El calendario Putin 2020: el líder ruso busca dar una imagen más internacional

LA NACION

MOSCÚ.- El presidente ruso, Vladimir Putin, mantenía una particular costumbre: ponía a la venta un calendario anual de fotos donde se lo podía ver jugando hockey, pescando en un río o montando a caballo con el torso desnudo. Sin embargo, para este año, la imagen del mandatario cambió y decidió presentarse de manera más formal.

Para el calendario 2019, las fotos de Putin lo mostraban en actividades al aire libre. Pero para el calendario del año próximo, Putin aparece con un traje, señalando con el pulgar al presidente Donald Trump y a la canciller alemana Angela Merkel, junto al presidente egipcio Abdel Fatah al-Sissi en su limusina y luego con el heredero saudita Mohammed bin Salman. Putin se muestra sin traje y en la naturaleza solo en agosto, cuando está examinando una planta en el bosque.

Los calendarios son parte de una campaña impulsada por el Kremlin y para la próxima edición la intención fue presentar a Putin no solo como un líder de los rusos sino también dejar clara una política exterior más agresiva. Por eso, se eligieron fotos junto al presidente francés Emmanuel Macron, Trump, Merkel, entre otros.

"Creo que ha sido un tema recurrente en una especie de narrativa rusa: que Rusia es una potencia importante, que es uno de los centros mundiales de poder", dijo Eugene Rumer, director del programa de Rusia y Eurasia en el Carnegie Endowment.

En tanto, agregó que Rusia "ha logrado insertarse en una serie de situaciones que son importantes para otras potencias importantes y no tienen más remedio que hablar con Rusia. El Medio Oriente es uno en el que Rusia se ha convertido en un actor importante".

Hay seis calendarios de pared y una versión de escritorio con algunas variaciones. Por ejemplo, uno de los calendarios tiene solo fotos de Putin con animales. La segunda y tercera ediciones incluyen fotos de Putin con el primer ministro japonés Shinzo Abe.

"Envían un mensaje muy claro a algunos gobiernos que son autoritarios de que estamos preparados para mirar hacia otro lado y no nos molestan sus transgresiones, mientras que Estados Unidos y Europa tienden a criticarlo por su déficit de democracia", sentenció Rumer.

The Washington Post