Camacho, el líder opositor que pone en jaque a Morales en Bolivia

El líder opositor boliviano Luis Fernando Camacho saludado por seguidores en el aeropuerto de Santa Cruz, el 5 de noviembre de 2019 (AFP | DANIEL WALKER)

Histriónico, elocuente y fundamentalista, Luis Fernando Camacho es el líder de la rebelión de la rica región de Santa Cruz que pretende destronar a Evo Morales, con una biblia en una mano y una carta de renuncia del presidente boliviano en la otra.

Presidente del Comité Pro-Santa Cruz, un conglomerado de entidades empresariales, vecinales y laborales de derecha, es un abogado de 40 años con maestría en derecho tributario en la Universitat de Barcelona.

Camacho voló de Santa Cruz (este) a La Paz la noche del lunes para forzar a Morales a firmar una carta de renuncia que él le redactó, pero tuvo que regresar este martes en la mañana a su bastión, impedido de salir del aeropuerto por la presencia de enardecidos manifestantes oficialistas.

Algunos en Bolivia hacen una analogía entre este adversario de Morales, reelegido para un cuarto mandato en los cuestionados comicios del 20 de octubre, con el líder parlamentario opositor venezolano Juan Guaidó, quien puso en un interminable jaque al mandatario Nicolás Maduro, al ser reconocido como presidente encargado por medio centenar de países.

Pero a diferencia del dirigente venezolano, Camacho carece hasta el momento de un apoyo internacional explícito o de un cargo público en su afán de desafiar al presidente boliviano.

De familia oriunda de Cochabamba, región central caracterizada por gente combativa, Camacho es además miembro de una empresa familiar inmobiliaria y otra avícola.

Se ha convertido en el rostro más visible de la oposición boliviana después de los comicios, aunque no fue candidato a la presidencia, opacando al expresidente centrista Carlos Mesa (2003-2005), segundo en la votación.

Aunque nadie sabe a ciencia cierta si hay un grupo político que lo apoye, Camacho formó su liderazgo en el comité cívico juvenil de Santa Cruz, una organización de derecha radical, y en las "fraternidades", comparsas carnavaleras elitistas.

Según el portal Primera Línea, Camacho forma parte de Los Caballeros del Oriente, una de las dos grandes logias influyentes en Santa Cruz.

- Ultimátum -

El líder regional había dado el sábado un ultimátum de 48 horas a Morales para que renuncie, demanda que obviamente cayó en saco roto. También pidió la intervención de los militares en la crisis política, un tema ultrasensible en una nación que vivió cuartelazos y dictaduras castrenses antes de 1982.

El resto de la oposición, incluido Mesa, coincide con Camacho en el pedido de anular los comicios y la convocatoria a nuevas elecciones con un tribunal electoral imparcial.

- "Como Pablo Escobar" -

Fogoso y apasionado, Camacho puso en la sombra a muchos líderes de su región, incluidos dos candidatos a la presidencia, el pastor evangélico coreano nacionalizado boliviano Chi Hyun Chung (tercero en la votación) y el senador de derecha Oscar Ortiz (cuarto).

El líder cívico ordenó a sus seguidores ocupar las calles y edificios del aparato estatal.

Sus medidas son acatadas masivamente en Santa Cruz, pero solo parcialmente en otras regiones como Cochabamba (centro), Tarija (sur) o Potosí (suroeste), donde radica la oposición andina a Morales.

Polémico, Camacho declaró hace unos días a sus bases: "Tenemos que hacer, salvando las diferencias, y sacar la agenda como lo hacía (el narcotraficante colombiano) Pablo Escobar, pero solo para anotar los nombres de los traicioneros de este pueblo, porque queremos que el día de mañana vayan presos, pero no por rencor y odio, sino por justicia".