Un campeonato de la UFC no es suficiente para Kamaru Usman y ahora quiere enfrentarse a Saúl "Canelo" Álvarez

·6  min de lectura
Kamaru Usman pidió pelear contra <a href="https://espanol.yahoo.com/topics/canelo" data-ylk="slk:Saúl &quot;Canelo&quot; Álvarez" class="link rapid-noclick-resp">Saúl "Canelo" Álvarez</a>, el mejor boxeador libra por libra, quien propinó un magistral nocaut en el decimoprimer asalto a Caleb Plant en Las Vegas. (Foto: Getty Images)
Kamaru Usman pidió pelear contra Saúl "Canelo" Álvarez, el mejor boxeador libra por libra, quien propinó un magistral nocaut en el decimoprimer asalto a Caleb Plant en Las Vegas. (Foto: Getty Images)

Kamaru Usman hizo gestos a manera de broma e inclinó su cabeza. Acababa de defender su título de peso wélter de la empresa de artes marciales mixtas Ultimate Fighting Championship (UFC) en un combate de cinco asaltos con Colby Covington en el Madison Square Garden durante el evento número 268 de la empresa.

El cinturón para la categoría de hasta 77,1 kilogramos yacía junto a él en una mesa, la placa de oro incrustada en cuero brillaba tanto como las solapas metálicas del traje de Usman y su collar de diamantes. Hace unos días, Usman pidió pelear contra Saúl "Canelo" Álvarez, el mejor boxeador libra por libra quien, también el sábado por la noche, propinó un magistral nocaut en el decimoprimer asalto a Caleb Plant en Las Vegas. El jefe de Usman, Dana White, el presidente de la UFC, le restó importancia a la factibilidad de una megapelea entre dos peleadores de distintas disciplinas ante los reporteros minutos antes de la conferencia de prensa de Usman. Usman no estuvo de acuerdo.

“Dana no sabe eso”, dijo Usman. “Quiero algo que me dé miedo”.

La posibilidad de enfrentar a Usman con el mejor boxeador en el planeta puede que no atemorice a Usman, pero White y los ejecutivos de la UFC tienen razón en tener dudas sobre la hipotética bonanza. En esta era en que se desvanecen las barreras entre los deportes de combate, los organizadores han hecho a un lado la lógica competitiva para complacer a una nueva generación de aficionados dispuestos a pagar. Con Usman y Álvarez, la recompensa podría no generar el éxito de similares experimentos recientes.

Álvarez tiene una gran convocatoria y produjo un resultado indudable: noquear a Plant para unificar de hecho los cinturones de los 76,2 kilogramos (peso supermedio). La mayoría del público en MGM Grand Garden Arena apoyaba a Álvarez, un mexicano conocido por el apodo de “Canelo”, y Showtime organizó el evento solo alrededor de él. Personas de todo Estados Unidos compraron la transmisión de la pelea en la modalidad de televisión a la carta, incluido White. En Twitter, circuló una imagen de él viendo la pelea de Álvarez en un monitor en las primeras filas del octágono de UFC cuando se enfrentaban Rose Namajunas y Zhang Weili por el título de 52,3 kilogramos en unos de los eventos del cartel principal de la UFC. Luego, White dijo que había apostado 100.000 dólares a que Álvarez ganaba por nocaut.

“Esta noche, vi la pelea del Canelo”, comentó White cuando le preguntaron si Usman debería boxear contra Álvarez. “Él no quiere pelear contra el Canelo. Vamos, ya basta con eso”.

No es la primera vez que White ha lidiado con peleas entre disciplinas distintas. Le permitió al aguerrido peleador irlandés de la UFC Conor McGregor boxear contra Floyd Mayweather en 2017, un espectáculo que dio ganancias de al menos 30 millones de dólares a McGregor. Esa suma es poco común para las competencias de artes marciales mixtas y, aunque lo más probable es que Usman recibiría mucho menos por un combate con Álvarez, la cifra aun así sería mayor a la que recibe por enfrentarse a rivales en las artes marciales mixtas.

