De las calles de La Habana a los cielos de EEUU. Empresa de Miami pone sabor latino en JetBlue

Lo más lógico sería decir que la alianza de Chifles Chips, una compañía de Miami, con JetBlue para entregar como snacks mariquitas de plátanos en los aviones de la aerolínea es una manera de alimentar a viajeros cansados, que corren de una terminal a otra en los aeropuertos, después de pasar puntos de control donde hay que quitarse los zapatos y dejarse inspeccionar como si fueras al doctor.

Viajar en estos tiempos es un calvario que solo se compensa con que al final se tiene la experiencia de ver Nueva York, San Francisco, Boston, Londres o una playa turquesa donde el relax es tal que los teléfonos celulares no importan. Si entremedio, esos sufridos viajeros pueden merendar en los aviones unos chifles –así le dicen a las mariquitas de plátanos en Perú y Ecuador–, la palabra es “alegrarse” en vez de alimentarse.

Frente a ese paquetico de Chifles, 90 calorías de sabor latino que van de la boca al corazón, las personas se sienten que los dioses no las han olvidado. Y todo eso adquiere más valor para el ecosistema de negocios de Miami, si se considera que es una empresa situada en el noroeste de la ciudad, adquirida en el 2017 por un inmigrante cubano que en 1973 comenzó a trabajar como chófer de los camiones que distribuían los “chifles”.

“Ha sido una gran experiencia que una empresa como JetBlue le dé esta oportunidad a una pequeña compañía latina como la nuestra”, dice Tony Rivas Jr., director ejecutivo de Chifles Chips, quien paralelamente a la noticia de ese gran negocio, va contando la historia de su padre, Tony Rivas Sr., el carrero que primero se hizo supervisor, luego compró la distribuidora de Chifles, y más tarde la misma compañía.

“Ya está en los aviones desde agosto”, apunta Rivas, hablando de los chifles, el primer snack latino a bordo de JetBlue.

Rivas cuenta que amigos y familiares le envían las fotos de las mariquitas en los aviones.

“Mientras que otras compañías hablan de inclusión y diversidad, JetBlue no habla pero hace”, dice Rivas.

La popularidad de las mariquitas le ha causado ”problemas”, reconoce el ejecutivo, porque al principio habían estimado que iban a pedir alrededor de 600,000 bolsas, pero en el tercer período ya son 1.8 millones de bolsas.

“Son buenos problemas porque ahora tenemos que buscar la manera de producir más”, reconoce, consciente de que su producto está expuesto a un mercado nuevo, y que ahora pueden darles sabores latinos a pasajeros que no habían tenido esa experiencia antes.

¿Chifles o mariquitas?

La verdad es que no hay que hacer ninguna elección. Chifles es como le dicen a las mariquitas en Ecuador y Perú, y los fundadores de la compañía fueron una familia ecuatoriana que en 1963 la abrieron en Tampa, inspirados en las mariquitas de plátanos que pregonaban los vendedores callejeros en La Habana.

Si Ecuador es líder en la producción de plátanos, no es difícil imaginar que los mayores consumidores del snack están en el sur de la Florida.

Tony Rivas Jr., CEO de Chifles Chips, indicó que sus mariquitas de plátano son la primera merienda latina en JetBlue.
Tony Rivas Jr., CEO de Chifles Chips, indicó que sus mariquitas de plátano son la primera merienda latina en JetBlue.

Chifles Chips también tiene plátanos en forma de tostones, y vende además chips de yuquitas, que son una maravilla. Además de en los aviones, estos productos se pueden encontrar, a veces en paquetes familiares, en los supermercados y en las gasolineras.

El negocio hoy tiene 40 empleados, pero trabajan con más de 100 distribuidores en todo el país, dice Tony Rivas Jr., que espera extenderse a más mercados por todo Estados Unidos ahora que las mariquitas vuelan en avión.

De chófer a dueño de la compañía

Tony Rivas Jr. recuerda cuando se levantaba a las 4:30 de la mañana para ayudar a su papá con la distribución de las mariquitas. Entonces él estudiaba en Belen Jesuit Preparatory School y antes de entrar a la escuela tenía que ir hasta Hialeah y descargar una rastra.

Hija de exiliados cubanos, primera latina que funda un club económico que impulsa a Miami

Después de graduarse de ingeniería industrial en la Universidad de la Florida, Rivas Jr. siguió vinculado al negocio de la distribución, que su padre había adquirido en 1999. Para entonces se habían convertido en los primeros en el sur de la Florida.

“Este es un negocio familiar. Cuando se rompe algo lo arregla mi tío, mis primos son los que diseñan los paquetes”, dice Tony, que está al frente de la marca y trabaja como socio desde el 2010 con su padre, que sigue al frente de la distribución.

Tony Rivas Jr. y Tony Rivas Sr. dirigen la compañía Chifles, con sede en Miami, que ofrece ahora snacks con sabor latino en los aviones de la aerolínea JetBlue.
Tony Rivas Jr. y Tony Rivas Sr. dirigen la compañía Chifles, con sede en Miami, que ofrece ahora snacks con sabor latino en los aviones de la aerolínea JetBlue.

En el 2017 compraron la compañía a los dueños originales, y cuatro meses después de que la empresa cambiara de administración, se produjo una tragedia y lo perdieron casi todo. Un incendio redujo a cenizas el almacén de Chifles y paralizó la producción.

Empresaria cubana: del temor a hablar inglés a reunirse con el presidente Biden en la Casa Blanca

Entonces se enfocaron en reconstruir la empresa y en la nueva fábrica siguen empacando el plátano que reciben de Ecuador. Hoy son cinco veces más grande que cuando la adquirieron, afirma Rivas.

“El futuro lo veo lleno de oportunidades, quiero seguir usando este partneship con JetBlue para presentar la marca Chifles a todos Estados Unidos y fuera de aquí”, concluye Rivas.