"Las calles son nuestras", afirman salvadoreñas

San Salvador, 8 Mar(Notimex).- Las mujeres de esta capital y otras ciudades de El Salvador salieron hoy para reivindicar "el uso de las calles como un lugar nuestro y siempre negado".

En sus consignas, pancartas y mantas denunciaron la explotación laboral y acoso sexual en las maquiladoras, a cargo de sus propios compañeros de trabajo y supervisores. También la carencia de salarios dignos, crímenes de odio o falta de seguridad social para las trabajadoras domésticas, reportó La Prensa Gráfica.

Un lugar destacado en las demandas fue el de justicia para la niña que fue tocada en sus partes genitales mientras jugaba en la población de Ilopango, al oriente capitalino. El presunto responsable del crimen es el magistrado Jaime Escalante Diaz, quien se encuentra preso en su casa mientras la agredida y su familia tuvieron que huir por las amenazas que han recibido.

El Salvador, uno de los países más violentos en Centroamérica y el mundo, registra pocas mujeres solas por sus calles, ya que en ellas son objeto de supuestos halagos, verdaderos actos de acoso, sin que sean raras las violaciones.

Una agravante adicional en el caso de violación es que si la afectada resulta embarazada, la ley la obliga a dar a luz sin preguntarle su parecer.

Decidir si se quiere abortar en caso de violación, si existe peligro de muerte de la madre, en un embarazo inviable según dictamen médico o si existe trata de personas, son las cuatro causales para permitir el aborto por el que luchan las salvadoreñas.

También protestaron por "la militarización de un estado patriarcal y capitalista, en el marco de las políticas de seguridad, que legitima esta violencia hacia los cuerpos de mujeres, diversas niñas y adolescentes desde el abuso de poder y la represión", explicó Pamela Portillo al rotativo.

En tanto, la cuenta Twitter del presidente salvadoreño Nayib Bukele no había hecho referencia hasta esta tarde a la jornada por el Día Internacional de la Mujer.

Había tres videos sobre el quiebre de una ánfora alcancía en la cual una ciudadana ahorró monedas para el Plan de Contención Territorial en materia de seguridad, un trámite detenido en el legislativo salvadoreño.

-Fin de nota-

NTX/I/JEH/JGM