California: Sobrevivientes del incendio Dixie hablan sobres sus traumáticas experiencias y pérdidas

·10  min de lectura

Después del incendio masivo de Camp en California hace tres años, el Quail Lodge en Canyondam se convirtió en un refugio para los residentes de Paradise, una ciudad donde 85 personas murieron y la mayoría de los edificios quedaron reducidos a cenizas.

Ahora, los propietarios del albergue, John Crotty y Debbie Reynolds, junto con cientos de personas más, han recibido el apoyo de la gente de Paradise después de que el incendio Dixie reclamara su hogar y negocio el mes pasado. Algunas personas han buscado refugio en en esta ciudad, donde los residentes locales están recolectando suministros y tarjetas de regalo.

"La gente del incendio de Paradise ha brindado ayuda e información a todos en la comunidad debido a su conocimiento de lo que sucedió y por lo que pasaron", dijo Reynolds a The Independent.

El incendio Dixie es el segundo más grande en la historia de California y tiene el nuevo y triste récord del primer incendio que cruzó la cordillera de Sierra Nevada.

Más de 7.000 personas han sido evacuadas después de que las llamas azotaran un área dos veces más grande que Los Ángeles. El incendio ha destruido 1.000 estructuras en cuatro condados a unas 175 millas (281 kilómetros) al norte de San Francisco, incluida la mayor parte de la ciudad de la época de la fiebre del oro Greenville y la aldea de Canyondam.

No se han reportado muertes, sin embargo, es posible que al menos media docena de personas sigan desaparecidas. Después de cinco semanas, y a pesar de los mejores esfuerzos de los equipos de bomberos, el fuego solo está contenido en un 37%.

El incendio Dixie es uno de aproximadamente una docena de incendios forestales masivos que arden actualmente en California.

Crotty, de 64 años, y Reynolds de 60, llegaron a Canyondam hace siete años después de enamorarse del alojamiento de 13 habitaciones ubicado en el bosque, cerca del lago Almanor.

Leer más: Incendio en California amenaza viviendas

"Necesitaba urgentemente una reparación", dijo Crotty. “Necesitábamos un techo nuevo, un generador nuevo y hemos estado mejorándolo todos los años. Hicimos todo lo que pudimos para mejorar nuestro negocio y la comunidad".

Un lugar popular entre los amantes del aire libre, la pareja llevó a cabo excursiones de pesca a los lagos de truchas cercanos y puso su propio sello en el alojamiento.

“Una cosa que fue muy especial para mí es que nombramos cada habitación, un artesano local hizo letreros y los decoré en consecuencia”, dijo Reynolds. "Intentamos que todos los huéspedes se sintieran bienvenidos".

“Es difícil hablar de eso”, agregó.

El incendio Dixie comenzó el 13 de julio. Días después, la pareja cargó algunas pertenencias y se evacuó antes de que se les permitiera regresar, ya que se necesitaba al Quail Lodge para albergar a los bomberos.

"Recibimos un segundo aviso para salir y fue entonces cuando las cosas se volvieron locas", declaró Crotty.

El 4 y 5 de agosto, el fuego arrasó Greenville y Canyondam, destruyendo Quail Lodge y todas las demás estructuras.

Crotty compartió la noticia en Facebook con invitados y amigos. “El incendio Dixie puede reclamar al Quail Lodge como otra de sus víctimas, no enfriará nuestros espíritus ni nos disuadirá de los siete gloriosos años que tuvimos en Canyon Dam”, escribió.

Cientos respondieron, casi todas las demás personas ofrecieron ayuda y lugares para quedarse. "Ustedes dos siguieron sus sueños y vertieron su amor y energía en el Quail Lodge", se lee en una publicación.

“Su impacto en la comunidad durante los últimos siete años ha sido tremendo”, señaló otro.

La pareja dice que está aturdida por la pérdida, pero agradecida de tener algunas pertenencias prácticas junto con posesiones preciadas. Reynolds tomó su manta favorita y el letrero de metal que daba la bienvenida a los visitantes al lugar.

"Me costó mucho tratar de averiguar qué llevar, porque realmente no pensé que iba a suceder", aseguró.

Con mucho que resolver con las aseguradoras, dicen que es demasiado pronto para saber si reconstruirán. Pero esa no es la principal preocupación de la pareja.

