El "caligrafitero" tunecino eL Seed llega a Miami con un mensaje de unidad

Miami, 12 mar (EFE).- "Cuando pintas en la calle todo puede desaparecer, pero lo que se queda es el momento que vives con la comunidad", afirma en una entrevista con Efe en Miami el artista callejero eL Seed, reconocido internacionalmente por sus obras inspiradas en la caligrafía árabe.

Nacido en París en 1981 en el seno de una familia tunecina, eL Seed presenta en una galería de Miami "Collection of Moments", una exposición que es su primera retrospectiva en EE.UU. y reúne una veintena de cuadros y esculturas realizadas en los últimos once años.

También conocido como El Cid de Tabulbah, una ciudad del noreste de Túnez, eL Seed no se considera a si mismo un calígrafo porque tiene "un estilo propio" que no sigue las normas tradicionales.

Y porque para serlo -dice- se requiere de años de estudio y ser nombrado por un maestro.

EL CALIGRAFITI

Sin embargo, la caligrafía es parte fundamental de su arte, hasta el punto que lo denomina "caligrafiti".

"Siempre digo que la escritura árabe y la caligrafía te alcanzan el alma antes de tocarte los ojos. Y aunque no entiendas lo que pone y no sepas nada de esto, es algo que crea una emoción dentro de ti", señaló a Efe.

Este artista multiplataforma viaja a diferentes regiones del planeta y entabla una conversación con la comunidad del lugar para luego "encontrar las palabras de la historia" de la que quiere hablar.

"Quiero que la gente del lugar quiera esa pintura o escultura y que sea una inspiración para ellos, ya que no me gusta colonizar e imponerme a mí mismo en un lugar", comenta.

EL CID

eL Seed fue el nombre artístico con el que se bautizó a sí mismo durante su adolescencia en París por la obra de teatro del dramaturgo del siglo XVII Pierre Corneille "El Cid", sobre Rodrigo Díaz de Vivar, el caballero cristiano que fue uno de los héroes de la Reconquista en la España medieval.

La traducción al árabe sería Al Sayed ("El hombre"), un nombre que ha mantenido desde que comenzó su carrera como artista callejero y con el que quiso conectar con sus raíces tunecinas.

"Llegó un punto en el que no me sentía francés en Francia y no me sentía tunecino y en un punto tuve que decidir ser lo uno o lo otro y decidí ser tunecino, y así fue como decidí aprender árabe, aunque más adelante me di cuenta de que no necesitaba elegir", explicó.

EL ARTE ISLÁMICO COMO VEHÍCULO

Ahora, como un artista consumado quiere mostrar la belleza de la cultura árabe en Miami, después de haber llevado su mensaje de paz y unidad a países como Corea del Sur, Italia o Canadá, entre otros lugares.

"Uso el arte islámico como mi vehículo, pero no creo el arte para las personas árabes en particular. Realmente quiero mostrar esta belleza en la escritura árabe", indicó el artista.

Uno de sus proyectos más reconocidos es "Perception" (2016) en el barrio Manshiyat Nasr de El Cairo, donde viven "la gente de la basura", una comunidad copta que desde hace décadas recoge los desechos de la ciudad y han desarrollado uno de los sistemas de reciclaje más eficiente del planeta.

Allí fue donde el artista pintó en tres semanas un mural de grandes dimensiones que ocupa cincuenta edificios y que visto desde un punto en específico recuperó las palabras del arzobispo copto del siglo III, San Athanasius de Alejandría: "Cualquiera que quiera ver la luz del Sol, primero tiene que limpiarse los ojos".

En la zona desmilitarizada entre las dos Coreas eL Seed también dejó su sello en una valla metálica.

LA EXCELENCIA DE LA CALIGRAFÍA ÁRABE

La arquitectura y la caligrafía son los dos pilares sobre los que se asienta el arte islámico, ya que, debido a sus preceptos religiosos, la representación figurativa que se viene dando desde hace siglos en otro tipo de culturas no se produjo.

"Creo que la caligrafía tradicional ha llegado a un nivel de excelencia porque hay esa restricción en la representación del ser humano y cualquier ser vivo. A causa de esta restricción de más 14 siglos atrás, la gente comenzó a experimentar con letras", opinó El Seed.

El arte milenario de la caligrafía surgió a partir del siglo VII muy ligado a la expansión del Islam y actualmente hay hasta catorce vertientes diferentes con sus propias reglas.

"Collection of Moments" va a estar abierta en la galería GGA de Wynwood Walls, uno de los más importantes centros de arte de Miami, especialmente dedicado al atre urbano, durante tres meses.

La exposición ha sido curada por Peter Tunney, cofundador de Goldman Global Arts (GGG).

Alberto Domingo Carreiro

(c) Agencia EFE