Cuando la cabeza es un ‘torbellino’

·5  min de lectura

Déficit de atención e hiperactividad ya no son una cuestión infantil. Los adultos lo padecen por igual

Hamburgo — Durante largo tiempo, el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) era considerado una enfermedad meramente infantil.

Sin embargo, aproximadamente la mitad de las personas que padecen este trastorno en su niñez lo arrastra hasta la edad adulta. Este es también el caso del alemán Christian Krohn, de 52 años.

Lo que a otras personas puede animarlas, hace que Krohn se tranquilice un poco: "Puedo dormir con el café en el cuerpo, no me molesta en absoluto. En todo caso, más bien me tranquiliza", afirma este berlinés.

Hace dos años que Krohn fue diagnosticado con TDAH. Y quienes lo padecen reaccionan a sustancias estimulantes de otra forma que quienes no la sufren. Por lo tanto, en su caso la cafeína, la nicotina y las anfetaminas no le estimulan, sino que más bien lo tranquilizan.

Esto se explica porque su cerebro funciona de manera diferente. Por ejemplo, en comparación con personas sin TDHAH, diferentes neurotransmisores no están en equilibrio, en particular la dopamina y la noradrenalina. Estas controlan entre otros el impulso y la motivación.

Entre los síntomas centrales de este trastorno se encuentran la hiperactividad, así como dificultades de concentración e impulsividad.

La intensidad y la forma en que se manifiestan los síntomas en los afectados difiere de persona en persona. Mientras que algunos viven sin problemas y puede que ni siquiera noten su TDAH, la presión y carga de sufrimiento que atraviesan otros es mayor.

Krohn debe lidiar sobre todo con la denominada “ceguera al tiempo”, lo que implica dificultades en el manejo del tiempo. "Siempre vivo en el ahora", asegura. Organizar citas, pensar en cumpleaños o respetar plazos es un tanto difícil.

También percibió en su persona señales de la típica impulsividad del TDAH. "Muchas veces me siento impaciente. Me resulta difícil permitir que la gente acabe de hablar. Además soy un comprador compulsivo", dice.

Al mismo tiempo, Krohn siente de manera constante una gran intranquilidad y tensión interna, mientras un pensamiento sucede al otro.

"En la cabeza hay permanentemente un torbellino", afirma. "Como en un motor que funciona a altas revoluciones". Y cuando encuentra un tema o una tarea en los que realmente tiene interés, esta "marcha acelerada" puede convertirse en una gran ventaja. Este fenómeno es denominado hiperfoco por expertos.

"Amo esa parte del TDAH. En dichos momentos puedo trabajar concentrado largo tiempo y lograr un rendimiento máximo, sin que eso me represente un esfuerzo", describe Krohn.

Durante largo tiempo fue asesor de empresas y posteriormente se desempeñó en el área de estrategia y desarrollo de negocios de Siemens. Actualmente, trabaja de manera autónoma y con éxito.

"Los que padecen TDAH suelen ser personas muy abiertas, alegres y capaces de entusiasmarse. Muchos han llegado muy lejos no a pesar de su TDAH, sino precisamente por su gran impulso interior y su disposición a asumir riesgos", opina Krohn.

Entre los famosos que hicieron público su trastorno de TDAH se encuentran el cantante y actor estadounidense Justin Timberlake, la gimnasta y campeona olímpica de ese país Simone Biles y el moderador y médico alemán Eckart von Hirschhausen.

Mientras que en los niños la hiperactividad suele ser externamente visible, la intranquilidad en los adultos se dirige más bien hacia adentro. Asimismo hay formas de TDAH en las cuales la hiperactividad ni siquiera aparece como síntoma.

"No existe 'el' paciente de TDAH", asegura la psiquiatra y neuróloga Johanna Krause, quien a comienzos de siglo escribió junto con su marido una obra de referencia sobre este trastorno en la edad adulta y se manifiesta a favor de que el TDAH sea correctamente diagnosticado y tratado en adultos.

"Llevó mucho tiempo hasta que el mundo especializado renunció a ver el TDAH como una enfermedad únicamente de niños", comenta. "En parte esto aún no se ha comprendido del todo, y hay muy pocos médicos que realmente conocen bien el tema", aclara.

Según un estudio, entre el 3 y el 6 por ciento de todos los niños es diagnosticado con TDAH, y en varones es más frecuente que en mujeres. Alrededor de la mitad de ellos continuará padeciéndolo durante su vida adulta.

"Si bien el diagnóstico de TDAH es confiable, también es muy complejo. Deben completarse cuestionarios y mantenerse conversaciones en profundidad", explica el médico especialista en psiquiatría y psicoterapia Felix Betzler, que encabeza las consultas para adultos en el hospital universitario Charité Berlín.

Durante el diagnóstico, entre otros, se analiza la infancia y el entorno familiar. Así, cada tanto se descubre que en la familia ya hubo más de una persona que padeció este mismo trastorno.

Los pacientes con TDAH también tienen más frecuentemente depresiones, trastornos de ansiedad y adicciones, en parte como resultado de fracasos y problemas en la vida.

Betzler afirma que, pese a que los pacientes son tratados en parte por eso, frecuentemente el TDAH permanece sin diagnosticar. Y apunta que una parte de los pacientes afectados encuentra el camino a su consulta sólo luego de haber vivido una auténtica odisea.

Entretanto, existen hoy buenas posibilidades de tratamiento. "Sobre todo en un TDAH fuertemente marcado, los medicamentos producen un notorio efecto", señala Betzler. "Pero naturalmente esto no significa de forma automática que los medicamentos sean el camino correcto para cada paciente", acota.

En forma adicional o alternativa, se recomienda una psicoterapia en cuyo marco los pacientes puedan desarrollar, por ejemplo, estrategias para lidiar mejor con el TDAH en su vida cotidiana.

Krohn asegura que una mayor benevolencia hacia quienes padecen TDAH simplificaría su vida. Porque, según dice, la sintomatología se enfrenta tanto a la ignorancia como a la falta de comprensión.

Muchas veces, relata, su entorno no comprende porqué "simplemente no puede esforzarse más. Creo que muchos no tienen conciencia de que realmente no puedo ser de otra manera".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.