Dos hermanos con canales de YouTube populares, Jake Paul y Logan Paul, han liderado un cambio en los deportes de combate en el último año. Logan Paul enfrentó a Mayweather este verano en una pelea de exhibición mientras que Jake Paul ha derrotado a oponentes, hasta cierto punto, seguros: un jugador de baloncesto retirado y dos combatientes de artes marciales mixtas que ya no están en su mejor forma. Los detalles les parecieron indignantes a los aficionados del boxeo, pero la gran cantidad de seguidores en redes sociales de los hermanos permitió que las peleas fueran un éxito.

Usman no tiene estrellato como los Paul o McGregor y ha dicho que no desea buscarlo. Sin embargo, contar con más ojos para sus peleas podría conducir a más dólares. Cuando le preguntaron si boxearía con Álvarez por caridad, se rio.

Canelo Alvarez of Mexico (R) stands above Caleb Plant of the United States (L) during their super-middleweight unification boxing match at MGM Garden Arena in Las Vegas, Nevada on November 6, 2021. (Photo by Patrick T. FALLON / AFP) (Photo by PATRICK T. FALLON/AFP via Getty Images)
Canelo Alvarez of Mexico (R) stands above Caleb Plant of the United States (L) during their super-middleweight unification boxing match at MGM Garden Arena in Las Vegas, Nevada on November 6, 2021. (Photo by Patrick T. FALLON / AFP) (Photo by PATRICK T. FALLON/AFP via Getty Images)

“Por supuesto que queremos el dinero”, expresó Usman.

El desafío de enfrentarse a Álvarez también le intriga a Usman porque ha derrotado a la mayoría de los principales contendientes en su división.

“No me lo tomen a mal, es un maestro en lo que hace”, aseguró Usman. “Me encanta y lo respeto, es por eso quiero desafiarme a mí mismo”.

Usman es muy respetado en los círculos de las artes marciales mixtas. Después de vencer a Covington, White y otros hablaron sobre cómo podría ser comparado con algunos de los más grandes de todos los tiempos de los pesos wélter, como Georges St-Pierre.

Aun así, es evidente que no tiene la misma cantidad de aficionados que Álvarez. El apoyo a Usman en el Madison Square Garden estaba mezclado y la multitud en ocasiones apoyó a Covington, un ferviente simpatizante del expresidente estadounidense Donald Trump, quien ha hecho de la política conservadora una parte fundamental de su persona.

Las porras para Covington aumentaron durante los últimos asaltos del combate, cuando hizo un regreso después de caer en dos ocasiones en el segundo asalto y fue un desafío para Usman en la recta final.

Si Usman no hubiera logrado los derribos, los jueces podrían haber dado con facilidad otros puntajes para la decisión, lo que dejó espacio para el debate y un camino sencillo para una tercera pelea entre Usman y Covington.

Además de Usman-Covington, otros peleadores también han llamado la atención en la pelea 268 de la UFC. Los peleadores de pesos ligeros Justin Gaethje y Michael Chandler ofrecieron el mejor enfrentamiento de la noche, un espectáculo a un veloz ritmo que ganó Gaethje, aunque ambos se fueron sangrando y requirieron ser evaluados en un hospital. Namajunas también defendió su campeonato de peso strawweight contra Zhang en una decisión dividida.

Si Usman boxeara con Álvarez, las diferencias entre artes marciales mixtas y boxeo, incluyendo a los deportes en sí mismos y la brecha salarial entre la UFC y la máxima categoría del box, complicarían la promoción del evento.

Álvarez ha dicho que no está interesando en enfrentar a Usman y el deseo de los aficionados todavía no alcanza el punto para decir lo contrario. Aunque, si sucede, Usman expresó que estaría listo para competir en la disciplina preferida de Álvarez. Usman pelearía con él también en el terreno de las artes marciales mixtas, mencionó, aunque duda que Álvarez intentaría eso.

“Nosotros somos los que estamos dispuestos a ir allá y asumir el riesgo”, dijo Usman. “Ellos no se atreverían a venir aquí y correr el riesgo”.

© 2021 The New York Times Company

VIDEO: Estas son las enfermedades más comunes por comer verduras mal lavadas

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.