California: Las últimas cifras de contagios y muertes por COVID-19 en el estado

Graeme Massie
·4  min de lectura
<p>Desde el inicio de la pandemia, California ha reportado 24,220 fallecimientos</p> (Getty Images/iStockphoto)

Desde el inicio de la pandemia, California ha reportado 24,220 fallecimientos

(Getty Images/iStockphoto)

California se ha convertido en el epicentro de la pandemia de COVID-19 en Estados Unidos y la entidad ha superado recientemente los 2 millones de casos.

El gobernador Gavin Newsom advirtió que las hospitalizaciones en el estado pronto podrían duplicarse y los hospitales abarrotados se quedarán sin camas de terapia intensiva.

El aumento descontrolado significó que casi todos los 40 millones de residentes del estado están ahora bajo una orden de quedarse en casa.

El primer caso de COVID-19 se registró en California el 25 de enero y se necesitaron 292 días para alcanzar 1 millón de infecciones el 11 de noviembre.

Luego, tomó solo 44 días para que ese número superara la marca de 2 millones.

Para el 27 de diciembre, California había visto un estimado de 2.13 millones de casos positivos y 24,220 muertes por el virus.

Pero la lucha de California para contener la pandemia no siempre fue así, y en los primeros meses el estado evitó brotes más grandes, como los viston en lugares como Nueva York.

El 16 de marzo, el Área de la Bahía de San Francisco emitió la primera orden regional de refugio en el país.

California siguió con su propia orden tres días después, ordenando a los residentes que se quedaran en casa, en la primera restricción obligatoria estatal en el país.

Se les dijo a las personas que no abandonaran sus hogares excepto por necesidades esenciales como alimentos, recetas médicas, atención médica o desplazamientos a trabajos esenciales.

Al principio, el confinamiento fue visto como un éxito, pero los líderes estatales pronto se vieron presionados por empresas y trabajadores para reabrir.

En mayo, Newsom había comenzado a relajar las medidas de distanciamiento social con planes para reabrir en fases.

Pero a medida que avanzaba el verano y se relajaba el distanciamiento social, el virus comenzó a propagarse de nuevo de manera agresiva.

Esto se combinó con la oposición al uso de máscaras en áreas conservadoras del estado, como el condado de Orange.

Los alguaciles de los condados de Riverside, Fresno y Sacramento dijeron que no harían cumplir la orden de junio de Newsome que requería el uso de máscaras en áreas públicas y de alto riesgo.

La crisis alcanzó su punto máximo en julio con un récord de 2,232 hospitalizaciones en un día en el condado de Los Ángeles.

El segundo aumento en todo el estado comenzó en octubre y los casos rápidamente comenzaron a incrementarse más rápidamente que durante el primer pico de verano.

Con el número de casos y las hospitalizaciones en aumento durante noviembre, los funcionarios de salud advirtieron que pronto se quedarían sin camas de hospital a menos que se tomaran medidas.

Entonces, el 19 de noviembre, Newsom impuso una orden limitada de permanencia en casa que requería que los trabajadores no esenciales estuvieran en casa entre las 10 p.m. y las 5 a.m., en las áreas que tenían las tasas más altas de casos positivos y hospitalizaciones.

Pero con los casos aún en aumento, Newsom se vio obligado a tomar medidas más estrictas.

Los jefes de salud dividieron el estado en cinco regiones: Norte de California, Gran Sacramento, Área de la Bahía, Valle de San Joaquín y Sur de California.

Cuando la capacidad de la Unidad de Cuidados Intensivos de un hospital de una región cae por debajo del 15%, debe cumplir con la última orden de permanencia en casa del estado.

Una vez que se activa la orden en una región, el estado no la levantará durante tres semanas.

Eso significa que los residentes deben quedarse en casa, excepto para las tareas esenciales y el ejercicio al aire libre.

Según el pedido de permanencia en casa, los centros comerciales y minoristas interiores tienen un límite del 20% de su capacidad interior.

Los salones de belleza, salones de uñas, servicios de cuidado personal como depilación con cera, salones de tatuajes, museos, acuarios, zoológicos, parques temáticos y cines están cerrados.

Los lugares de culto y los gimnasios solo pueden abrir al aire libre.

Los restaurantes están abiertos solo para llevar y entregar a domicilio la comida, mientras que las bodegas, bares, cervecerías y centros de entretenimiento familiar están cerrados.

Los hoteles solo están abiertos para viajeros esenciales, las oficinas no esenciales solo tienen trabajo remoto y el deporte profesional no puede tener asistencia de público.

Las escuelas pueden abrir si recibieron una exención para la instrucción en persona antes de la orden de quedarse en casa.

Si alguno de los 58 condados del estado no se ve afectado por una orden de quedarse en casa, entonces se incluye en un plan de reapertura codificado por colores de cuatro niveles, amarillo, naranja, rojo y morado.

Amarillo significa que hay una propagación normal de COVID y permite a las empresas reabrir operaciones en interiores con distanciamiento físico y el uso de máscaras.

Púrpura significa que hay una propagación generalizada de COVID y casi todas las empresas tienen que cerrar o limitar severamente las operaciones en interiores.

Relacionados

Número de muertos por coronavirus en Florida hoy

Cosas que debes saber sobre la pandemia de coronavirus en California

California y su terrible récord de casos de COVID-19