Cae banda nigeriana por" lavado" de dinero

·2  min de lectura

Kevin Ruiz

CIUDAD DE MÉXICO, junio 5 (EL UNIVERSAL).- Una banda de defraudadores nigerianos que hackeaba cuentas bancarias de empresas extranjeras, cuyo dinero "lavaban" en la Ciudad de México para ser enviado a su país de origen, fue identificada por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) y la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), por lo que cuatro personas fueron detenidas en la alcaldía Miguel Hidalgo.

Las cuentas de empresas provienen de Estados Unidos, Canadá y Taiwán. Esta red les interceptaba pagos de nómina o de compras de productos, a través de mensajes que enviaban por correo electrónico.

"Los recursos provienen de entre otros países como Canadá, Estados Unidos, Taiwán y que lesionan la economía de las empresas, a través del modelo de Business Email Compromise, se trata de un fraude de naturaleza cibernética a partir del envío de correos electrónicos de empresas generando autorizaciones para poder enviar el recurso a México, y de México trasladarlo a Nigeria", explicó Santiago Nieto, titular de la UIF, en conferencia de prensa en la sede de la policía.

El pasado 15 de abril, la UIF recibió una denuncia anónima con la que se daba cuenta de las operaciones realizadas por esta red, por lo que se iniciaron las investigaciones en las que participó la SSC con trabajos de campo, inteligencia y gabinete.

Esta banda de nigerianos llevaba operando en la capital del país por lo menos dos años, explicaron las autoridades.

La detención de estos sujetos, dos de nacionalidad nigeriana y dos mujeres mexicanas, se realizó el pasado 2 de junio tras haber cateado dos inmuebles en las colonias Anáhuac y Granda, en Miguel Hidalgo, en donde se aseguraron drogas, básculas grameras y 52 teléfonos celulares que servían para las operaciones de esta célula criminal.

Luego de la detención, la UIF bloqueó 10 cuentas con un total de 500 millones en moneda nacional y divisas; sin embargo, las autoridades investigan a las personas que abrieron esas cuentas, pues algunos son víctimas y otros coparticipantes.

El titular de la UIF, Santiago Nieto, explicó que el modus operandi consistía en el hackeo de transacciones bancarias, posteriormente, lavaban ese dinero en la capital con la compra de automóviles Mercedes Benz, Land Rover, joyas y bitcoins, mejor conocidas como criptomonedas, entre otros objetos.

En la Ciudad de México se integraba el recurso al sistema financiero a través de cuentas que se abrieron en diferentes bancos; la apertura de cuentas se realizaba amedrentando personas de escasos recursos, narró el titular de la UIF.

Las alcaldías en donde se abrieron esas cuentas fue en Álvaro Obregón, Miguel Hidalgo, Benito Juárez e Iztacalco.

Por su parte, el jefe de la policía capitalina, Omar García Harfuch, dijo que la SSC realizó investigaciones de campo y gabinete para dar con los inmuebles en las colonias Anáhuac y Granda en donde se ocultaban los nigerianos, quienes hasta el momento no están relacionados con ningún cártel. Además que tienen identificadas a tres personas a quienes buscan como parte de las investigaciones.