Insólita equivocación de embriones: dos mujeres dieron a luz a bebés que no eran suyos y ahora denuncian a una clínica de California

·2  min de lectura
Embarazo
Pixabay

Dos mujeres en California dieron a luz al bebé de la otra después de que se intercambiaran los embriones por error en la clínica de fertilidad en la que se atendieron. Debido a ello, y a que pasaron tres meses antes de que el error saliera a la luz, demandaron al centro de salud que las trató y les realizó el tratamiento de fertilización in vitro.

Daphna y Alexander Cardinale son una de las dos parejas damnificadas y contaron que al principio sospecharon que la niña no era de ellos debido a que tenía la tez más oscura. No obstante no hicieron reclamos de ningún tipo y confiaron en sus médicos del Centro de Salud Reproductiva de California (CCRH), según informó el diario The Guardian.

Tres meses después, y como para despejar esas primeras dudas, la pareja se realizó un análisis de ADN junto con la beba. Fue entonces que Daphna supo que había estado embarazada del bebé de otra pareja y que otra mujer había estado embarazada con su embrión. En una conferencia de prensa dijo que se sentía “abrumada por sentimientos de miedo, traición, ira y angustia” y que le habían robado la posibilidad de llevar a su propia hija en su vientre.

Tras ello los Cardinale acusaron al CCRH y a su propietario, el doctor Eliran Mor, de “negligencia médica, incumplimiento de contrato, negligencia y fraude”. Además, exigieron un juicio por jurado. Nadie desde el centro de salud aún quiso dar su testimonio. Por su parte, y por el momento, la otra pareja prefirió mantener el anonimato. Sí se sabe que prepara una demanda similar.

Cómo se dio el error

Los médicos del CCRH implantaron por error el embrión de la otra pareja en Daphna y transfirieron el hecho a partir del óvulo de Daphna y el esperma de Alexander a la otra mujer. Los bebés, ambas niñas, nacieron con una semana de diferencia en septiembre de 2019 y recién fueron restituidas a sus padres biológicos en enero de 2020.

Algo que recalca Daphna es que le fue muy difícil darle la noticia a su hija mayor, que en ese momento tenía 5 años. Además indicó que las consecuencias psicológicas del hecho, según la demanda, impactaron a la pareja de manera tal que están bajo tratamiento por “síntomas de ansiedad, depresión y trastorno de estrés postraumático”.

Debido a que los cuatro padres pasaron tres meses criando a niñas que no eran suyas, Daphna aseguró que ahora que se mantienen en contacto para “forjar una familia más grande”.

En el marco de la investigación, el abogado de los demandantes, Adam Wolf, cuya firma se especializa en casos de fertilidad, pidió una mayor supervisión de las clínicas de fertilización in vitro. “Este caso destaca una industria que necesita desesperadamente una regulación federal”, dijo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.