anteriores, que suelen reunir a miles de campesinos de todo el país.

La marcha, que comenzó en el Seminario Metropolitano, transcurrió sin incidentes, con los manifestantes portando el tradicional palo-bastón campesino y este año el obligatorio tapabocas.

Otras similares se dieron en diez departamentos y también desde las premisas de prevención sanitaria trazadas por la FNC en la fecha de una edición que coincide con un aumento sostenido de los contagios y la puesta en vigor de una estricta cuarentena desde este sábado y hasta pasada la Semana Santa.

El Ministerio de Salud informó la víspera la muerte de 51 personas por coronavirus, la mayor cifra hasta la fecha del registro diario, que eleva el total de decesos a 3.869 y el de contagios a 200.823, en una población de algo más de siete millones.

Un incremento de casos diarios que ha copado las salas comunes y de terapia intensiva de la precaria red sanitaria.

(c) Agencia EFE