Calor extremo provocó gigantescas tormentas en la Tierra antigua, dicen los científicos

·2  min de lectura

Es probable que la Tierra haya experimentado temperaturas en el pasado distante de 20 a 30 grados Fahrenheit más calientes que hoy, provocando tormentas de cientos de millas de ancho que podrían arrojar más de un pie (30 centímetros) de lluvia en cuestión de horas, dicen los científicos.

Y existe una alta probabilidad de que el planeta las vuelva a experimentar dentro de cientos de millones de años a medida que el Sol continúe brillando, según un estudio.

Investigadores de la Universidad de Harvard que crearon modelos atmosféricos encontraron que durante las épocas de calor extremo, conocidas como "períodos de invernadero", la Tierra puede haber experimentado ciclos de sequías seguidos de tormentas masivas.

Los científicos “elevaron” la temperatura de la superficie del mar de la Tierra a 130° F (54° C), ya sea agregando más dióxido de carbono, aproximadamente 64 veces la cantidad actual en la atmósfera, o aumentando el brillo del Sol en aproximadamente un 10%.

Hubo varios puntos en la historia de la Tierra donde esto podría haber sucedido, incluso hace unos pocos miles de millones de años y hasta hace cientos de millones de años.

Jacob Seeley, autor del artículo, dijo: “descubrimos que en climas extremadamente cálidos, podría haber varios días sin lluvia en ninguna lugar sobre una gran parte del océano.

“Entonces, de repente, una tormenta masiva estallaría sobre casi todo el lugar, arrojando una enorme cantidad de lluvia. Luego estaría en calma por un par de días y se repetiría".

Robin Wordsworth, autor principal del estudio, publicado en Nature, agregó: "este ciclo episódico de diluvios es un estado atmosférico nuevo y completamente inesperado".

Leer más: Calentamiento global provocaría que los virus se vuelvan más difíciles de erradicar

Los expertos dicen que su investigación no está relacionada con el cambio climático causado por los humanos, pero arroja luz sobre el pasado lejano y el futuro lejano de la Tierra.

Además, también puede ayudar a comprender los climas de los exoplanetas, los que están fuera del sistema solar, que orbitan estrellas distantes.

A temperaturas de 20 o 30 grados Fahrenheit por encima de las actuales, una "capa de inhibición" evita que las nubes convectivas se eleven a la atmósfera superior y formen nubes de lluvia.

Al mismo tiempo, se forman otras nubes en la atmósfera superior, de las cuales la lluvia se evapora, devolviendo toda el agua al sistema. Después de varios días, erosiona la barrera, provocando un diluvio de horas.

En una simulación, los investigadores observaron más lluvia en un período de seis horas que la caída de algunos ciclones tropicales en Estados Unidos durante varios días.

“Aunque un aumento de 30 grados en la temperatura de la superficie del mar es mucho más de lo que se predice para el cambio climático causado por el hombre, empujar los modelos atmosféricos a un territorio desconocido puede revelar destellos de lo que la Tierra es capaz de hacer”, dijo Seeley.

Relacionados

COP26: promesas podrían limitar calentamiento global a menos de 2° Celsius por primera vez, según un análisis

Científico que dirigió la mayor expedición al Ártico dice que calentamiento puede ser irreversible

Estudio: Calentamiento global ya producido anulará objetivos

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.