Una "caminata de placer" suspendido entre las torres de Sao Paulo

El brasileño Rafael Bridi cruzó este miércoles 510 metros sobre una cuerda suspendida a 114 metros del suelo, entre dos edificios del centro de Sao Paulo, rompiendo el récord de distancia en alturas dentro en una zona urbana en América.

Este equilibrista de 35 años recorrió descalzo la distancia en unos 25 minutos balanceándose en la cuerda dispuesta sobre el Vale do Anhangabaú, un espacio público en el centro de la gigantesca urbe brasileña, constató la AFPTV.

Estaba "siempre enfocado en la respiración y en mantener una postura relajada para que sea una caminata de placer, no una caminata de esfuerzo muy grande", dijo Bridi a AFPTV luego de descender sobre el techo del edificio.

Pero también se permitió "disfrutar de la vista, ver para abajo, ver el escenario, las personas, saludar a las que estaban en los edificios".

"No logro recordar los pensamientos porque estaba muy enfocado", añadió.

Bridi, de melena castaña y barba poblada, es especialista en estos desafíos con dos récord Guinness en highline, disciplina que consiste en balancearse sobre una cinta anclada en dos puntos, a alturas mayores de 10 metros.

Nacido en la ciudad de Florianópolis (estado de Santa Catarina, sur), dice sentirse "honrado" de ser acogido por Sao Paulo.

La megalópolis de más de 12 millones de habitantes en el sureste de Brasil incluyó este espectáculo aéreo como parte de los festejos por el 469º aniversario de su fundación.

"Es una manera de incentivar el deporte, abrir espacios para representaciones artísticas e intervenciones urbanas. Al final, el hombre construyó todos esos edificios... podemos usarlos de manera diferente, ¿no?", según Bridi.

A mitad del trayecto, perdió el equilibrio, pero logró evitar una caída al sentarse en la cuerda. Apenas una cuerda de seguridad lo sujetaba por precaución.

Segundos después, continuó la caminata.

Bridi volverá a intentar su proeza sin interrupciones en la tarde.

"Sao Paulo es muy diferente de cualquier cosa que uno pueda imaginar en Brasil y en el mundo", afirmó.

El equilibrista disfruta del aire libre ya que además practica surf, escalada, bicicleta o remo en canoa para "mantener el cuerpo en actividad".

Y sus logros sobre cuerdas también suelen estar cerca de la naturaleza.

En 2021, cruzó 18 metros entre dos globos aerostáticos, a una altitud de 1.901 metros, en Brasil, rompiendo un récord.

En otra aventura, en 2020 recorrió 261 metros sobre un volcán activo en Vanuatu -en el Pacífico sur, Oceanía- algo inédito.

"Tengo una rutina muy activa. Me despierto temprano, hago estiramientos, acostumbro meditar", dice el equilibrista que practica la disciplina hace una década y entrena al menos tres veces por semana en un highline en su casa.

fg-rsr/mls/llu