Los cadáveres de visones sacrificados por el COVID-19 en Dinamarca salen a la superficie

·2  min de lectura
Vista aérea de miles de visones enterrados en el campo de entrenamiento del Jydske Dragonregiment en Noerre Felding cerca de Holstebro en Dinamarca, el 12 de noviembre de 2020

Dinamarca decidió deshacerse rápidamente de visones para luchar contra la pandemia de covid-19, debido a una mutación del virus transmisible a los humanos, pero incluso después de muertos y enterrados, resurgen bajo los efectos de los gases de descomposición.

El fenómeno se produjo en un terreno militar cerca de Holstebro (oeste), en una de las fosas improvisadas donde se enterró a los animales sacrificados, según imágenes transmitidas por la televisión pública DR.

Los cadáveres de los visones, que salieron a la superficie bajo la presión acumulada de los gases de descomposición, están recubiertos sólo por una fina capa de cal y de una tierra muy arenosa, que habría facilitado el fenómeno según la policía local.

Imágenes de las fosas improvisadas donde enterraron a los visones sacrificados (Photo by MORTEN STRICKER/Ritzau Scanpix/AFP via Getty Images)
Imágenes de las fosas improvisadas donde enterraron a los visones sacrificados (Photo by MORTEN STRICKER/Ritzau Scanpix/AFP via Getty Images)

El ministerio de Medioambiente y de Agricultura afirma en un comunicado que los visones están enterrados a entre un metro y medio y dos metros. Pero según DR, solo estaban a un metro de profundidad en este campo.

Para el ministerio, la reaparición de los cadáveres es "un problema temporal ligado al proceso de descomposición de los animales".

"El Estado juega con nuestra naturaleza y la utiliza como un vertedero", lamentó Leif Brogger, un consejero municipal de Holstebro, citado el miércoles por el diario Jyllands-Posten.

Fotos y videos compartidos en las redes sociales dieron lugar a múltiples comentarios: un internauta en Twitter calificó 2020 de "año de los visones mutantes zombis asesinos".

Los animales que resurgen fueron además enterrados a 200 metros de un lago, es decir 100 metros menos de lo recomendado, lo que hace temer problemas de contaminación por fósforo y nitrógeno, a lo que las autoridades prometieron poner remedio.

A principios de noviembre, Dinamarca anunció que iba a sacrificar a más de 15 millones de visones, debido a una mutación problemática del coronavirus transmitida por estos animales, que podía, según estudios preliminares, amenazar la eficacia de la futura vacuna para los humanos.

Más de 10 millones de visones ya fueron sacrificados, según las últimas cifras.

TE PUEDE INTERESAR:

Las granjas de visones más allá del Covid: la industria de la moda necesita 60 pelajes para producir un abrigo

cbw/map/pz/bc/mb