Leer más: Enorme incendio forestal en California sigue creciendo

“No somos solo nosotros”, dijo Reynolds. “Nuestros corazones están con todos los afectados.

“Esperamos hacer algo positivo en la comunidad, ya sea que nos quedemos o no. La gente va a necesitar ayuda. John y yo tenemos energía, y como no tenemos el alojamiento, tenemos tiempo".

El fuego puede haber sido encendido por equipo perteneciente al proveedor de servicios públicos de California, Pacific Gas and Electric Company (PG&E), cerca de donde se originó el incendio Camp.

PG&E fue encontrado responsable del incendio de 2018 después de no mantener una red eléctrica defectuosa en el área densamente boscosa que es propensa a altas temperaturas y fuertes vientos.

El terror de los incendios forestales deja a las comunidades traumatizadas. Paradise se ha reducido de una ciudad de 26.000 a 6.000 habitantes, en parte porque los esfuerzos de reconstrucción se han visto obstaculizados por la burocracia, la pandemia y los costosos materiales de construcción. Pero también porque, para muchos, ha sido imposible regresar.

Steve “Woody” Culleton perdió su hogar y su familia apenas escapó con vida durante el incendio Camp. Culleton, que forma parte del consejo local, dijo a The Independent que, si bien los vientos hasta ahora han alejado de Paradise los incendios forestales de este año, una enorme cantidad de humo ha cubierto la ciudad.

“Para muchas personas que aún viven aquí, desencadena el trastorno de estrés postraumático”, dijo. “En el último mes que ha estado activo el incendio Dixie, nos despertamos por la mañana y no podemos ver a 20 yardas (18 metros) de distancia. Es extremadamente malsano.

“El fuego no está contenido, por lo que nadie se fía de hacia dónde lo va a llevar el viento. Provoca miedo, esos sentimientos de tener que correr por tu vida".

Culleton y muchos sobrevivientes del incendio Camp viven en un nuevo nivel de preparación, listos para irse si suena la alarma. “Mantenga el tanque de gasolina lleno, eso es probablemente lo más importante que puede hacer”, aseguró.

El incendio Camp dejó una marca indeleble en la conciencia de California y más allá, después de que surgieran imágenes desgarradoras de personas atrapadas en el tráfico en carreteras estrechas de cañones, en medio de un cielo matutino que se volvió negro como la noche y llamas saltando por todos lados.

Escenas de Paradise estaban en la mente de Bret Cook cuando él y su esposa Deborah, junto con sus dos hijos adolescentes, huyeron del incendio Dixie cuando las agencias de bomberos aceleraron rápidamente la evacuación obligatoria en Greenville.

Cook, un abogado originario de Fairbanks, Alaska, se mudó al norte de California en 2003. Dijo que el área tiene una "belleza física que está a su alrededor".

Cook había estado trabajando duro para preparar su propiedad para la temporada de incendios, vigilando de cerca los pronósticos.

“Vimos que a las comunidades se les da una advertencia generalmente con uno o dos días de anticipación”, mencionó.

“Cuando [el incendio Dixie] golpeó, pasamos directamente a la evacuación obligatoria y eso fue extremadamente duro para mi esposa. Ella había empacado algunas reliquias en el auto en preparación, pero fue difícil no obtener todo lo que deseaba de la casa y tener que irse rápidamente.

"Pero a la luz de Paradise, no iba a correr ningún riesgo con mi familia".

Cook dijo que lo más difícil para él ha sido la angustia de su esposa. “Nunca escuché eso antes y espero no volver a escucharlo nunca más”.

Vivir al frente de incendios tan importantes es la nueva realidad en California, un número cada vez mayor de entidades de Estados Unidos y otras partes del mundo.

Este ha sido un verano de incendios forestales desde California hasta Creta; las afueras de Roma y la tundra siberiana.

California siempre ha ardido. Pero desde 1970, la escala de destrucción se ha acelerado enormemente. La cantidad de tierra cubierta por los incendios se ha multiplicado por cinco, mientras que la temporada de incendios forestales se prolonga durante al menos dos meses más.

