California rechaza propuesta de acción afirmativa

JANIE HAR
·2  min de lectura
ARCHIVO - En esta foto del 10 junio del 2020, la asambleísta demócrata Shirley Weber, izquierda, es felicitada por sus colegas Sharon Quirk-Silva y Phil Ting, luego de la aprobación de su propuesta para colocar una enmienda constitucional en las boletas de las elecciones del 3 de noviembre para que los votantes del estado decidan si el estado debe anular su prohibición de programas de acción afirmativa para beneficio de las minorías. (AP Foto/Rich Pedroncelli)
ARCHIVO - En esta foto del 10 junio del 2020, la asambleísta demócrata Shirley Weber, izquierda, es felicitada por sus colegas Sharon Quirk-Silva y Phil Ting, luego de la aprobación de su propuesta para colocar una enmienda constitucional en las boletas de las elecciones del 3 de noviembre para que los votantes del estado decidan si el estado debe anular su prohibición de programas de acción afirmativa para beneficio de las minorías. (AP Foto/Rich Pedroncelli)

SAN FRANCISCO, California (AP) — Un despertar nacional de la conciencia sobre injusticia racial empujó una bien financiada campaña en California para restaurar los programas de acción afirmativa, pero la medida que le permitiría al estado más populoso del país otorgar trato preferencial sobre la base de raza y género fracasó en las elecciones.

Con más de 11 millones de votos contados el miércoles, la Propuesta 16 tenía una aprobación de 44% y 56% de oposición, lo que indica que los votantes no están listos para anular una prohibición de un cuarto de siglo en el estado al uso de programas de acción afirmativa en contrataciones públicas y matrículas universitarias.

Los partidarios recaudaron 31 millones de dólares e incluían cámaras de comercio, celebridades, compañías tecnológicas y líderes demócratas. Dijeron que los programas son cruciales para revertir generaciones de racismo sistémico y sexismo que son un obstáculo para personas de color y mujeres.

Los oponentes a su vez recaudaron 1,6 millones de dólares, mayormente en donaciones de una red de base que incluyó a inmigrantes chinos que temían que las universidades públicas iban a favorecer a aspirantes negros e hispanos en detrimento de asiático-estadounidenses con mejores grados académicos.

Los oponentes de la propuesta celebraron vía Zoom el martes, vitoreando el resultado de lo que vieron como una pelea de David vs. Goliat. La medida estaba siendo respaldada en el área de San Francisco, tradicionalmente liberal, pero fracasando en condados grandes en el sur de California.

Ward Connerly, el empresario afro-estadounidense que encabezó la campaña en 1996 para poner fin a los programas de acción afirmativa y prohibir que el estado diese preferencia o discriminase a una persona sobre la base de raza o género, dijo que se sentía alentado por los resultados.

Los partidarios no respondieron a pedidos de comentario, pero admitieron antes de las elecciones que la pelea sería dura. Dijeron que no tuvieron suficiente tiempo para hacer campaña sobre un asunto que dijeron es complicado.