Un "dos caballos" de madera único en el mundo

Christian PANVERT
1 / 3

El ebanista Michel Robillard posa con su automóvil répuplica de un Citroen 2CV hecho a mano, cerca de Loches en el centro de Francia

El ebanista Michel Robillard posa con su automóvil répuplica de un Citroen 2CV hecho a mano, cerca de Loches en el centro de Francia (AFP/Archivos | Guillaume Souvant)

¿Qué coleccionista de autos no ha soñado alguna vez con un dos caballos?, un modelo mítico que un ebanista francés jubilado ha tardado seis años en construir. Este vehículo, único en el mundo, fabricado totalmente de madera pasará su primer control técnico para circular por carretera.

Con la barba amarillenta por el cigarrillo, Michel Robillard sacude con la mano viruta de madera de su suéter de lana. Sus ojos azules se iluminan cuando acaricia la madera delicadamente lijada de sus maquetas.

A los 14 años, con su diploma de ebanista en el bolsillo, Robillard comenzó haciendo maquetas hasta pasarse a modelos de tamaño real con un sueño en mente: construir un vehículo de madera a escala 1 con el que pudiera salir a pasear este verano (boreal).

Este desafío se lo impuso en 2011. Seis años más tarde terminó con éxito la construcción de esta pieza única en el mundo, la copia de un Citroën dos caballos de 1953.

Para realizar esta obra de arte utilizó varios tipos de madera: peral para la carcasa, manzano para el capó, nogal para los costados y el volante, cerezo para las puertas y el maletero, y olmo para el tablero de mando.

El coche fue fabricado con piezas originales. "Trabajé con un chasís de Dyane 6 de 1966 y un motor 3 CV porque la madera es más pesada que la carrocería original. Lo aislé bajo el capó colocando una protección térmica", explica.

"Las llantas y los faros son también originales, pero las parrillas son de madera, al igual que los asientos sobre los cuales coloqué cojines", añade.

Este sorprendente coche se someterá a un control técnico en unas semanas. El jubilado con "manos de oro" ya ha tenido varias ofertas de compra, pero las rechaza sistemáticamente.

"Quería construir un objeto que me sobreva. Me gustaría que un día este vehículo sea expuesto en una galería de arte", cuenta Robillard, rebosante de pasión.

Otro de sus anhelos es que un día su apreciado coche figure en una publicidad o incluso en una película.

- 'En búsqueda de retos' -

Para lograr esta proeza, este ebanista se entrenó durante años. En las estanterías de su taller de Loches (Indre-et-Loire, centro-oeste de Francia) expone unas quince maquetas, celosamente custodiadas por dos perros pastores alemanes.

Desde finales de 1990 elabora modelos a escala 1/10, íntegramente de madera, entre los cuales se puede admirar un Volkswagen 'Beetle' de 1949, un Auburn popularizado por el actor estadounidense Clark Gable, un Lincoln y un Bugatti 1936.

Verdaderas joyas a las que se añade una moto Harley Davidson con 'sidecar' que muestra con orgullo. Gracias a esta Harley recibió la medalla de oro en un salón de París en 2004, una recompensa a más de 500 horas de trabajo.

"¡Sólo para hacer una rueda en nogal y su llanta en peral se requiere un día de trabajo! Siempre estoy en búsqueda de retos", cuenta.

Junto a este ejemplar único, presentado entre un sinnúmero de trofeos obtenidos en salones de modelismo en toda Francia y en el extranjero, hay otros igual de impresionantes, como un camión estadounidense de más de mil piezas que requirió un año de trabajo, o el Ferrari de Michael Schumacher que integrará próximamente el museo de Maranello en Italia.