Alberto Fernández, en Catamarca: “No volvamos para atrás, atrás solo hay hospitales cerrados y escuelas cerradas”

·7  min de lectura
El presidente Alberto Fernández en Catamarca
Presidencia

El presidente Alberto Fernández desembarcó hoy en Catamarca, en la búsqueda de consolidar el apoyo del norte del país que el Gobierno espera cosechar en las PASO del mes próximo. “La pandemia nos demoró, pero ahora que estamos acelerando mucho la vacunación vemos un horizonte de salida, para que cada argentino y cada argentina tengan un puesto de trabajo”, dijo el mandatario en una recorrida de campaña y aseguró que no hubo ninguna provincia privilegiada en la distribución de la vacuna.

Más tarde, en el acto central por los 200 años de Catamarca, el Presidente resaltó su gestión ante la pandemia y recordó una frase de Mauricio Macri, sin nombrarlo. Fue cuando contó que cuando empezó a propagarse el virus le recomendaron que abriera todo y se enfermaran los que se tenían que enfermar. Fernández pronunció un encendido discurso y pidió el voto para el Frente de Todos. “No volvamos al pasado”, dijo. “Atrás solo hay hospitales cerrados y escuelas cerradas”, afirmó.

“Algunos nos quieren convencer de que la Argentina es un país invivible, yo estoy orgulloso de cada hombre y de cada mujer de mi pueblo. Han tenido fortaleza una y otra vez y siempre han demostrado la capacidad de levantarse como muy pocos otros pueblos en el mundo. Lo que les pido ahora que nos estamos levantando, que nos estamos vacunando, que se está recuperando la economía, que estamos saliendo de la pandemia, por favor caminemos hacia el futuro. No volvamos para atrás que solo tendremos hospitales cerrados, escuelas cerradas, universidades cerradas, gente sin trabajo”, advirtió.

Fernández fue recibido por el gobernador de Catamarca, Raúl Jalil, quien se manifestó a favor de su reelección en 2023, aunque delante del Presidente “no hizo ningún comentario al respecto”, aseguraron a LA NACION fuentes de la comitiva que acompañó al mandatario a la provincia norteña. “Alberto recibió muchos saludos de la gente en la calle”, afirmaron los voceros consultados.

El presidente Alberto Fernández en Catamarca
Presidencia


El presidente Alberto Fernández en Catamarca (Presidencia/)

En el Norte del país, el Gobierno espera obtener una victoria electoral “contundente”, así como también en la Patagonia y en el Conurbano bonaerense, que le permitan contrapesar posibles derrotas ante la oposición en distritos importantes de la zona central , como la ciudad de Buenos Aires, Córdoba, Mendoza y eventualmente Santa Fe. Por eso, Fernández inició esta semana las salidas de campaña al interior.

El próximo viernes, viajará a La Pampa, en tanto que para la semana próxima se está definiendo una agenda de salidas en la Casa Rosada. Fernández arribó esta tarde al Aeropuerto Internacional “Coronel Felipe Varela” de San Fernando del Valle de Catamarca, donde fue recibido por el gobernador Jalil. El jefe de Estado recorrió las instalaciones de la planta textil Confecat S.A., empresa líder en la elaboración nacional de ropa y calzado de trabajo.

Posteriormente, el jefe de Estado participó de la celebración por el bicentenario de la autonomía de Catamarca. “Lo que más sueño es ver esto: una Argentina que produce, que da trabajo, una Argentina que consume, que exporta y en eso estamos empeñados”, expresó Fernández durante la visita a la fábrica, donde estuvo acompañado además por los ministros de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y de Interior, Eduardo de Pedro, y los gobernadores de Misiones, Oscar Herrera Ahuad, y de La Rioja, Ricardo Quintela, y la diputada nacional Lucía Corpacci.

