Caballo tuerto correrá en el Derby de Kentucky

Por MIKE FARRELL

LOUISVILLE, Kentucky, EE.UU. (AP) — Su nombre se traduce en español como “parche”. Tiene un solo ojo y correrá el sábado en el Derby de Kentucky.

Es un misterio la forma en que Patch perdió el ojo.

“Nadie lo sabe”, dijo su entrenador Todd Pletcher, quien cuenta con otros dos caballos que competirán en la primera carrera de la Triple Corona, en Churchill Downs _Always Dreaming y Tapwrit_ pero está consciente de lo especial que sería una victoria de Patch.

Podría ser el primer caballo tuerto que conquiste la prestigiada carrera.

No es el primer caballo con problemas de vista llevado por Pletcher al Derby. En 2004, el 17mo puesto correspondió a Pollard’s Vision, un caballo que tenía vista sólo en un ojo cuando Pletcher lo compró, siendo un dosañero.

Pollard’s Vision ganó varias carreras y acumuló ganancias por 1,4 millones de dólares.

Patch se ha adaptado a un campo de visión más limitado, afirma el entrenador, quien insiste en que se desconoce cómo perdió el ojo.

“Llegamos una mañana y su ojo estaba algo hinchado, además de presentar mucho lagrimeo”, relató.

No había evidencias adicionales sobre algún traumatismo. Ello sugiere que el potro se cayó o se golpeó contra algún objeto. Los tratamientos para salvar el ojo fracasaron y éste debió extirparse.

“Todos están inseguros respecto a lo que ocurrió exactamente”, indicó Pletcher.

Una vez que Patch se recuperó, Pletcher se preguntaba cómo respondería en la pista. El caballo había comenzado ya un programa de entrenamiento, y resulta que la pérdida del ojo no representó un problema

“Pensábamos que habría un periodo en que necesitaría adaptarse, y en que se comportaría diferente”, indicó el entrenador. “Actualmente, no muestra efectos de esto en absoluto”.

Patch ha conseguido un triunfo en tres carreras. Se coló al Derby al obtener un segundo puesto en Louisiana.

Los pronósticos no lo mencionan como favorito para el sábado, pero tiene ya un nutrido grupo de seguidores en las redes sociales.

“En cierto modo, yo preveía que Patch se volvería muy popular”, reconoció Pletcher. “Es una historia que nos intriga y resulta verdaderamente agradable estar con este caballo. Es muy dócil, profesional y fácil de entrenar”.