Camerún: personal de MSF es absuelto tras un año en la cárcel

 

La organización médico-humanitaria internacional Médicos Sin Fronteras (MSF) recibe con muchísimo alivio la noticia de la absolución de cinco trabajadores que habían sido llevados a juicio en Camerún tras ser acusados de cómplices en un acto de secesión. Cuatro de estos trabajadores sufrieron varios meses de encarcelamiento.

El 26 de diciembre de 2021, a un integrante de personal de enfermería y un conductor de ambulancia de MSF los detuvieron en Nguti, en la región suroeste de Camerún, mientras trasladaban al hospital a un paciente herido de bala.

Tras permanecer detenidos en prisión durante cinco meses, acusados de complicidad con secesionistas, a ambos trabajadores humanitarios los pusieron en libertad provisional en mayo de 2022.

A otros dos compañeros, un trabajador sanitario comunitario y un coordinador auxiliar de programa en la región, los detuvieron en enero de 2022 y se presentaron contra ellos los mismos cargos, mientras que a otro lo acusaron en rebeldía.

El 1 de noviembre de 2022, el Tribunal Militar de Buea dictó un auto de sobreseimiento en relación con uno de los trabajadores humanitarios en cuestión por falta de pruebas. Al integrante del personal de MSF lo liberaron poco después de la sentencia, tras pasar diez meses en prisión.

Finalmente, el 29 de diciembre, a todos los trabajadores de MSF que seguían detenidos los absolvieron, y el último de ellos quedó en libertad al día siguiente. También se declaró la absolución en el caso de un coordinador de proyectos de MSF que había sido juzgado en rebeldía.

“Estamos enormemente satisfechos con la sentencia que exonera a nuestros cinco compañeros —y, por extensión, a MSF como organización— de cualquier delito”, afirma Sylvain Groulx, coordinador de MSF en África central.

AFLICCIÓN Y ANGUSTIA

MSF deplora el hecho de que nuestro personal haya tenido que sufrir casi un año de encarcelamiento, lo cual les ha causado una aflicción y una angustia indecibles, tanto a ellos como a sus familias.

“MSF ha negado categóricamente cualquier complicidad con grupos armados o partes en cualquier crisis o conflicto violento. Nuestro personal se rige por la ética médica. Estas acusaciones carecían de fundamento desde el principio. Especialmente, porque las autoridades sabían exactamente cómo estábamos prestando asistencia médica”, afirma.

“Acusar al personal médico por el simple hecho de hacer su trabajo, es decir, por tratar a los pacientes que tienen delante, es sencillamente inmoral y contrario a toda ética y legislación médica y humanitaria”, afirma Groulx.

En mayo de 2022, tras la detención de cuatro integrantes del personal de MSF, nuestros equipos tomaron la difícil decisión de suspender las actividades en la región suroeste de Camerún. Nuestra intención es reanudar los servicios sanitarios que permiten salvar vidas, tan necesarios en la región, pero para ello es menester que se cumplan unos requisitos básicos que permitan garantizar que nuestras actividades médicas se lleven a cabo en un entorno seguro, y que los pacientes y el personal estén protegidos.

“A pesar de nuestros intentos de abrir un canal de diálogo con el gobierno para garantizar que nuestros equipos puedan continuar realizando sus actividades vitales en la región suroeste de Camerún, el gobierno no ha respondido. Esto no ha permitido llegar a un acuerdo que asegure unas condiciones de trabajo que garanticen la seguridad de nuestros equipos y pacientes”, sostiene Groulx.

MSF, EN CAMERÚN DESDE 1984

“Esto nos impide reanudar los servicios médicos críticos para salvar vidas, que se necesitan desesperadamente en la región suroeste”, afirma.

Los equipos de MSF deben poder prestar atención médica a todos los pacientes que la necesiten, de acuerdo con la ética médica y siguiendo los principios humanitarios de independencia, imparcialidad y neutralidad.

“Seguimos dispuestos a continuar las conversaciones con las autoridades camerunesas para analizar la viabilidad de reanudar las actividades médicas y humanitarias en la región suroeste de Camerún, siempre que se cumplan los requisitos mencionados”.

En diciembre de 2020, las autoridades suspendieron las actividades médicas de MSF en la región noroeste tras una serie de denuncias que acusaban a MSF de apoyar a grupos armados locales, lo que MSF ha negado sistemáticamente tanto públicamente como en reuniones con las autoridades. Esta suspensión nunca se levantó y, también aquí, MSF sigue abierta al diálogo para reiniciar su apoyo médico a la población.

MSF ha estado trabajando en Camerún desde 1984 y en la región suroeste desde 2018. Nuestros equipos médicos en la región han realizado más de 400,000 consultas médicas, y más de 68,000 consultas en centros de salud a los que prestamos apoyo desde 2019.

En 2021, los centros con apoyo de MSF también proporcionaron asistencia en 2,284 partos. En 2021, nuestros equipos de ambulancias (el único sistema de derivación de urgencias del suroeste hasta que se suspendieron las actividades) transportaron a más de 8,000 pacientes para que recibieran atención médica urgente. N

Newsweek en Español te recomienda también estas notas:

Ali: nacer en el Mediterráneo, separarse de su familia y reunirse

Menores no acompañados: ‘Todo lo que quiero es tener una vida normal’

La homosexualidad sigue siendo ilegal en estos 67 países de la ONU