Los Ángeles ofrece asistencia a vendedores ambulantes ante pandemia

Agencia EFE

Los Ángeles, 30 abr (EFE News).- Los vendedores ambulantes de Los Ángeles, muchos de ellos indocumentados, podrán contar con recursos de ayuda ante la crisis por la pandemia del coronavirus, aseguraron este jueves funcionarios del condado.

En una conferencia virtual la supervisora del Condado de Los Ángeles Hilda Solís, acompañada de otros funcionarios del condado, ofreció servicios y ayudas para los inmigrantes sin importar su estatus migratorio.

“Nuestros departamentos están trabajando duro para ayudarles”, aseguró la supervisora latina, actual presidenta encargada de la Junta de Supervisores.

Solís recordó que sin importar el estatus migratorio el condado ofrece una prueba gratis para saber si se tiene la infección de COVID-19.

Igualmente recordó que hay programas de ayuda como subsidios para alimentos, protección para inquilinos y préstamos a pequeños negocios -entre otros-, y enfatizó la importancia de cumplir la orden de “permanecer en casa”.

Específicamente para los vendedores ambulantes, Lisa Frías, directora de Salud Ambiental del Departamento de Salud Pública (DPH) del condado recordó que “está prohibida la venta de comida en las calles sin permiso”.

Frías pidió la colaboración de la comunidad al respecto para proteger la salud de todos y recordó que algunos camiones para venta de comida y algunos vendedores con carritos ambulantes pueden vender alimentos si tienen un permiso.

No obstante, estas personas y sus clientes deben mantener la distancia de seis pies de una persona otra, ofrecer solo comida para llevar y disponer de productos de limpieza sanitaria. No cumplir estas órdenes constituye una infracción menor y genera una multa de 1.000 dólares, explicó Frías.

Anna Gorman, directora de Asociaciones y Programas Comunitarios de My Health LA, destacó cómo el programa para persones de bajos ingresos (Mi Salud Los Ángeles) aunque no es un seguro médico ofrece servicios de salud a través de más de 200 clínicas comunitarias y algunos hospitales del condado.

“Este servicio está disponible para cualquier residente de Los Ángeles sin importar su estatus migratorio”, destacó.

Rigoberto Reyes, director ejecutivo de la Oficina de Asuntos de Inmigrantes (OIA) del Condado, también insistió en las protecciones que tienen actualmente los arrendatarios para no ser desalojados aunque no puedan pagar el arriendo y para que no se les aumente en este momento el valor mensual.

La protección rige desde el 4 de marzo y hasta el 31 de mayo y da un plazo de un año desde cuando finalice la orden de permanecer en casa para el pago de los arriendos atrasados, dijo.

Otros programas como el servicio de ayuda alimentaria (CalFresh) y el de ayuda para complementos de ingreso de Trabajo (CalWork) siguen ofreciéndose a los ciudadanos o inmigrantes con una condición de inmigración satisfactoria, explicó Antonia Jiménez, directora del Departamento de Servicios Sociales Públicos (DPSS) del Condado.

No obstante una persona indocumentada que tenga hijos nacidos en los Estados Unidos puede acceder a este programa para ayuda de sus niños.

Solís enfatizó la importancia de utilizar “otro programa nutricional crítico”, el suplemento especial de nutrición para mujeres y niños WIC, que ofrece dinero para alimentos de niños hasta cinco años y no representa una “carga pública” para los inmigrantes indocumentados o en proceso de naturalización.

Igualmente recordó el programa de préstamos para pequeños negocios que ofrece un máximo de 20.000 dólares, e informó que en las próximas semanas Los Ángeles lanzará otro programa adicional.

También recomendó a quienes no tienen una cuenta bancaria obtenerla a través de los servicios de asesoría que ofrece el condado, para poder recibir más rápidamente los alivios económicos.

(c) Agencia EFE