Cambio climático y guerra Rusia-Ucrania pegan a industria mundial del vino

Imagen de archivo. Una ingeniera agrícola examina vides en un viñedo en Haro, España.

Por Diego Oré

CIUDAD DE MÉXICO, 3 nov (Reuters) - El cambio climático y las repercusiones de la guerra entre Rusia y Ucrania seguirían afectando la producción y venta mundiales de vino, una industria que mueve más de 300,000 millones de dólares cada año y que ya venía golpeada por la pandemia, dijo el director general del mayor organismo vinícola.

Pau Roca, director general de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), que agrupa a 49 países productores, aseguró que las empresas deben adaptarse a las sequías, heladas o las excesivas lluvias producidas por el calentamiento global, ya que se han convertido en fenómenos "regulares".

"Seguimos viendo los efectos del cambio climático", dijo Roca a Reuters el miércoles, al confirmar que en 2022 la producción mundial de vino caerá ligeramente por el clima tórrido en Europa, donde se encuentran los principales productores mundiales de la bebida: Italia, Francia y España.

"Llevamos muchos años constatándolo. Tenemos un largo histórico para confirmar que el cambio climático tiene un efecto enorme y constante en el sector del vino", agregó.

El español de 64 años, quien se encuentra en México presidiendo el 43 congreso mundial de la viña y el vino, aseguró que, a pesar de que la superficie de los viñedos alrededor del mundo es estable, "el cambio climático puede influir".

La previsión de producción de la OIV para el año que termina es de entre 257,5 y 262,3 millones de hectolitros (Mhl), con una estimación media de 259,9 Mhl. La cifra es un 1% inferior a la registrada en 2021 y está por debajo de la media de los últimos 20 años. Un hectolitro equivale a 133 botellas de vino estándar.

GEOPOLÍTICA DEL VINO

El año pasado, España -el tercer mayor productor de vino del mundo- exportó 24,2 millones de euros a Rusia y 16,2 millones de euros a Ucrania. Este año, sin embargo, la factura se reducirá casi cero, adelantó Roca, producto del conflicto en Europa del este.

"Hay una completa disrupción en los mercados", sostuvo.

La invasión a Ucrania no sólo está afectando a los países involucrados. Rusia es un gran importador de vinos de alta gama, una práctica que "ha sido suprimida" desde que estalló la guerra, sostuvo Roca.

Sin embargo, el ejecutivo agregó que la industria vinícola mundial se está viendo más afectada por los efectos de la crisis energética que el conflicto bélico está generando, como la alta inflación que ha pegado al consumo.

A pesar de que se preveía que el Brexit -que entró en vigencia a principios de 2020- causara una caída en las importaciones británicas de vinos desde la Unión Europea, la predicción no se ha cumplido y, por el contrario, las compras se han incrementado y el valor también aumentó, dijo Roca.

El directivo, quien estudio ciencias biológicas en su natal España, aseguró que las importaciones de vino europeo a Estados Unidos se han recuperado luego de que en 2019 el gobierno del entonces presidente Donald Trump les impusiera aranceles que finalmente fueron levantados a mediados del año pasado.

Y, ahora, explicó Roca, el objetivo de los grandes productores es ampliar el mercado estadounidense, el más grande del mundo.

"Como (Estados Unidos) tiene un ratio de consumo per cápita muy bajo, tiene un potencial de crecimiento muy importante", aseguró. "Estamos en la necesidad de crear una demanda", añadió.

(Reporte de Diego Oré)