"Para hacer caldo de pollo hay que tener pollo..."

Juan Arvizu y Alejandra Canchola

CIUDAD DE MÉXICO, enero 16 (EL UNIVERSAL).- El Senado de la República suele ser una caja de sorpresas, pero a veces se pasa, de veras... Como este miércoles, en que más de 30 senadores están reunidos para presenciar la entrega de nueve iniciativas y, después de casi una hora de discursos, oyen que no, que será el 1 de febrero, en la apertura del periodo ordinario de sesiones.

Los hechos se pueden segmentar en tres momentos.

Primer acto. La noche del martes, como si fueran memes, circulan unos documentos que son versión en anteproyecto de las iniciativas que se ha dicho días antes que enviará el Ejecutivo en materia de justicia penal.

Segundo acto. La sala de reuniones de la Jucopo se engalana con la leyenda: "Presentación de iniciativas para reformar el sistema de procuración de justicia".

Entre los senadores que concurren hay quienes llevan engargoladas copias de algunas de las "iniciativas", por cierto con tipos de letra diversos.

Ninguna, desde luego, con la firma del presidente Andrés Manuel López Obrador.

La presidenta de la mesa directiva, Mónica Fernández Balboa (Morena), abre la ronda de discursos y afirma que "el Senado se complace en recibir las iniciativas en materia de procuración y administración de justicia, enviadas por el titular del Ejecutivo federal a esta soberanía".

Reitera: "Damos la bienvenida a estas iniciativas", "estudiaremos cada una de las iniciativas".

Pero esa película no corre, ni porque la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, dice: "los proyectos que se presentan el día de hoy...".

El consejero Jurídico del Ejecutivo federal, Julio Scherer Ibarra, es menos específico: "Vamos a proponer a esta soberanía...".

Algo no suena bien. Scherer Ibarra centra su exposición en La República, de Platón, y del clásico salta a los problemas de "la violencia que no hemos podido arreglar", y es así que "vamos a proponer ante esta soberanía...", y enuncia cinco leyes, unas nuevas y otras que reformar.

El senador Germán Martínez Cázares, quien será el coordinador de los trabajos legislativos (cuando haya materia) en las mesas de diálogo con las bancadas y en parlamento abierto, señala el turno de la palabra para el fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero.

Tercer acto. "Vamos a seguir trabajando para el 1 de febrero ya tener una visión completa para someterla a la soberanía de ustedes", dice Gertz Manero, quien expone diversos aspectos sobre tres de los nueve temas.

En los contenidos filtrados se señala, por ejemplo, que el arraigo es para todo delito, por 40 días; en el cambio se vale el cateo y la intercepción de comunicaciones ordenadas por el Poder Judicial, y se pondría en la Constitución.

Y en un documento sobre la reforma a la FGR, a este órgano autónomo del Estado se le agregan funciones que hoy tiene la Secretaría de Seguridad, que encabeza Alfonso Durazo, quien no llega a la cita, y de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), de Santiago Nieto Castillo.

Mónica Fernández Balboa no ha mencionado ninguna de las nueve iniciativas; tampoco Olga Sánchez Cordero, quien representa al Ejecutivo ante el Congreso. Scherer Ibarra, refiere cinco, y Getz Manero, tres ordenamientos.

Ricardo Monreal menciona que en el paquete, incluso, vienen reformas a la Ley de Amparo, a la Ley Orgánica de la Fiscalía General de la República y a la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación.

Aquí deja asomar una divergencia. Que se plantee esa modificación hasta que haya un acuerdo con la Suprema Corte.

Cuando Germán Martínez pregunta a los coordinadores si alguno quiere hablar, la respuesta es el silencio y rostros inexpresivos.

"Para tener caldo de pollo hay que tener pollo", sentencia Ricardo Monreal, en inesperado final de este Senado sorprendente.