La caja de Pandora

Walter Olivera Valladares
·2  min de lectura

Quien se abrió solo y se liberó como realmente es, fue Silvano Aureoles, tras escuchar a un grupo de manifestantes en el municipio de Aguililla, Michoacán, muy enojados por la violencia que azota al Estado.

El gobernador se baja de su vehículo de lujo, llega junto al manifestante y simplemente lo empuja con fuerza… ¿Hasta donde se creen las autoridades más que los demás?

Poco después saldría a decir que era una manifestación del “halconeros”, provocadores, que insultaban a elementos de la Guardia Nacional, del Ejército, la Marina y a él, por lo que decidió encararlos y empujó a uno de ellos.

Así, Aureoles, justificó la agresión y el autoritarismo. Pero la versión de los ciudadanos en los videos difundidos por internet es diferente y muestran a un mandatario intolerante agrediendo a Fernando Padilla, profesor de una primaria rural.

Los propios habitantes de Aguilla, confirmaron en redes sociales la identidad del manifestante, quien se pronunciaba contra la violencia que prevalece en esta región serrana de Michoacán.

Y es que grupos criminales se disputan el poblado de Aguililla para la fabricación de drogas sintéticas y la explotación ilegal de minas de hierro, éstas últimas les generan a cárteles como los caballeros templarios, 7.3 millones de dólares (casi 95 millones de pesos) al año por extorsión a los mineros.

Y justo por creerse más y sentirse intocable, le abrieron la cajita de pendientes con la justicia al exsenador panista, Pachita, Jorge Luis Lavalle Maury, y ya está tras las rejas, acusado de recibir muy jugosos sobornos de Emilio Lozoya, exdirector de Pemex.

Lavalle, vio a su partido moribundo y decidió patearlo en el suelo… Saqueándolo hasta el final.

Hay que aceptar que Lavalle Maury fue visionario, viendo venir la caída de su partido en el 2012 y 2013, aceptó ser el gran negociador de las partes, saqueando al partido sin remordimiento alguno.

Es así como se abre un nuevo capítulo en el caso Lozoya, pues fue precisamente Emilio, quien denunció que Lavalle formaba parte de un grupo de senadores del PAN que pedía dinero y favores para aprobar la reforma energética promovida por el gobierno de Enrique Peña Nieto en 2013.

El grupo que ejecutaba estas extorsiones estaba integrado por Francisco Javier García Cabeza de Vaca (también bajo investigación) Francisco Domínguez Servién, Salvador Vega Casillas y Jorge Luis Lavalle Maury, según declaró en su momento el exdirector de Pemex, a la Fiscalía General de la República.

Esto es un gran recordatorio para muchos y sus cajitas pendientes, que hasta multas tienen en el INE y han decidido llorar y pedir prórroga con tal de no perder recursos para invertir en la campaña…

A veces parece pequeña la caja, pero contiene muchos perturbadores secretos, así deben recordar bien quién la cuida y nunca olviden qué contiene. Un día de estos podrían simplemente… Abrirla.