Cala: "Nunca le he dicho 'negro de mierda' a Diakhaby"

dpa, dpa
·4  min de lectura

El jugador del Cádiz CF Juan Cala ha negado que llamara 'negro de mierda' a Mouctar Diakhaby durante el partido con el Valencia, asegurando que el francés "se lo ha inventado o lo ha entendido mal", al tiempo que ha reconocido estar "en estado de shock" por el "circo que se ha montado" y ha amenazado con emprender acciones legales ante el "linchamiento" que dice estar sufriendo.

"Hay dos opciones: o (Diakhaby) se lo ha inventado o que cuando yo me dirijo a él y le digo 'déjame en paz' lo entiende mal, entiende lo que él dice. Luego intento calmarlo dos veces para explicarle que no he dicho eso y se produce un circo", explicó Cala en rueda de prensa.

"Nunca, nunca he dicho 'eres un negro de mierda', y eso está bastante claro. Hay 20, 25 cámaras en un campo de fútbol, no sé cuántos micrófonos, 22 jugadores, un equipo arbitral... Cuando él supuestamente recibe el insulto hay siete y ocho jugadores alrededor de donde estamos y nadie se entera. Hostia, al menos déjame dudarlo", pidió.

El zaguero pidió "hilar muy fino" porque se está "creando un precedente bestial". "Sin pruebas, sin nadie que lo escuche en el campo, que pase esto en un estadio vacío.... Yo busco que se esclarezcan los hechos para que se demuestre una cosa u otra. Eso está haciendo LaLiga, está haciendo el Cádiz y estamos haciendo todos", indicó.

Tras lo ocurrido con Diakhaby, Cala lamentó que ningún jugador rival se acercara en el campo a pedirle su versión de los hechos. "El único que se dirige a mí del Valencia es el delegado para preguntarme qué ha pasado. Le comento que se está sufriendo un espectáculo, un bochorno, y yo esto en estado de shock porque se me está acusando de algo que no soy", reclamó.

"NO EXISTE RACISMO EN EL FÚTBOL ESPAÑOL"

En este sentido, recordó que lleva "12 años de profesional en cuatro ligas diferentes". "He convivido con chinos, ingleses, sudamericanos, africanos. He estado con Benjamín y Kanouté hace dos años en Guinea una semana de ayuda humanitaria. No hay ningún compañero en mi carrera futbolística que me pueda acusar de esto. Y si hay alguno, que salga y lo diga. A ver si hay un solo compañero que me pueda acusar de lo que se me está acusando", retó.

Respecto a la posibilidad de encontrarse con Diakhaby, recalcó que no tendría "ningún problema" en sentarse "con él en una habitación", pero que lo ve difícil "después del circo que se ha montado y este linchamiento sufrido sin pruebas".

"Todo tipo de personas me han juzgado antes de terminar el partido. Se han arrimado a ganar protagonismo, votos, todo tipo de cosas. Estamos dañando el fútbol español, no existe racismo en el fútbol español. Me niego a pensarlo. Raro es el equipo que no tiene algún jugador de color, hay cinco o seis en cada uno y están integrados. No hay racismo en el fútbol español", expuso, avisando de que acudirá a los tribunales.

"Emprenderé acciones legales contra toda persona que haya intentado jugar con mi imagen y mi honor. Desde el domingo mi abogado está recopilando datos y emprenderé acciones legales contra todo el mundo (...) Voy a defender mi honor y mi inocencia hasta el final y no voy a dejar que estoy caiga en saco roto", advirtió.

"PARECE QUE ESTAMOS EN EL OESTE, JUZGANDO SIN PRUEBAS"

Preguntado por la tardanza en comparecer ante la prensa, ya que el partido se jugó hace dos días, Cala contestó que ha seguido instrucciones del Cádiz. "Nada más terminar el partido me reúno con el presidente y le digo que quiero salir inmediatamente. Mi presidente, al que conozco desde hace 25 años, me recomienda que no porque ya he sido juzgado, que soy inocente y que esté tranquilo porque todo se va a calmar. Después de no dormir toda la noche, a la 8 de la mañana del día siguiente le vuelvo a pedir que me deje hablar y me dice que no. He salido cuando el Cádiz ha estimado oportuno porque entiende que no tiene que ir a los tiempos que marquen otros", sentenció.

Además, transmitió que "en este país se debe hacer una reflexión sobre la presunción de inocencia". "Parece que estamos en el Oeste, empezamos a juzgar sin pruebas. Nadie se merece este linchamiento que he sufrido durante varios días, no es lógico. Aquí tienen mi teléfono y que me llamen para disculparse por lo que he sufrido", ofreció.

También lamentó haber "recibido amenazas de todo tipo por redes sociales". "Pero entiendo que es parte del circo que hemos montado. Se esconden detrás de un perfil. También ha sido provocado por los 'jueces' que han generado esta situación sin escuchar ningún argumento, hay todo tipo de estamentos que han participado en este circo", dijo.

Por último, el central también quiso agradecer el apoyo recibido. "Estoy muy emocionado porque he recibido 500, 600 mensajes y llamadas de jugadores, entrenadores, presidentes, gente que no me conoce. Estoy muy contento de estar en este equipo y tengo que agradecer públicamente a todas las personas que me han ayudado en estos momentos complicados para mi familia porque he sido el punto de mira de un linchamiento", reiteró.