Cambio climático y cáncer de pulmón llegan al congreso de oncólogos europeos

·2  min de lectura

París, 9 sep (EFE).- El cambio climático, la contaminación del aire y su incidencia en mayores tasas de cáncer de pulmón serán asuntos presentes en el congreso que la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO) celebra en París desde este viernes y hasta el día 13, y que reúne a 25.000 oncólogos en torno a 3.300 comunicaciones científicas.

Según fuentes de la organización, el congreso de este año, con el lema "Comprender la enfermedad para brindar una mejor atención a los pacientes con cáncer", expondrá los últimos avances en la investigación que buscan, más que reducir la incidencia de los tumores, ofrecer mejores expectativas y calidad de vida, mayores porcentajes de supervivencia e, incluso, aumentar los casos de curación completa.

Pero aunque la vinculación de polución y cáncer de pulmón entre población no fumadora sea uno de los temas estrella del congreso, también se abordarán presentaciones relevantes en torno a la detección de múltiples cánceres a través de un simple análisis de sangre.

El uso de un test de sangre para detectar un tumor supone un hito ya que diagnosticar el cáncer en una fase temprana permite acudir a tratamientos curativos no agresivos.

También se debatirán en el congreso los avances con tratamientos de inmunoterapia, medicina personalizada o terapia de células CAR-T en tumores sólidos, que en estos momentos se erigen como los mejores abordajes para tratar el cáncer.

Y se pone el foco en patologías oncológicas como los tumores gastrointestinales, hasta ahora con menos opciones terapéuticas pero que gracias a la innovación podrá avanzarse en su curación.

Tras dos años de congreso en formato digital por la pandemia, ESMO lleva a esta edición la sostenibilidad en la oncología, al objeto de prevenir el agotamiento de recursos en la atención médica y que haya equidad en el acceso a las terapias.

El congreso, que inaugura este mediodía la presidenta de ESMO, Solange Peters, también ahondará en la necesidad de que el número de oncólogos en un sistema de salud sea proporcional a las necesidades de la población y a los pacientes que atiende.

Se calcula que en Europa más de 12 millones de personas han sobrevivido al cáncer, incluidos 300.000 supervivientes de cáncer infantil, gracias a los avances en detección precoz, terapias y cuidados de apoyo.

(c) Agencia EFE