Cabinas telefónicas en Gran Bretaña serán protegidas

·2  min de lectura
ARCHIVO - Un hombre camina junto a una tradicional cabina telefónica en Londres el 20 de noviembre del 2020. Miles de las icónicas cabinas telefónicas rojas en Gran Bretaña serán protegidas de retiro bajo nuevas reglas, dijo el 9 de noviembre del 2021 el regulador de telecomunicaciones del Reino Unido. (AP Foto/Matt Dunham)

LONDRES (AP) — Miles de las icónicas cabinas telefónicas rojas en Gran Bretaña serán protegidas de retiro bajo nuevas reglas, dijo el martes el regulador de telecomunicaciones del Reino Unido.

Las cabinas pudieran parecer reliquias obsoletas en la era de los celulares, pero el regulador Ofcom advierte que pueden ser aún un “salvavidas” para personas necesitadas.

El regulador propuso reglas para prevenir que 5.000 cabinas en áreas con mala cobertura celular sean cerradas. Dijo que cumplen con las condiciones las cabinas telefónicas en áreas consideradas focos de accidentes o suicidios y aquellas que han tenido más de 52 llamadas desde ellas en los últimos 12 meses.

Ofcom dijo que quedan aún unas 21.000 cabinas telefónicas en todo el país, y que casi 150.000 llamadas a los servicios de emergencias fueron hechas desde cabinas telefónicas entre mayo del 2019 y mayo del 2020. Unas 45.000 llamadas fueron hechas a otros teléfonos de ayuda, como los Samaritans.

“Algunas de las cabinas que planeamos proteger son usadas para hacer un número relativamente bajo de llamadas. Pero si una de esas llamadas es de un niño en aprietos, una víctima de accidente o alguien considerando suicidio, ese teléfono público puede ser un salvavidas”, manifestó Selina Chadha, directora de Ofcom para conectividad.

“Queremos además asegurarnos de que la gente sin cobertura celular, a menudo en áreas rurales, pueda seguir haciendo llamadas”, añadió.

BT Group, conocido previamente como British Telecom, dijo que casi la mitad de las cabinas telefónicas en el Reino Unido han sido retiradas debido al crecimiento de la industria celular.

Añadió que más de 6.500 cabinas no utilizadas han sido convertidas hasta ahora en minibibliotecas comunitarias, galerías de arte o sitios para guardar desfibriladores, bajo un programa llamado “Adopte un kiosco”, que les permite a organizaciones locales comprar una cabina por una libra (1,40 dólares) y convertirla en algo útil.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.