Cacerolazo: Fuerte protesta contra la excarcelación de presos

LA NACION

La excarcelación de presos con el argumento de evitar contagios del coronavirus sigue generando un fuerte rechazo en la sociedad. Por eso, anoche se realizó el segundo cacerolazo en contra de las salidas de los detenidos, el cual fue notablemente más intenso que el de antenoche.

La calma de la noche se vio súbitamente interrumpida por el ruido contante y al unísono. En todo el país la cita estaba pautada a las 20 y, en algunas zonas, llegó a extenderse hasta 30 minutos, con gente asomada a los balcones de casas y edificios. Al ritmo de las cacerolas, fuentes y cucharas de madera, otros elementos de percusión y silbatos, algunas personas -y hasta chicos- repetían: "Presos en la cárcel, presos en la cárcel" y "Basta de liberar presos". Además, se oían los bocinazos desde los pocos autos que circulaban, principalmente por las avenidas.

Fuerte protesta contra la excarcelación de presos

El cacerolazo se replicó en distintas partes del país y se escuchó fuerte, principalmente, en los barrios porteños de Núñez, Belgrano, Agronomía, Colegiales, Caballito, Villa Urquiza, Palermo y Recoleta, entre otros, según constató LA NACION. Pero este planteo no distinguió clases sociales y también se sintió en lugares como Banfield, Lanús, Remedios de Escalada, La Matanza y Esteban Echeverría. En San Isidro, por ejemplo, algunos salieron a la puerta de sus viviendas. En la mayoría de los casos, usando tapabocas y sin romper la distancia social ni violar la cuarentena.

Familias enteras asomaban sus brazos por las ventanas y los portones de sus hogares. Aunque no se veían, sí podían escucharse las cacerolas que golpeaban con furia. Otros, caminaban por la cuadra donde vivían sin dejar de hacer ruido, como Marta, una mujer de 66 años que reside en Béccar. "Estamos nosotros encerrados y ellos libres. Es una vergüenza. Ya hay más de 2000 presos libres", dijo, enojada, con cacerola en mano y vestida con ropa deportiva, cómoda para estar en casa.

El reclamo

La convocatoria para esta nueva protesta en contra de las excarcelaciones se realizó por medio de las redes sociales, a partir de los posteos de cientos de usuarios. Bajo los hashtags #Cacerolazo30A y#CacerolazoContraLaImpunidad -que se convirtieron en tendencia- se da cita a "todo el país" para realizar esta protesta.

"No a la liberación de presos" es una de las consignas que más se repitieron entre los que convocaron a la acción. Como la gente está en cuarentena, confinada en sus hogares sin poder salir a la calle, la invitación era a que, los que quisieran participar, salgan "a los balcones, al jardín, al patio" para hacer "mucho ruido".

La protesta empezó a las 20 y fue difundida a través de las redes sociales

Con los hashtags citados y consignas similares, se multiplicaron en las redes sociales diversos invitaciones al cacerolazo. Esta protesta es un correlato de las numerosas muestras de rechazo, que ya expresaron tanto referentes de la política como familiares de víctimas de delito.

En la plataforma de peticiones online change.org también se realizó una solicitud bajo el título "¡No a la salida de presos!", que ya lleva recogidas más de medio millón de firmas y está dirigida, entre otros, al presidente Alberto Fernández, al Jefe de Gabinete Santiago Cafiero y a la ministra de Justicia de la Nación, Sabrina Frederic.

Ya fueron excarcelados 753 presos de la provincia de Buenos Aires y unos 200 de unidades federales. Y se plantean más liberaciones. La medida, que fue avalada por sectores del oficialismo, es para evitar el contagio masivo en las cárceles, donde el virus, según se estima, se puede propagar entre 8 y 10 veces más rápido de lo común.

El rechazo de parte de la sociedad se acentuó al conocerse que, entre los presos liberados, se encuentran asesinos y personas acusadas de violación.

Repercusiones en redes

Imágenes del cacerolazo

La protesta empezó a las 20 y fue difundida a través de las redes sociales

La protesta empezó a las 20 y fue difundida a través de las redes sociales