Los incendios más grandes e intensos están siendo alimentados por el calor extremo y una mega sequía que se apodera del estado. Estas condiciones están relacionadas con la crisis climática, causada en gran parte por las emisiones de gases de efecto invernadero de varias décadas provocadas por la quema de combustibles fósiles.

En California, las temperaturas promedio han aumentado 1 ° C en el último siglo y los años más calurosos registrados han sido los últimos siete. Todos salvo tres de los 20 incendios más grandes registrados en California han ocurrido en los últimos 20 años.

Pero la crisis climática cuenta solo una parte de la historia y para comprender realmente qué ha provocado incendios forestales gigantescos es necesario echar un vistazo al pasado. Los pueblos indígenas de todo el mundo, incluidas las tribus de California, han utilizado durante milenios incendios controlados y deliberados para regenerar la tierra, prevenir el crecimiento excesivo y sustentar los ciclos de vida de las especies.

Pero durante más de un siglo, el gobierno de Estados Unidos siguió un camino de extinción de incendios para proteger el suministro de madera y las comunidades. La política federal ignoró el papel vital que el fuego "bueno" ha jugado en los bosques de América del Norte durante miles de años. Y así los suelos del bosque se tapizaron de vegetación, esperando una chispa.

El incendio Camp fue uno de los primeros en revelar los frutos mortales de esta política. Culleton dijo que era difícil para las agencias estatales, "que hicieron lo mejor que pudieron", saber realmente por dónde empezar con la cantidad de árboles muertos y vegetación que quedaron tras el incendio.

Sin embargo, indicó que parece que se han aprendido algunas lecciones.

“En Paradise, todavía tenemos miles de árboles muertos en todas las propiedades de las personas y no tenemos fondos para deshacernos de ellos”, reveló.

“Lo que [las agencias] aprendieron de Paradise es que cuando limpian casas quemadas y materiales peligrosos, también deben sacar todos los árboles muertos.

“Están aprendiendo a responder mejor a la destrucción de incendios forestales. Desafortunadamente, no sabían cuándo trataron con nosotros, así que tenemos que averiguar cómo completar el trabajo".

Este fin de semana, se informaron dos nuevos grandes incendios en Colorado y Minnesota. En todo Estados Unidos, unos 94 grandes incendios y complejos han quemado casi 2.5 millones de acres (1.01 millones de hectáreas), informó el Centro Nacional Interagencial de Bomberos. Decenas de miles de personas permanecen bajo órdenes de evacuación y más de 25.000 bomberos están combatiendo las llamas.

Katherine Sansone, de la Fundación Almanor en California, dijo a The Independent que pocos días después del incendio Dixie, la organización ha podido obtener apoyo para los necesitados junto con la recaudación de fondos para reconstruir comunidades.

“Podemos y volveremos revitalizados y más fuertes que nunca”, declaró.

La familia Cook perdió su casa y la oficina legal de Cook en el incendio de Greenville. Desde entonces ha podido regresar para inspeccionar los daños.

“Lo que me llamó la atención fue un montón de chimeneas, y que son grises, oscuras y están llenas de humo”, dijo.

Lo que más llamó la atención fue que aquellos a los que estaba acostumbrado a ver todos los días se habían ido, esparcidos por el viento.

“No iría a la ferretería de John Hunter todos los días, pero voy a menudo y siempre converso un poco”.

“Voy a buscar mi correo. Los niños vienen después de la escuela y se quedan en mi oficina hasta que mamá pueda recogerlos. Todo eso se ha ido".

Pero agregó: “Los ganaderos siguen ahí y creo que eso le da mucha esperanza al valle”.

Si bien su oficina puede haber desaparecido, Cook recientemente comenzó a trabajar en litigios de incendios forestales en nombre de propietarios e inquilinos.

“Quiero que la gente tenga la opción de quedarse en Greenville si así lo desea”, mencionó. "O si necesitan empezar su vida en otro lugar, entonces tengan los recursos para hacerlo".

Añadió: “Hay un espíritu de lucha. Tiene sentido reconstruir. Queremos que la comunidad tenga la oportunidad de hacerlo".

Relacionados

Vientos animan incendios forestales en California

Por incendio forestal cierran área silvestre en Minnesota

Acusan a mujer en bikini de iniciar incendio cerca del lago Tahoe en California

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.