Campaña de Trump sabía que la teoría de la conspiración “Kraken” sobre el fraude electoral era falsa, informe

·6  min de lectura

Un grupo de abogados favorables a Trump, celebró una conferencia de prensa dos semanas después de las elecciones de 2020, en las oficinas del Partido Republicano en Washington, DC, durante la cual desplegaron una intrincada teoría de la conspiración que afirmaba que un fabricante de máquinas de votación había conspirado con un software electoral.

Pero los documentos judiciales publicados el lunes, revelan que la campaña de Trump había reconocido en un memorando interno que muchas de las extrañas teorías sobre Dominion Voting Systems y la compañía de software Smartmatic, no se basaban en los hechos, informó The New York Times .

Las presentaciones legales fueron parte de una moción la semana pasada, en la demanda por difamación presentada por el ex empleado de Dominion Eric Coomer, contra la campaña de Trump. Los documentos judiciales incluyen evidencia de que los funcionarios de la campaña de Trump, sabían que las afirmaciones de los abogados, aliados con el equipo de Trump eran falsas.

La presentación también indica que la campaña de Trump, optó por no revelar sus hallazgos sobre los reclamos de Dominion, incluso cuando Sydney Powell y otros abogados del lado de Trump cubrieron los medios de comunicación conservadores con declaraciones falsas. Presentaron cuatro demandas en un tribunal federal contra Dominion, acusando a la compañía de haber manipulado las elecciones para frustrar a Trump.

Zach Parkinson, era en ese momento el subdirector de comunicaciones de la campaña. En los correos electrónicos incluidos en los documentos judiciales, se puso en contacto con el personal de nivel inferior el 13 de noviembre, 10 días después de las elecciones, solicitándoles que “fundamentan o desacrediten”, múltiples afirmaciones sobre Dominion.

Parkinson recibió una respuesta al día siguiente del personal, que había recopilado información de fuentes de noticias y sitios web de verificación de hechos que mostraban que las afirmaciones de Powell, que estaban haciendo en público eran falsas.

El memo indicaba que Dominion, no usó software de Smartmatic durante las elecciones de 2020, que la compañía no tenía conexiones con Venezuela o con Soros y que no había evidencia para corroborar las afirmaciones, de que el liderazgo de la compañía tenía vínculos con activistas izquierdistas de Antifa.

“El memorando producido por la campaña de Trump muestra que al menos internamente, la campaña de Trump encontró que no había evidencia para apoyar las teorías de conspiración con respecto a Dominion” y Coomer, escribieron sus abogados en una moción en la demanda por difamación.

Leer Más: Mujer embarazada testifica contra Elizabeth Holmes

Incluso cuando muchos desestimaron las acusaciones hechas por Powell y el también abogado pro Trump, Rudy Giuliani, las afirmaciones ganaron fuerza en los medios conservadores, lo que llevó a algunos a creer en las afirmaciones casi un año después.

No está claro si el propio Trump, leyó el memorando o sabía de su existencia. Pero indica que su propio personal de comunicaciones se mantuvo en silencio, incluso cuando aparentemente sabían que las afirmaciones que estaban haciendo las personas afiliadas a la campaña eran de hecho falsas.

“La campaña de Trump, continuó permitiendo que sus agentes avanzaran en teorías de conspiración desacreditadas y difamaran”, dice la moción, “aparentemente sin proporcionarles su propia investigación para desacreditar esas teorías”.

Coomer se desempeñó como director de estrategia y seguridad de productos de Dominion. El año pasado demandó a Powell, Giuliani y a la campaña de Trump, así como a otros, en un tribunal de distrito del estado de Denver. Dijo que después de las elecciones de 2020, el presentador de podcast de derecha, Joe Oltmann, lo acusó de piratear los sistemas de Dominion, para asegurarse de que Trump perdiera las elecciones y luego de decirle a los activistas de izquierda sobre las presuntas acciones.

Tras las acusaciones Oltmann, fueron repetidas por Giuliani y Powell. El 19 de noviembre, los dos abogados, dijeron durante una conferencia de prensa en las oficinas del Comité Nacional Republicano, que Coomer estaba en el centro del plan para piratear los sistemas de votación. Powell también afirmó, que el plan involucraba a Smartmatic, funcionarios venezolanos e individuos vinculados a Soros, así como una “influencia masiva del dinero comunista”.

Trump todavía afirma, sin pruebas, que le robaron la elección, Giuliani y Powell, han reiterado que la elección fue fraudulenta. En un expediente judicial de agosto, un abogado que representaba a Giuliani, dijo que algunas de sus afirmaciones sobre las elecciones eran "sustancialmente ciertas".

Powell le dijo a un reportero de la Australian Broadcasting Corporation, hace menos de un mes que las elecciones de 2020, fueron "esencialmente un golpe incruento en el que asumieron la presidencia de los Estados Unidos sin un solo disparo".

Los documentos judiciales muestran que durante una deposición, Giuliani dijo que no había visto el memo, antes de participar en la rueda de prensa y también cuestionó las intenciones de quienes compilaron el memo.

"Querían que Trump perdiera porque podían recaudar más dinero", dijo en la declaración, según los documentos judiciales.

Pero Giuliani también dijo que él y Powell eran "supervisores activos" del plan de la campaña de Trump, para desafiar los resultados de las elecciones.

La moción afirma que "las líneas estaban borrosas", con respecto a para quién trabajaba Powell; no estaba claro si estaba trabajando para ella, su organización sin fines de lucro o la campaña de Trump. Trump intentó distanciarse de Powell, después de la rueda de prensa, pero en diciembre consideró traerla de vuelta al equipo.

Dominion ha demandado tanto a Giuliani como a Powell por difamación, así como al director ejecutivo de MyPillow, Mike Lindell, por hacer acusaciones falsas sobre las elecciones.

El mes pasado, un juez federal en Detriot, dictaminó que se impondrían sanciones a Powell y a otros ocho abogados pro-Trump, sin incluir a Giuliani, quien presentó una demanda en Michigan para intentar anular los resultados de las elecciones en el estado, mediante el despliegue de afirmaciones falsas sobre Dominio.

La jueza Linda Parker escribió en su decisión que “este caso nunca se trató de fraude. Se trataba de socavar la fe del pueblo en nuestra democracia y degradar el proceso judicial para hacerlo”.

La licencia legal de Giuliani en Nueva York, fue suspendida en junio por "declaraciones demostrablemente falsas y engañosas", durante la pelea electoral de 2020, dijo un tribunal estatal.

Los nuevos documentos judiciales también muestran que los exfuncionarios de la campaña de Trump, todavía creen que la elección fue nefasta.

"Sí, señor", dijo el representante de campaña de Trump, Sean Dollman, cuando los abogados que representaban a Coomer le preguntaron si pensaba que la elección fue fraudulenta.

"¿En qué se basa esa opinión?" preguntaron los abogados, lo que provocó una respuesta incierta de Dollman.

"No tenemos hechos definitivos subyacentes de que no lo fue", dijo.

Relacionados

Larry Elder no se compromete a aceptar resultado y crea web de fraude electoral; Newsom lidera encuestas

Un tercio de los candidatos republicanos promueven los dichos falsos de Trump sobre el fraude electoral

Portavoz de Trump comparte artículo que dice que sus afirmaciones de fraude electoral son “mentiras”

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.