El calor que sofoca al oeste de EEUU bate récords: el pavimento podría causar quemaduras

·4  min de lectura

Conforme se acerca el verano, las temperaturas en amplias zonas de Estados Unidos se elevan de modo notorio y perturbador, en magnitudes récord. Por ejemplo, en el Valle de la Muerte, en California, se han alcanzado ya los 124 °F (51.1 °C) y puede ir a más.

El récord mundial de temperatura se registró oficialmente el 10 de julio de 1913 no lejos de Las Vegas, en la parte californiana del Valle de la Muerte: 56,7°C. (Photo by Josh Brasted/Getty Images)
El récord mundial de temperatura se registró oficialmente el 10 de julio de 1913 no lejos de Las Vegas, en la parte californiana del Valle de la Muerte: 56,7°C. (Photo by Josh Brasted/Getty Images)

El Valle de la Muerte, cabe decir, es un lugar de suyo ardiente, pero en muchas otras partes del país, como comenta NBC News se están alcanzando temperaturas récord. Por ejemplo, en Billings, Montana, se han registrado 108°F (42.2°C), en Salt Lake City 107°F (41.6°C), en Denver 101°F (38.3°C) y en multitud de localidades del oeste del país los termómetros marcan con frecuencia temperaturas mayores de 90°F (32.2°C).

Un trabajador del Parque Nacional del Valle de la Muerte posa con el termómetro que muestra la temperatura exterior en ese lugar de California: 130°F (54.4°C) en junio de 2013. En 2021 ya se han registrado allí temperaturas que exceden los 51°C. (Reuters)
Un trabajador del Parque Nacional del Valle de la Muerte posa con el termómetro que muestra la temperatura exterior en ese lugar de California: 130°F (54.4°C) en junio de 2013. En 2021 ya se han registrado allí temperaturas que exceden los 51°C. (Reuters)

Las temperaturas llegarán a ser tan altas que el pavimento de aceras, calles y carreteras podrían quemar a las personas en Arizona y Nevada, se comentó en The Independent.

"No se necesita mucho tiempo para obtener un espesor total o una quemadura de tercer grado cuando se expone al pavimento caliente", dijo el Dr. Foster en una sesión informativa, de acuerdo a The Independent. La temperatura del pavimento puede alcanzar en días muy calientes hasta 180°F (82.2°C), por lo que bien puede allí freírse un huevo, o la piel de una persona.

Casos de quemaduras de tercer grado por contacto con el suelo muy caliente son frecuentes y aumentaron 49% entre 2018 y 2020, de acuerdo con expertos. Objetos metálicos que se exponen al sol o a elevadas temperaturas también resultan peligrosos.

Y con la ola de calor que se espera para los próximos días, 110 millones de estadounidenses enfrentarán temperaturas de más de 32°C y más de 20 millones verán los termómetros superar los 37.7°C en sus localidades.

En Arizona y Nevada se romperán récords de altas temperaturas en los próximos días.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Por añadidura, los fuertes calores presentes y los que se avecinan (a los que hay que sumar una severa sequía en el oeste estadounidense) no son un fenómeno único o pasajero. En realidad, son signo de las condiciones del tiempo que se constituyen en una nueva normalidad, dados los efectos crecientes del cambio climático.

Así, en el oeste estadounidense, condiciones de días muy cálidos y secos, con sequías agudas, prefiguran el panorama al que tendrán que adaptarse las poblaciones de la región y la sociedad en general. Una situación que no será fácil y tiene profundas implicaciones en la economía y los ecosistemas.

Por ejemplo, incendios forestales cada vez más frecuentes y amplios amenazan la región y áreas que son centros de producción agropecuaria que producen alimentos de los que se abastece todo el país encararán sequías y retos crecientes. La escasez de lluvias, la pérdida de glaciales en las Rocallosas y el intenso consumo reducirán la disponibilidad de agua, lo que tendrá impactos masivos para decenas de millones de personas en grandes centros urbanos y para la producción agropecuaria del oeste del país.

Mapas del Sistema de Monitoreo de Sequía de Estados Unidos muestran que en prácticamente todo el oeste de Estados Unidos se registra una escasez de lluvias, con situaciones de grave severidad en zonas muy extensas.

Los colores marrones y rojos muestran zonas donde se experimentan sequías extremas o graves en el oeste de Estados Unidos. (droughtmonitor.unl.edu)
Los colores marrones y rojos muestran zonas donde se experimentan sequías extremas o graves en el oeste de Estados Unidos. (droughtmonitor.unl.edu)

Y el mayor calor también suscita un mayor consumo eléctrico, lo que pone a los sistemas de generación y transmisión bajo presiones mayúsculas, con el riesgo incrementado de apagones.

Por lo pronto, el Servicio Meteorológico Nacional ha emitido para esta semana alertas por muy altas temperaturas en Arizona, California, Nevada y Utah. Algo que ha sido calificado como de un evento “raro, peligroso y mortal”, de acuerdo a AccuWeather.

Cuando las temperaturas son tan extremas, lo recomendable es no exponerse al sol y al ardiente exterior, lo que es aún más importante en el caso de ancianos y niños.

La alteración de las temperaturas y la agudización fenómenos meteorológicos extremos (sean sequías, inundaciones, huracanes y demás) se han recrudecido año con año en muchas regiones del país (y del mundo) y en realidad prefiguran las condiciones que podrían prevalecer en años próximos, con incluso mayores extremos y peligros, a causa del cambio climático.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.