Tras un acto de una hora comenzó a hablar Fernández donde aseguró: “En tres meses habíamos conseguido resultados alentadores cuando aquel 19 de marzo del 2020 nos encontró la pandemia. Y a la pandemia de la que veníamos se nos sumó una nueva. Una era una pandemia política y otra era real. Ese día entendí más que nunca la importancia de estar unidos”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

“Un escenario donde después de muchos años el sarampión volvió a instalarse como enfermedad en la Argentina y en ese escenario tuve que juntar fuerzas y poner el pecho y ver cómo salíamos”, remarcó Fernández y agregó: “Descubrimos que había argentinos que no teníamos idea a qué se dedicaban qué hacían y empezamos a buscarlos. Cuando terminamos de contar había 9 millones de argentinos invisibilizados y ellos recibieron el IFE, que sirvió para paliar los efectos de una pandemia que era impiadosa”.

Sobre la campaña de vacunación dijo: “Vivimos en un mundo donde pocos tienen mucho y millones tienen nada y descubrimos que el 90 por ciento de la vacuna estaban en el 10 por ciento de los países. No voy a parar hasta que el último argentino y argentina haya sido vacunada”.

“A nadie le pregunté de qué partido venía, cómo pensaba, porque los gobernadores gobernamos para el pueblo y a mí lo que me preocupa es que de mi pueblo argentino nadie más padezca. Estamos trabajando muy fuertemente por este norte grande, porque ha sido muchas veces olvidado. Yo no me siento feliz y tranquilo viviendo con semejantes periferias”, aseguró el Presidente y aprovechó para dejarle sus condolencias la familia de Eduardo Brizuela del Moral, exgobernador de Catamarca que murió hoy.

Sobre el final de su discurso, Fernández reiteró: “Estamos recuperando la economía poco a poco. Los trabajos se multiplican. Piensen ustedes que de aquí a fin de año vamos a estar construyendo 100 mil viviendas para argentinos y argentinas. 300 mil personas motorizadas detrás de la construcción de las viviendas que los argentinos y argentinas necesitan. No volvamos hacia atrás”.

La recorrida por la fábrica

El Presidente destacó que la empresa Confecat “es un orgullo para los argentinos”. “Hoy en día hace uniformes para el Ejército Argentino y hace borceguíes y botas para las Fuerzas Armadas que hasta hace poco tiempo compraba sus uniformes en China”, indicó. Y remarcó que “es una muestra de la Argentina que queremos, una Argentina que produce, que importa solo lo necesario para garantizar los insumos”.

El dueño de la empresa, Carlos Muia, le mostró los distintos circuitos de producción en los que se producen calzado e indumentaria de trabajo de la marca Ombú, emblema de la industria nacional. Además, los trabajadores le obsequiaron al Presidente una remera de Argentinos Juniors y los tradicionales borcegos Ombú. Muia agradeció la visita y se manifestó “orgulloso” porque “es el primer Presidente que nos visita en 40 años de historia que tiene esta empresa”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El empresario, además de Confecat, adquirió el 45 por ciento de Santista Argentina, principal productora de telas de jean del mercado nacional y del 80 por ciento de la ropa de trabajo que se usa en el país. Y también es presidente de la Unión Industrial de Catamarca y dueño de otras cuatro plantas textiles en el norte, donde trabajan 1675 personas. Además, recuperó Confecciones Riojanas, que había cerrado en 2019, y cuenta en la actualidad con dos plantas en La Rioja.

La empresa Santista, ex Grafa (Grandes Fábricas Argentinas), fue fundada hace 95 años por el grupo Bunge & Born con el fin de industrializar fibras, y en la década del 40 sumó la marca Ombú, que se consolidó como la líder en el segmento de ropa de trabajo. Además, es dueña de Grafil, que produce guardapolvos colegiales y telas para el sector de la salud.

Asimismo, cuenta con una planta en Famaillá, Tucumán, donde trabajan 900 operarios. En esa filial se producen 2.200.000 metros de tela mensuales, de los cuales 1.2 millones son de jean y gabardina de prendas de vestir y un millón de tela de indumentaria para trabajo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.