California, Illinois y NY imponen cuarentenas por el virus

TIM SULLIVAN y NICOLE WINFIELD
El gobernador de Illinois, J.B. Pritzker, contesta en Chicago a preguntas de la prensa después de ordenar que los habitantes del estado permanezcan en sus casas como medida para combatir la propagación del COVID-19, el viernes 20 de marzo de 2020. A la derecha, la alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot. (AP Foto/Charles Rex Arbogast)

Illinois y el estado de Nueva York, después de California, ordenaron el viernes a sus habitantes permanecer en casa a menos de que tengan razones vitales para salir, restringiendo el movimiento de más de 70 millones de estadounidenses en las medidas más radicales decretadas a la fecha en Estados Unidos para contener el coronavirus.

Los gobernadores de los estados adoptaron esas decisiones en un intento por evitar el tipo de infecciones en gran escala que han desbordado los sistemas de salud en países del sur de Europa. Los aislamientos multitudinarios afectan a las tres ciudades más grandes de Estados Unidos —Nueva York, Los Ángeles y Chicago— al igual que a San Diego, la octava mayor urbe del país, y a San Francisco, la 14va.

“No, la vida no es la de siempre”, dijo el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, al acumular Estados Unidos 200 muertos por el COVID-19, de los que al menos 35 corresponden al estado. “Aceptemos la situación, tengamos conciencia y enfrentémosla”.

Cuomo dijo que, a partir del domingo, todos los trabajadores de negocios no esenciales deben permanecer en casa el mayor tiempo posible, y quedarán prohibidas las reuniones de cualquier tamaño en el estado de más de 19 millones de habitantes. De la misma manera, California confinó el viernes a sus 40 millones de pobladores, y el gobernador de Illinois, J.B. Pritzker, anunció una orden similar que entrará en vigencia el sábado para los 12,6 millones de habitantes del estado.

Las medidas no afectan los empleos y labores esenciales, como comprar comestibles y medicinas, y hacer ejercicio.

Estos aislamientos multitudinarios volvieron a sacudir a los mercados, donde muchos temen que una recesión esté muy cerca. Las acciones se desplomaron en Wall Street, que cerró su peor semana desde la crisis financiera de 2008. El índice Dow Jones cayó más de 900 puntos y terminó la semana con una pérdida de 17%.

La adopción de medidas cada vez más drásticas en Estados Unidos ocurre en momentos en que pacientes con dificultades para respirar colman los hospitales en España e Italia, la cifra global de muertos rebasó los 11.000 y el virus se cobra víctimas en más lugares en el mundo. Poco más de un cuarto de millón de personas en el planeta han sido infectadas, según un conteo de la Universidad Johns Hopkins, aunque cerca de 90.000 se han recuperado.

Italia, el país más afectado por el COVID-19 en Europa, tuvo 627 nuevas muertes, su cifra más alta en un solo día desde el inicio de la pandemia, y señaló que también se dispararon las nuevas infecciones. El país acumula más de 4.000 muertes, que rebasan las de China, y 47.000 infecciones. Los casos han aumentado en Italia a pesar de la cuarentena impuesta a nivel nacional.

___

Los reporteros de The Associated Press en el mundo contribuyeron a este despacho.

___

The Associated Press recibe apoyo para sus coberturas de salud y ciencia de parte del Departamento de Educación Científica del Instituto Médico Howard Hughes. La AP es la única responsable del contenido.