Campamento cannábico desaira a senadores que querían su "plantita"

·4  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 19 (EL UNIVERSAL).- "¿Y nuestra plantita?", cuestionaron legisladores que esta tarde salieron del Pleno a visitar el campamento cannabico 4/20 instalado sobre Paseo de la Reforma, frente a la sede del Senado de la República. Los senadores se quedaron sin el regalo que esperaban, una planta de marihuana, luego de que los habitantes del campamento les reclamaron que el dictamen que se votará esta mañana para despenalizar su uso lúdico es violatorio de los derechos humanos de los consumidores.

Mediante la operación de personal del Senado, se les había prometido que los habitantes del campamento cannabico los estaban esperando y que les regalarían una planta de marihuana que pudieran poner en sus escaños, durante la discusión y votación del dictamen para despenalizar el uso lúdico de la yerba.

"Espero que sea hembra", comentaba Miguel Ángel Mancera (PRD).

"Dicen que esta está buena pero que la de Durango está más", comentaba la senadora Lilia Margarita Valdéz Martínez (Morena) conforme se acercaba con un grupo de compañeras y compañeros legisladores al plantón cannabico.

"Nos llevamos de las dos para probar", le contestó alguien entre risas.

En la bola estaban, de Morena: Martha Lucía Micher, Bertha Caraveo, Alejandro Peña, Eva Galaz y Cecilia Sánchez; Miguel Ángel Mancera (PRD), Claudia Ruiz Massieu (PRI), quienes salieron en grupo y caminaron hacia el campamento. La logística era simple: se acercaban, los habitantes del campamento les extendían una plantita, se tomaban la foto, regresaban al Senado, ponían su plantita en sus escaños, se tomaban otra foto.

Cuál fue la sorpresa cuando, ya que estaban acomodados para la entrega-recepción, José Rivera, integrante del Movimiento Cannabico Mexicano les empezó a explicar la necesidad de retirar el THC, la sustancia que provoca los efectos psicoactivos de la marihuana, de la lista de sustancias prohibidas de la Ley General de Salud para que la despenalización sea efectiva y no como actualmente queda en el dictamen que se discutirá esta tarde, que establece penas de cárcel y multas a la portación sin permiso a partir de 200 gramos.

Pero nada más alejado de lo que esperaban, lo que recibieron los senadores no fue una planta sino una demanda.

"Tienen que cambiar el artículo 245 de la Ley General de Salud y tienen que reclasificar el THC. No es ético lo que están haciendo, llevamos 100 años diciendo que la cannabis es un gran riesgo para la sociedad. Nos están discriminando porque implican en su reforma, que hay THC que es buena y otra que es mala. Van a mantener la prohibición en la Ley General de Control de Cannabis. nos quieren dar un trato que no es digno", les dijo José Rivera.

En cuanto empezó a hablar, empezaron también las protestas de los legisladores.

"Veníamos por la planta", comentó en voz baja, con tono de decepción, Claudia Ruiz Massieu.

Se expresó abiertamente Martha Lucía Micher, senadora por Guanajuato, quien indicó que no se podía quedar a escuchar el discurso de Rivera puesto que en el Pleno se estaba desarrollando una sesión y ella tenía que retirarse a votar.

"No vamos a criminalizar ni a prohibir, avancemos sobre la prohibición y la despenalización. Yo quisiera escucharte y no quiero faltarte al respeto pero no me puedo quedar a escucharte. De verdad, lo siento, pero no quiere decir que no te voy a escuchar", le dijo.

"Venimos simple y sencillamente a recibir porque nos pidieron eso, que saliéramos por una plantita, estamos saliendo y nos la queremos llevar a nuestro escaño".

Lilia Margarita Valdez dijo que este es un primer paso que se está dando en el Senado, que la iniciativa se va a perfeccionar y enriquecer y les señaló que lo importante es que después de muchos años, "al fin, al fin después de que la sociedad reclamaba que se tratara el asunto en el Senado, se ha tratado y hemos llegado la mayoría a estar de acuerdo. Esto se va a perfeccionar y enriquecer, las puertas del Senado están abiertas".

Aunque los legisladores insistieron en llevarse sus plantas, la negociación no se logró y más que eso, ante la negativa de los habitantes del campamento 4/20 se tuvieron que retirar del campamento entre consignas: "¡La ley tiene un hueco, derechos al pacheco!", "¡Derechos humanos para los marihuanos!".

Ya iban de salida, cuando la senadora guanajuatense se regresó:

"Oye, ¿y las plantitas? ¿y nuestras plantitas?", reclamó a Rivera.

"No es para la foto", le contestó el activista, "No le quiero dar a nadie nada más para que se tome la foto. Ya no, se acabó: si quieren votar a favor de los derechos, les damos planta. Ya no le vamos a dar planta a nadie más", le contestó.