La campaña de Kicillof: gestión, recorridas micro y distancia estratégica de Tolosa Paz

·5  min de lectura
Alberto Fernandez con con Kicillof
Ricardo Pristupluk

LA PLATA.- El gobernador de la provincia de Buenos Aires Axel Kicillof hace campaña de medio término con inauguración de obra pública y con la reivindicación de su gestión de gobierno. Se muestra con el presidente Alberto Fernández y hace proselitismo a favor de la lista del Frente para la Victoria, pero administra su presencia en función de su propio perfil.

El gobernador tendrá esta semana una maratón de obras e inauguraciones: hoy se mostrará dos veces con el Presidente, en San Martín y el Avellaneda. En Avellaneda estará también la vicepresidenta, Cristina Fernández en el primer acto donde se los verá unidos tras la polémica foto de la Quinta de Olivos.

El acto oficial junto a Fernández es un gesto simbólico de entrega de viviendas. Los cortes de cintas y recorridas de obras continuarán hasta mañana, a partir de lo cual comienza a regir la prohibición de actos públicos susceptibles de promover la captación del sufragio. Después comenzará una serie de recorridas más pequeñas por los municipios, similares a la campaña 2019.

Roque Fernández, el exministro de Menem que busca volver a la política de la mano de los evangélicos

Este año Kicillof no llevará el Clio, pero caminará los pueblos, hará reuniones con empresarios, sindicatos y con políticos locales y caminará ciudades del conurbano.

Más allá de las obras y de la difusión de la gestión, Kicillof no se muestra nunca a solas con la protagonista política de su lista, Victoria Tolosa Paz. La aspirante a legisladora levanta el perfil con temas económicos y Kicillof nunca salió a respaldarla en público.

La vicepresidenta Cristina Kirchner encabezó un acto en Lomas de Zamora para el relanzamiento del plan Qunita; la acompañó el gobernador de la Provincia, Axel Kicillof y el intendente del municipio Martín Insaurralde
Gentileza


La vicepresidenta Cristina Kirchner encabezó un acto en Lomas de Zamora para el relanzamiento del plan Qunita; la acompañó el gobernador de la Provincia, Axel Kicillof y el intendente del municipio Martín Insaurralde (Gentileza/)

“El candidato es la gestión”, se afirma en la Casa de Gobierno de La Plata. Nunca se muestra solo con la cabeza de la lista oficial. Siempre convoca y reivindica la figura del número dos, Daniel Gollán.

Pero esto podría cambiar: el Frente para la Victoria necesita posicionar y dar a conocer a la mujer que lidera su boleta , en el mes que queda antes de las Primarias Abiertas Simultaneas y Obligatorias del 12 de septiembre próximo.

Es una campaña distinta: con muy pocos actos multitudinarios -dado que están prohibidas reuniones de más de cien personas en espacios públicos-, sin movilizaciones a gran escala propias de la liturgia peronista -más allá de un cierre previsto en La Matanza-, la campaña final será en los medios y en las redes sociales.

De 2013 a 2021

En la Casa de Gobierno provincial comparan en absoluto off the record la campaña que encabeza Tolosa Paz con la campaña que hizo Martín Insaurralde durante las elecciones de medio término del segundo gobierno de Cristina Kirchner. “Hace falta primero que la gente la conozca. En definitiva son los nombres y las fotos que irán en la boleta”, se sostiene dentro de la gobernación.

Es notable que la elección se compare con la de 2013: el actual intendente de Lomas de Zamora fue el primer candidato a diputado nacional por el Frente para la Victoria en aquel año cuando la presidenta Cristina Kirchner enfrentaba la rebelión de Sergio Massa, ahora aliado y presidente de la Cámara de Diputados.

Entonces, el partido del gobierno no tuvo su mejor performance. En las elecciones primarias del 11 de agosto de 2013 Insaurralde obtuvo el 29,5 por ciento de los votos válidos para el Frente para la Victoria y quedó en segundo lugar, por detrás del Frente Renovador que obtuvo el 35 por ciento de los sufragios. En la elección general del 27 de octubre de 2013 también se impuso el Frente Renovador por una diferencia aún mayor: logró el 43 por ciento de los votos contra el 31 por ciento del Frente para la Victoria.

Alberto Fernández, talibán de sí mismo

Insaurralde argumentó entonces que tuvo apenas 40 días para lograr que su nombre sea conocido. El partido de gobierno no olvidó aquella lección el jueves apalancó a los candidatos de la lista en un acto con Insaurralde donde se los mostró junto a Kicillof y Cristina Kirchner.

La coalición de gobierno espera hacer ahora una mejor elección, pero reconoce al comparar a Insaurralde con Tolosa Paz las limitaciones de una figura que quizá es menos conocida en el plano nacional que su oponente externo que le peleará votos del peronismo, Florencio Randazzo.

De acuerdo a una encuesta que circula en el ámbito nacional la candidata oficial es de los dirigentes menos conocidos.

El exministro del Interior de Cristina Kirchner disputará el voto de los disconformes desde la alianza Vamos con vos y nadie espera que haga una elección tan buena como la de Massa en 2013, pero quizá su nombre ya es más conocido que el de la cabeza de lista del Frente para la Victoria, en términos individuales.

“Tenemos que mostrar a nuestros candidatos”, expresó a La Nacion una fuente de la Casa de Gobierno de La Plata que habla tanto con Kicillof como con Cristina Kirchner. No es una metáfora: los canales de comunicación oficial de la Casa de Gobierno difundieron esta semana declaraciones de Tolosa Paz, que en este momento no es funcionaria.

La semana que pasó Kicillof se mostró con Tolosa Paz y Gollán en un acto de entrega de créditos para vivienda en el Estadio Único Diego Maradona de La Plata.

Un día después se mostró con los dos candidatos en Lomas de Zamora. Kicillof expresó: “En la provincia de Buenos Aires, con Alberto, con Cristina se van recuperando derechos. Estamos en una elección. Tenemos que elegir entre más derecho, la producción y el trabajo o más deuda”. No mencionó ni una palabra del único proyecto de ley que impulsó Tolosa Paz, y que generó polémica la semana que pasó .

El gobernador no puede dar ni un paso en falso. La elección primaria es de suma importancia para este gobierno: comenzará a definir su autonomía para votar leyes en el Senado provincial. Allí Kicillof necesita arrebatar la mayoría de Juntos que, por ahora, condiciona la votación de leyes y de impuestos.

Para revertir esta relación de fuerzas necesita en noviembre una muy buena elección. No alcanza sólo con ganar. Tiene que arrasar, para desbancar la mayoría opositora del Senado de la provincia.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.