Caleseros, abiertos a sustituir caballos por carruajes eléctricos

·2  min de lectura

MÉRIDA, Yuc., abril 23 (EL UNIVERSAL).- Después de varios años de críticas por parte de activistas que los acusan de maltrato animal, los caleseros de Mérida estarían dispuestos a utilizar calesas eléctricas si a cambio reciben el respaldo de las autoridades municipales y estatales porque su actividad ha sido golpeada por la pandemia del Covid-19.

El presidente de la Unión de Conductores y Pequeños Propietarios de Carruajes de Yucatán, Eduardo de Jesús Echeverría Navarro, manifestó que una calesa eléctrica tiene costo de 700 mil a 800 mil pesos y su batería unos 100 mil pesos para dos años, "pero definitivamente no tenemos el poder económico para esa inversión".

Declaró que a través de redes sociales vieron una publicación sobre calesas eléctricas del candidato del PAN a la Presidencia Municipal de Mérida, Renán Barrera Concha, pero no ha tenido acercamiento con ellos, "pero no estamos cerrados al diálogo, la única realidad es que no tenemos dinero para comprar las calesas".

En relación a las acusaciones de maltrato animal, Echeverría Navarro sostuvo que los animalistas hablan de un accidente que ocurrió hace ocho años cuando un autobús se pasó un alto e impactó un caballo el cual murió y sin embargo se acusó de que el animal se desplomó por sofocación, cuando en realidad se tropezó".

Indicó también que son casos aislados; "no existe el maltrato animal, es ideología de un grupo de personas que nos satanizan, ya que es un trabajo dentro de la ley y de los más antiguos de la ciudad, es digno, pero tratan de desprestigiar"

"El caballo no trabaja todo el día ni todos los días, sólo unas siete a ocho horas; tenemos acuerdos con la Universidad Autónoma de Yucatán y son atendidos por profesionales, llevan una vida buena, buena alimentación, buen manejo", afirmó.

Dijo que las calesas en Mérida son una tradición de más de cien años y le dio lo mejor a la ciudad en la época del oro verde, "fuimos el primer transporte público, ahora el 80 por ciento lo usan los turistas abordan la calesa y nos felicitan por tener bien a los animales".

De igual forma comentó que el pasado fin de semana, un grupo de activistas a favor de los animales realizó una marcha alrededor de la plaza grande de Mérida para protestar en contra de las calesas tiradas por caballos y pedir que se conviertan en las de tipo eléctrico.

Estaríamos de acuerdo, pero no tenemos el dinero para invertir en ese material para trabajar así, nos tendrían que ayudar las autoridades municipales y estatales, apuntó finalmente.