Cabildo de Metepec avala 10% de parque para sede de la GN

METEPEC, Méx., octubre 11 (EL UNIVERSAL).- Este viernes el Cabildo de Metepec avaló por unanimidad que el 10% del parque La Pila sea destinado para ubicar la sede de la Guardia Nacional.

Pese a la polémica que durante un mes generó esta cesión de una fracción del parque, porque presuntos vecinos de la zona señalaron como un riesgo la localización de la corporación federal en el lugar, el Cabildo autorizó la celebración de un contrato de comodato con la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) para la instalación de dicha base.

Durante la 26 sesión extraordinaria de Cabildo, presidida por la alcaldesa Gabriela Gamboa Sánchez, fue autorizada la propuesta de la dependencia a través de la 22 Zona Militar, quien tras un estudio de varios posibles lugares para su ubicación, optó por el área señalada en el fraccionamiento de San José La Pila.

Ello pues, según la Secretaría de la Defensa, el parque fue la única área viable por las condiciones de operatividad y atención a uno de los puntos de la demarcación con mayor índice delictivo desde hace más de nueve años, de acuerdo a cifras oficiales de seguridad.

Las autoridades municipales señalaron que tras un diálogo abierto, respetuoso y propositivo entre los representantes de todas fuerzas políticas en el máximo órgano de gobierno municipal, se recalcó que la determinación no debe ser politizada, por el contrario, es un asunto de beneficio histórico para la sociedad en general.

En el análisis y evaluación de las condiciones favorables que representa la instalación de la base para la corporación federal, se garantiza la preservación del entorno para no afectar el medio ambiente.

Entre los aspectos que fueron evaluados para esta aprobación unánime se consideró la presencia de la fuerza federal que trabajará de la mano con la Policía Municipal para incrementar acciones que fortalezcan la vigilancia en la demarcación y, en consecuencia, preservar la paz y tranquilidad que caracteriza en general al municipio.

Así como mejoras en el ambiente, potenciar la economía, prevalecer el espacio digno para la ciudadanía y generar un clima de estabilidad social fueron algunos argumentos que motivaron la aceptación del cuerpo edilicio.